Concepto de
Antropología

Te explicamos qué es la antropología, su historia y objeto de estudio. Además, las características de cada uno de sus campos y ramas.

antropologia ciencias
Para comprender la complejidad humana, la antropología se asocia a otras ciencias.

¿Qué es Antropología?

La antropología es el estudio del ser humano desde una perspectiva holística (integral), que toma en cuenta tanto sus rasgos más físicos y animales, como los que componen su cultura y su civilización. Su nombre proviene de los vocablos griegos anthropos, “hombre”, y logos, “conocimiento”, de modo que se la puede definir como el estudio de la humanidad.

La antropología es una ciencia muy cercana a otros campos del saber científico-social, como la sociología o la psicología, a los que acude a menudo en busca de herramientas. También se vincula con otras ciencias naturales, como la biología, ya que su abordaje de la humanidad es mucho más complejo y requiere de una mirada tanto social, como biologicista.

Obviamente, no es sencillo abarcar un tema tan amplio, y esa aspiración ha conducido a la antropología a convertirse, en tiempos recientes, en una compleja colección de saberes de distinta naturaleza, reunidos en cuatro grandes campos de estudio: la antropología física y la antropología social, y sus dos disciplinas asociadas: la arqueología y la lingüística.

Veremos estos campos en detalle más adelante, pero es importante notar que muy a menudo se usa popularmente el término “antropología” para referirse solamente a la antropología social, ya que es uno de los abordajes más amplios y complejos de todos.

Ver además: Sistemática

Objeto de estudio de la antropología

antropologia historia cultura sociedad
La antropología estudia al humano como producto de su historia, cultura y sociedad.

El objeto de estudio de la antropología es la humanidad como un todo. Dicho así, puede resultar un poco vago, ya que el fenómeno humano es infinitamente complejo, y depende siempre del modo en que lo encaremos.

Sin embargo, la antropología aspira a lograr una perspectiva integradora de todo ello, que permita estudiar al ser humano en el marco de su cultura y sociedad, reconociéndolo al mismo tiempo como un producto de ellas, es decir, de la historia misma de su civilización y su especie.

Historia de la antropología

La antropología en tanto ciencia formal es relativamente reciente. Sin embargo, el interés por las diferentes manifestaciones culturales y sociales existe desde tiempos antiguos y ancestrales. Incluso las civilizaciones expansivas e imperiales de la Antigüedad Clásica se interesaron por comprender qué es lo que nos hace humanos y cómo se alcanzó la diversidad cultural y social.

Pensadores griegos como Hipócrates (460-377 a. C.) o Aristóteles (384-322 a. C.) dejaron importantes anotaciones respecto a la diversidad humana y propusieron modos de abordar esta temática, que podían tomar en cuenta ciertos rasgos físicos como el tamaño y la forma del cráneo, por ejemplo.

Recién el explorador Francois Auguste Péron (1775-1810) empleó por primera vez la palabra “antropología”, con su sentido moderno. Lo hizo durante su paso por Australia, y como parte de su obra Voyage de découvertes aux Terres Australes (“Viaje de descubrimientos por las tierras australes”), en la que registró muchos datos sobre los aborígenes de Tasmania, que poco después fueron exterminados por los colonos europeos.

En esa época, Europa había iniciado su expansión colonial por el globo entero, encontrándose con numerosas culturas diferentes a las que estudió con ojo crítico y espíritu naturalista, como si de animales se tratara. De allí nació la etnografía y se sentaron las bases para el posterior surgimiento de la antropología, durante el siglo XIX.

La aparición de la Teoría evolucionista y del método científico, además, contribuyó a la idea de que una ciencia de las sociedades del ser humano era posible, en esos mismos términos. Así, la antropología pudo iniciar su independencia del conjunto de la Historia natural (hoy biología).

Esa primera mirada antropológica y etnológica estaba fuertemente influenciada por el positivismo y por la idea de identidad nacional, es conocida como el Modelo antropológico clásico. A mediados del siglo XX (alrededor de 1960) fue abandonada en favor de un nuevo modelo que abría el campo de la antropología a nuevas experiencias y consideraciones sociales.

Importancia de la antropología

antropologia biologia
La antropología estudia tanto aspectos biológicos como culturales.

La antropología es probablemente la disciplina mejor preparada para comprender en su complejidad el fenómeno humano. No sólo por su perspectiva interdisciplinaria y holística, sino porque ha acompañado a las más recientes transformaciones en el modo de comprenderse a sí mismo y a sus semejantes de la humanidad contemporánea.

Esto significa que sólo la antropología podemos abarca el inmenso cruce de saberes y disciplinas que exige una aproximación al ser humano, sin pecar de una mirada cientificista que nos considere simplemente animales, ni de una enteramente humanista, que nos considere como algo enteramente distinto y alejado de la naturaleza.

Campos de estudio

Como dijimos al inicio, la antropología abarca cuatro principales campos de estudio:

  • Antropología biológica o física. Resultado del cruzamiento entre antropología y biología, centra su perspectiva sobre el ser humano en los asuntos evolutivos y en la variabilidad biológica, tanto presente como pasada. Su abordaje del fenómeno humano está fuertemente anclado, como es evidente, en lo natural y lo físico, al punto de estudiar también otros primates no humanos para componer una mirada biocultural.
  • Antropología sociocultural. Cuya perspectiva en torno al fenómeno humano parte de sus aspectos culturales, es decir: sus costumbres, mitos, valores, normas, creencias y relatos. También considera sus aspectos sociales, esto es: sus formas de acción y organización, conflictos, contradicciones y demás aspectos de la vida compartida.
    Comprende al ser humano como un animal social, que habita en comunidades más o menos organizadas en cuyo seno se desarrolla una forma de pensamiento y comportamiento común, que es la cultura. Este campo puede dividirse a su vez en dos vertientes:

    • La antropología cultural. Surgida en los Estados Unidos, como resultado del cisma que se produjo entre antropólogos sociales y culturales en el siglo XX, cuyo interés se centra más en lo cultural que en lo social.
    • La antropología social. Típicamente británica, que prefiere hacer hincapié en la perspectiva social.
  • Arqueología. Considerada en Estados Unidos como un subcampo antropológico y en Europa como una disciplina autónoma, se centra en el estudio de los cambios ocurridos a lo largo de la prehistoria y la historia humanas, a través de la interpretación de los restos encontrados y conservados a lo largo de los años. Utiliza diversas técnicas de excavación, preservación y análisis de las muestras.
  • Antropología lingüística. O lingüística antropológica, es el punto de encuentro de ambas disciplinas, cuyo interés en el ser humano se centra en los aspectos vinculados al lenguaje. Aspira a comprender las dinámicas de cambio que el lenguaje ha sufrido a lo largo del tiempo, como sistema de representación y comunicación, y también como un conjunto de prácticas culturales.

Ramas de la antropología

antropologia genetica
La antropología genética estudia la evolución de los homínidos y especies vecinas.

Estas áreas de acción de la antropología engendran un conjunto enorme de ramas y subramas, como pueden ser:

  • Antropología física. Sus principales ramas son:
    • Antropología forense. Dedicada a la identificación y al estudio de los restos humanos esqueléticos o preservados, para obtener conclusiones respecto a las condiciones de vida del sujeto fallecido y, por ende, de sus orígenes, cuando no de su motivo de muerte.
    • Antropología genética. Cuyo campo de estudio es la evolución de los homínidos y especies vecinas, a través de la comprensión del ADN.
    • Paleoantropología. También llamada paleontología humana, se dedica al estudio de la humanidad primitiva y sus procesos de evolución, a partir de los restos fósiles y arqueológicos hallados hoy en día.
  • Antropología sociocultural. Sus principales ramas son:
    • Antropología urbana. Centrada en el estudio de la vida en las ciudades y de sus fenómenos propios, como la pobreza, la marginalidad, las clases sociales, etc.
    • Antropología de la religión. Cuyo campo de estudio se centra en las grandes tradiciones religiosas, sean cultos, iglesias, tradiciones místicas, etc.
    • Antropología filosófica. Que como su nombre sugiere se centra en la reflexión en torno a lo que el ser humano es, echando mano a la información respecto a su historia, su naturaleza, etc.
    • Antropología económica. Cuyo principal campo de interés es la producción, el comercio y las finanzas, entendido todo como una actividad exclusivamente humana y profundamente determinante en nuestra historia y nuestros modos de socializar.
  • Arqueología. Sus principales ramas son:
    • Arqueoastronomía. Fruto de la convivencia de ambas disciplinas, se especializa en el estudio de las teorías astronómicas y cosmológicas de las culturas antiguas, a juzgar por los restos hallados de observatorios y calendarios.
    • Arqueología subacuática. Encargada de adaptar a los entornos acuáticos (lagos, océanos, ríos) el ejercicio de la arqueología.
    • Antropología evolucionista. Consistente en una mirada interdisciplinaria al origen de los modos de socialización y de las facciones físicas humanas, a partir de las evidencias arqueológicas.

Antropología y sociología

Por mucho tiempo la sociología y la antropología fueron esencialmente un mismo campo de estudio, dado que ambas estudian al ser humano, su cultura y sus modelos de sociedades.

Sin embargo, actualmente se las distingue porque poseen enfoques realmente distintos: por ejemplo, la antropología y la sociología echan mano a otras ciencias sociales para complementar sus estudios, pero la primera también lo hace con a algunas ciencias puras, como la biología, para fundamentar sus perspectivas.

Ello se debe a que los antropólogos prefieren el enfoque cualitativo antes que cuantitativo, que les permite obtener conclusiones científicas respecto al modo en que el ser humano construye sus culturas. En cambio, la sociología enmarca sus conclusiones dentro de una sociedad determinada, de un modo menos amplio y abarcativo que la antropología.

Más en: Sociología

Referencias:

Última edición: 16 de septiembre de 2020. Cómo citar: "Antropología". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/antropologia/. Consultado: 29 de octubre de 2020.