Concepto de
Sociedad

Te explicamos qué es la sociedad, su origen, características y relación con la cultura y el Estado. Además, sociedades humanas y animales.

Sociedad
Aunque se basan en la cooperación, las sociedades también incluyen tensiones internas.

¿Qué es la sociedad?

«Sociedad» es un término amplio, por el que se entiende a un conjunto de individuos que conviven bajo normas comunes. Bajo esa definición, la primera que nos ofrece el Diccionario de la Real Academia Española, tanto un país, un pueblo o una comunidad, como un panal de abejas o una organización empresarial, pueden constituir ejemplos de sociedades.

El término sociedad proviene del latín societas, derivada de la voz socius, que traduce “aliado” o “compañero”. Es decir, que el rasgo central en la idea de sociedad tiene que ver con la cooperación, o sea, con estar en el mismo bando.

Esto no significa que en las sociedades reine un orden perfecto, o que sean comunidades utópicas, ni mucho menos. La sociedad humana, por ejemplo, es una fuente constante de luchas y tensiones entre los elementos que desean modelarla u ordenarla.

Por otro lado, el término sociedad posee también usos mucho más específicos, especialmente en el ámbito legal, político o empresarial, tales como:

  • Sociedad civil. Término que alude al total de la ciudadanía de un país, considerados como un conjunto de actores independientes del Estado.
  • Sociedad anónima. También llamado “compañía anónima”, es una forma de organización empresarial constituida por acciones, en la que estas últimas representan un capital.
  • Sociedad conyugal. Figura jurídica que se constituye a través del matrimonio y que administra los bienes y capitales de la pareja.
  • Sociedad cooperativa. Forma de organización de productores, comerciantes o consumidores, que se rigen por criterios de utilidad común a todos.

Ver también: Relaciones sociales

Origen de la sociedad

La sociedad existe en la práctica desde el surgimiento de la vida más compleja. En la medida en que algunos individuos buscaron protección y estabilidad en la vida conjunta, formaron enjambres, colonias u otras formas de organización, algunas muy primitivas y otras más desarrolladas socialmente.

En el caso de la sociedad humana, ésta existe desde el inicio de nuestra especie, aunque inicialmente estuvo conformada más horizontalmente y centrada en la supervivencia de unidades familiares o interfamiliares mínimas, como las tribus. A medida que el tiempo transcurrió, se fueron haciendo más grandes y complejas, desarrollando nuevos modos de organización, de producción y de intercambio.

Características de las sociedades

En líneas generales, las características de las sociedades son:

  • Están compuestas por un número variable de individuos, que evidencian un mínimo grado de comunicación y organización.
  • A menudo poseen jerarquías, esto es, órdenes internos que consisten en el reparto de las labores y que asignan a algunos individuos lugares centrales por encima de otros.
  • Se orientan hacia la producción y el crecimiento, a través de la satisfacción de las necesidades comunes a todos los individuos.
  • También buscan sostener los procesos y mecanismos que garantizan su perpetuidad en el tiempo, es decir, su reproducción. Esto no significa que se mantengan inmutables, sino todo lo contrario: cambian a lo largo del tiempo.

Sociedades animales

sociedad animal
Las sociedades animales se componen según diversos modos de organización.

Se entiende por sociedades animales a aquellas que involucran a individuos no humanos. Se componen de acuerdo a diversos modos de organización.

Generalmente tienden a la defensa mutua de los depredadores, la alimentación compartida y la organización de la reproducción. Sin embargo, y a diferencia de las sociedades humanas, en ninguna de ellas existe una cultura.

Son ejemplos de sociedades animales:

  • Las colmenas de abejas, los hormigueros y los nidos de termitas.
  • Los nidos subterráneos de topos.
  • Las manadas de leones, lobos y otros depredadores grupales.
  • Las comunidades de chimpancés.

Sociedad humana

La sociedad humana es la forma en que los humanos nos hemos organizado para acometer de modo conjunto la satisfacción de nuestras necesidades. A diferencia de las sociedades animales, las nuestras suelen tener altísimos niveles de organización y complejidad, y estar acompañadas con una cultura propia, que a menudo permite la identificación de los individuos pertenecientes a una sociedad.

La sociedad humana surgió como una forma de comunidad tribal, que compartía sus recursos y buscaba protección de los elementos y de posibles depredadores. Pero gracias al lenguaje y al desarrollo cultural y tecnológico, lo que inicialmente fueron tribus u hordas humanas, lograron integrarse y modificar radicalmente sus formas de vida.

Los miembros de la sociedad se vincularon a través una cultura común, basada en relatos fundacionales y un sentido de pertenencia. Actividades como el surgimiento de la agricultura también colaboraron en su cohesión entre sí y con la geografía en la que habitaban.

Este camino condujo al abandono de la vida nómada de los cazadores-recolectores. Finalmente aparecieron las ciudades, las jerarquías políticas, las naciones y las religiones, a medida que la sociedad humana propiciaba la transmisión de los saberes de una generación a la siguiente.

Sociedad y Estado

sociedad estado historia egipto
La vida sedentaria permitió el desarrollo de las actividades administrativas del Estado.

Hoy en día nos cuesta imaginar la sociedad sin la existencia de un Estado que la regente y administre. Ya que, si bien estos dos conceptos remiten a cosas diferentes, también es verdad que se encuentran íntimamente vinculados.

En la prehistoria, las primeras sociedades no tenían Estado, o sea, no tenían instituciones, ni poderes permanentes. Se basaban en formas de organización mínimas y comunitarias, dado que la existencia de los individuos se dedicaba por entero a la supervivencia.

Sin embargo, todo eso cambió con la Revolución Neolítica y el surgimiento de las primeras ciudades, hace alrededor de 6.000 años. Fue entonces que la agricultura permitió generar suficiente alimento para quienes trabajaban la tierra y para sostener a quienes, a partir de entonces, se dedicarían a otras actividades: investigar y educar, ejercer la religión o, también, regentar.

Una vez asumida la vida sedentaria, la defensa militar y la administración de la producción se volvieron necesidades sociales. Así nacieron los primeros Estados, generalmente monárquicos y religiosos, en los que una élite militar y/o religiosa gobernaba a la base social de trabajadores agrícolas y artesanos.

Posteriormente surgieron nuevas formas de organización de la mano de grandes cambios tecnológicos que permitieron nuevas formas de producción, y el Estado cambió junto con las sociedades. Ya en la actualidad, no existen prácticamente sociedades sin Estado.

La cultura en la sociedad

Normalmente, nos referimos a “cultura” como el conjunto de las formas de vida y de expresión de una sociedad, las cuales se heredan a las nuevas generaciones como tradiciones.

La cultura abarca las formas religiosas, los relatos fundacionales, los ritos, las celebraciones y el folklore, la identidad social, los valores morales, el idioma y la expresión artística, entre otros elementos que, en su conjunto, caracterizan y singularizan a una sociedad. De hecho, ninguna sociedad humana es igual a otra, gracias a la complejidad cultural típica de nuestra especie.

Sigue con: Identidad cultural

Referencias:

Última edición: 30 de septiembre de 2020. Cómo citar: "Sociedad". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sociedad/. Consultado: 30 de septiembre de 2020.

Publicidad