Coerción

Te explicamos qué es la coerción, por qué medios se realiza y qué tipos existen. Además, te contamos en qué se diferencia de la coacción.

Un grupo de policías ejercen la coerción sobre un ciudadano.
La coerción puede producirse a través de sanciones, amenazas o chantajes.

¿Qué es la coerción?

La coerción es el acto de incidir o controlar la conducta y las decisiones de una persona o un conjunto de personas a través de diferentes mecanismos o métodos de presión. Es decir, la coerción se produce cuando alguien obliga a otros a hacer o dejar de hacer algo a través de sanciones, amenazas o chantajes.

La palabra “coerción” proviene del verbo latino coercere, compuesto por las voces co- (“conjuntamente” o “totalmente”) y arcere (“encerrar” u “ocultar”). Se puede traducir como “encerrar por completo” y, figuradamente, como “controlar por completo”. Su significado original ha variado poco a lo largo de la historia, ya que hoy en día se entiende como, justamente, impedir que otros ejerzan su libre albedrío.

Las conductas, acciones y medidas que impongan a los individuos una manera de comportarse o de actuar, por lo tanto, pueden entenderse como coercitivas, o sea, que actúan mediante la coerción. Por lo tanto, la palabra coerción es sinónimo de “amenaza”, “obligación”, “represión”, “inhibición”, “restricción” y, en términos generales, también lo es de “coacción”.

Puede servirte: Libertad

Tipos de coerción

Además, entre los principales tipos de coerción pueden destacarse:

  • La coerción legal, o sea, la ejercida por las leyes sobre los individuos, impidiéndoles actuar de manera enteramente libre, con el fin de preservar un conjunto afín de reglas básicas que permitan la sana convivencia. El mejor ejemplo de esto lo constituyen las sanciones tipificadas en el código penal para castigar aquellas conductas consideradas por la sociedad como delictivas o ilegales.
  • La coerción internacional, o sea, la ejercida por la comunidad internacional y la comunidad de los países, cuando alguno de ellos incumple un estándar común de manejo político, económico o legal. Un ejemplo lo constituyen las sanciones económicas que imponen organismos multilaterales como la ONU a los países que no respetan la soberanía de sus vecinos o que representan un riesgo para la estabilidad mundial.
  • La coerción informática o digital, o sea, la ejercida a través de medios digitales o informáticos, generalmente con el fin de extorsionar a las personas y obtener de ellas recursos ilegalmente. Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando se es víctima de secuestro de cuentas por parte de piratas informáticos (hackers).
  • La coerción violenta, o sea, la ejercida mediante la amenaza de violencia física e intimidación, ya sea que tenga o no tenga lugar el castigo prometido. Este tipo de coerciones son propias (pero no exclusivas) del mundo delictivo. El bullying escolar también es un perfecto ejemplo de ello.

Existe, además, una distinción importante que señalar entre coerción legítima (la que llevan a cabo las instituciones del Estado conforme a la ley) y la coerción ilegítima (la que procede debido a intereses personales).

Medios de coerción

Se llama medios de coerción a los diferentes instrumentos y objetos destinados a facilitar la sujeción y el control de una persona por parte de otra. Estos medios de coerción pueden ser de distinta naturaleza y pueden o no causarle a la persona sometida un daño físico, psicológico o emocional, razón por la cual suelen hallarse estrictamente prohibidos o controlados por la ley.

Los medios de coerción pueden ser de distinto tipo:

  • Físicos, como las esposas, las correas, las camisas de fuerza o las camas de sujeción.
  • Legales, como las leyes y las normas, o también el monopolio de la fuerza del Estado.
  • Sociales, como las normas morales, el rechazo social, entre otros.

Diferencia entre coerción y coacción

En un principio, no existe ninguna diferencia entre los términos coerción y coacción. De hecho, se los suele citar como sinónimos, excepto en los contextos legales y jurídicos, en los que resulta de suma importancia la distinción entre uno y otro.

En dicho sentido, se reserva el término coacción para los casos en los que existe una fuerza o presión actuando directa y objetivamente sobre el libre albedrío, como puede ser el caso de una persona que actúa bajo amenaza de muerte de terceros.

Al contrario, se emplea coerción para referirse a la influencia que se ejerce de manera indirecta, es decir, a través de una impresión de riesgo o incomodidad que alienta o desalienta una conducta determinada. Por ejemplo, el miedo al rechazo social y al ostracismo obligan a la gente a respetar ciertas normas, a pesar de que no exista un castigo directo e inmediato por desobedecerlas.

Más en: Coacción

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Coerción". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/coercion/. Última edición: 6 de marzo de 2023. Consultado: 16 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 6 marzo, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)