Obligación

Te explicamos qué es una obligación en un sentido moral y jurídico. Además, los elementos de una obligación jurídica y diversos ejemplos.

obligacion
Un obligación puede ser de tipo moral, jurídica o de otra naturaleza.

¿Qué es una obligación?

Una obligación es una exigencia o un compromiso al cual una persona está sometida por alguna causa y que la hace actuar de una manera predeterminada, ya sea emprendiendo una conducta o absteniéndose de ella. Esta exigencia puede ser de tipo moral, jurídica o de otra naturaleza. Por ejemplo, se llama “obligaciones tributarias” a los impuestos y pagos con que los ciudadanos se comprometen a contribuir con el Estado y el mantenimiento del sector público.

La palabra “obligación” proviene del latín obligatio, voz conformada por el prefijo ob- (que denota oposición) y el verbo ligare (“atar” o “ligar”). De modo que quien está obligado a algo está “atado”, figuradamente, en el sentido de que no puede desligarse de esa exigencia o de ese mandato.

Las sociedades se rigen a sí mismas mediante derechos y obligaciones, es decir, mediante libertades y mandatos. Ambas cosas son establecidas por las leyes y normas, y fomentadas por la autoridad del gobierno y de las instituciones. Así, en cada sociedad se impone a la ciudadanía un conjunto de deberes que garantizan el orden social y el bienestar colectivo, pero al mismo tiempo, por ejemplo, cada comunidad religiosa impone a su feligresía un conjunto de obligaciones de tipo social y espiritual.

Ver también: Responsabilidad

¿Qué es una obligación moral?

Una obligación moral es un mandato o una exigencia que tiene sus raíces en una consideración de tipo ética, es decir, que tiene que ver con las ideas del bien y de lo correcto. Las obligaciones morales provienen de códigos morales, esto es, de sistemas de valoración de la conducta humana que buscan guiar a las personas hacia la virtud, hacia el modo adecuado de vivir la vida. Las religiones, las costumbres y/o la ética ciudadana son ejemplos de este tipo de códigos morales de conducta.

En la mayoría de las sociedades modernas, las obligaciones morales son fomentadas abiertamente, pero no necesariamente sancionadas como leyes. Esto quiere decir que, por un lado, se consideran importantes y se espera que las personas las cumplan, pero, por otro lado, no son normas coercitivas, o sea, nadie está obligado a cumplirlas y por lo tanto dependen del libre albedrío de cada quien. Eso no significa que su incumplimiento no sea objeto de reprobación social y en algunos casos de castigos más severos.

Por ejemplo, la obligación de tener hijos constituye un mandato moral en numerosas sociedades tradicionales, especialmente en el caso de la mujer. Desde luego, una mujer puede optar por no ser madre si así lo prefiere, pero eso no la eximirá de las presiones y a menudo las críticas de parte de quienes entienden que, al tomar esa decisión, no está cumpliendo una obligación importante. Pero, en cualquier caso, no se está violando ninguna ley por no tener descendencia.

Más en: Normas morales

¿Qué es una obligación jurídica?

obligacion juridica
El cumplimiento de las obligaciones jurídicas es velado por las autoridades y por el Estado.

Una obligación jurídica es un mandato legal, vinculante, establecido en las normas y/o leyes de una comunidad, cuyo cumplimiento es velado por las autoridades y por el Estado. En un principio, las obligaciones jurídicas tienen también un basamento moral: responden a una concepción del bienestar común, de lo que es “correcto” para una sociedad, pero a diferencia de las obligaciones morales, no se dejan enteramente a la conciencia del individuo, sino que son impuestas y vigiladas de manera activa por la autoridad.

Así, el incumplimiento de las leyes trae consigo sanciones proporcionales, impartidas en nombre de la colectividad. Es por esto que se consideran delitos o crímenes, o sea, atentados contra el bienestar colectivo y contra la sana convivencia, que ameritan un castigo ejemplarizante. Por ejemplo, una persona que roba dinero del erario público es juzgada y sentenciada a varios años de prisión, ya que al quedarse dinero del Estado se beneficia solo a sí misma y perjudica a la sociedad entera.

Las obligaciones jurídicas pueden ser de distinto tipo, dependiendo de la clase de consecuencia que tengan. Así, podemos distinguir entre:

  • Obligaciones de dar. Aquellas que implican la entrega de un bien, ya sea como cumplimiento de los términos de un acuerdo (un contrato, por ejemplo) o como reparación por daños causados (generalmente económica). Por ejemplo, cuando firmamos un contrato de compra-venta, estamos obligados a entregar el dinero pautado y el vendedor está obligado a cedernos el bien vendido.
  • Obligaciones de hacer. Aquellas que implican llevar a cabo una acción determinada o un comportamiento específico, incluso si es en contra de la voluntad del individuo, acarreando sanciones en caso de negarse. Por ejemplo, cuando firmamos un contrato con una empresa de transporte, la organización queda obligada a trasladarnos a nuestro destino de acuerdo a lo que hayamos acordado.
  • Obligaciones de no hacer. Aquellas que impiden que se lleve a cabo una acción o que se continúe llevando a cabo. Generalmente establecen sanciones en caso de que la obligación sea ignorada. Por ejemplo, el derecho a la vida obliga a las personas a no matar, de modo que quienes acaben con la vida de otro deben enfrentar sanciones.

Elementos de una obligación jurídica

Las obligaciones jurídicas normalmente implican tres elementos:

  • Los sujetos de la relación jurídica. Estos sujetos son el deudor y el acreedor, o sea, el que debe y por lo tanto está obligado, y a quien le deben y por lo tanto exige el cumplimiento de dicha obligación, respectivamente.
  • El objeto de la relación jurídica. Se llama objeto a la conducta a la que el deudor está obligado, ya sea que consista en dar, hacer o no hacer.
  • La relación jurídica misma. La relación jurídica es el nexo reconocido y disciplinado que vincula al acreedor y al deudor, y que establece los términos en los que debe darse la obligación legal y lo que ocurrirá en caso de que eso no suceda.

Ejemplos de obligaciones

Son ejemplos de obligaciones de distinta índole:

  • Decir la verdad cuando se está bajo juramento.
  • Cumplir siempre los términos de un contrato legal que se haya firmado.
  • No adueñarse de los bienes ajenos.
  • No comer cerdo si se es judío o musulmán practicantes.
  • Denunciar a la policía un delito que se atestigua.
  • No violentar la propiedad privada.
  • No vulnerar los sentimientos ajenos.
  • Pagar al fisco los impuestos correspondientes cada año.

Sigue con: Deberes

Referencias

¿Cómo citar?

"Obligación". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/obligacion/. Última edición: 12 de agosto de 2022. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 12 agosto, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)