Sanción

Te explicamos qué es una sanción, qué funciones cumple y qué tipos existen. Además, te contamos qué es una sanción en materia jurídica.

sancion
Para garantizar que una ley sea inviolable, debe haber una sanción para quienes la incumplan.

¿Qué es una sanción?

Una sanción es un castigo o una reprimenda que algún tipo de autoridad o poder ejerce sobre un tercero, como consecuencia por incumplir una norma, violar una ley o alguna otra conducta considerada contraria al orden común. Las sanciones pueden obligar a una persona, organización e incluso nación a resarcir un daño que hizo, a cambiar su conducta o a emprender una acción deseada.

En el orden internacional de las naciones, es común que los organismos multilaterales y las potencias internacionales impongan sanciones a las naciones que incumplen con las normativas legales internacionales. Por ejemplo, una nación que invade a sus vecinos puede ser sometida a sanciones económicas internacionales por parte de las naciones poderosas, para debilitar sus esfuerzos bélicos y obligarla a reestablecer la paz. Estas medidas suelen llamarse sanciones internacionales.

Igualmente, en el lenguaje jurídico se utiliza el término “sanción” para referirse a la autorización o aprobación solemne de una ley, acto, costumbre o decisión que toma una autoridad (generalmente política). Al mismo tiempo, se llama “sanción” a los documentos legales que emanan de este tipo de procedimientos jurídicos. Así, por ejemplo, un presidente puede sancionar una ley para respaldarla y ponerla en vigencia.

La palabra sanción proviene del latín sanctionis, traducible como “ley” o “decreto”, y está emparentada con sanctus (“santo”, “inviolable” o “sagrado”), ya que en la Antigua Roma las leyes estaban dotadas de un talante religioso, sacro. De este modo, “sancionar” puede entenderse en su significado jurídico como “hacer una ley inviolable o sagrada”. Al mismo tiempo, para garantizar que una ley sea inviolable, debe haber un castigo o “sanción” para quienes la incumplan.

Ver además: Normas de convivencia

Sanción en materia jurídica

Las sanciones jurídicas normalmente buscan reparar alguna violación de la ley, es decir, buscan garantizar que haya justicia. Esto significa que una sanción persigue tres propósitos fundamentales:

  • Forzar el cumplimiento de una norma, es decir, obligar a las personas a acatar lo establecido por la ley. Por ejemplo, obligar a los contribuyentes a pagar impuestos de manera justa para que el Estado pueda mantenerse.
  • Indemnizar los daños y perjuicios, esto es, resarcir el daño hecho y reparar a las personas vulneradas, ya sea mediante acciones que restablezcan el orden y la justicia, o mediante el pago de indemnizaciones económicas. Por ejemplo, el pago de daños y perjuicios que una empresa debe hacer a los consumidores que se han visto afectados por sus productos.
  • Imponer un castigo ejemplarizante, o sea, dar el ejemplo al resto de la sociedad para que exista un aprendizaje moral y jurídico, y las leyes en lo sucesivo sean más respetadas, dado que se ha presenciado la consecuencia de violarlas. Por ejemplo, se castiga a un ladrón para que la práctica no se multiplique.

La sanción forma parte de los principios mismos del derecho, pues no hay ordenamiento jurídico completo que no abarque la posibilidad de una sanción. Las leyes con que una sociedad se regula a sí misma son formales y deben ser obligatorias, o de otro modo la gente podría elegir cuándo cumplirlas y cuándo no.

Tipos de sanción

Las sanciones en el ámbito jurídico pueden ser de distinto tipo, dependiendo del tipo de castigo que implican y del tipo de normativas que acarrean el castigo. Así, es posible distinguir entre:

  • Sanciones penales. Son fruto de la violación de una ley, y su nombre proviene del hecho de que administran una pena, o sea, un castigo formal y proporcional al delito cometido: un delito menor recibe una pena menor, un delito capital recibe una pena mayoritaria. El derecho penal se ocupa de estudiar la imposición de las sanciones penales, que pueden ir desde la imposición de multas y labores sociales obligatorias, hasta la privativa de libertad y la sentencia de cárcel.
  • Sanciones civiles. Son aquellas sanciones que tienen como propósito reparar un derecho que ha sido vulnerado, devolviendo la situación al equilibrio y la justicia. Pueden ser de tipo patrimonial, cuando se deben a un daño cometido contra el patrimonio de alguien (o sea, contra sus bienes), y de tipo extrapatrimonial cuando se deben a un daño moral o psicológico causado a alguien.
  • Sanciones premiales. Son aquellas que otorgan un beneficio o “premio” al acusado, para recompensar un comportamiento que colabora con la restitución de la justicia, como prestar testimonios, ayudar a esclarecer un caso, demostrar arrepentimiento, entre otras, y por ende la autoridad imparte una pena menos severa de lo que normalmente sería.
  • Sanciones sociales. Son aquellas que castigan conductas contrarias a la moral o a los principios de convivencia de la sociedad, y que no son impuestas formalmente, sino que el conjunto de la sociedad las ejerce, mediante el rechazo, el ostracismo o la exclusión tácita. Por lo tanto, estas sanciones no se corresponden con ninguna norma o ley, sino que son de tipo consuetudinario.
  • Sanciones económicas. Son aquellas que imponen castigos económicos y están especialmente relacionadas con las leyes internacionales y el castigo de las naciones que las violen. Dado que un país no puede juzgarse como a una persona, muchas veces se imponen sanciones económicas para “castigar” a un gobierno que comete delitos como el fomento del terrorismo, la invasión a países vecinos o el desarrollo de armamento nuclear o biológico.

Sigue con: Derechos y deberes

Referencias

¿Cómo citar?

"Sanción". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sancion/. Última edición: 31 de octubre de 2022. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 31 octubre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)