Poder

Te explicamos qué es el poder y qué tipos de poder existen en una sociedad. Además, el poder político, militar y en las ciencias.

Poder
El poder permite imponer la propia voluntad dentro de una relación social.

¿Qué es el poder?

La palabra poder es un de las más empleadas en diferentes ámbitos de la sociedad y a menudo con diferentes significados. Proviene del verbo latino potere, cuyo origen se encuentra en la expresión pote est (“puede ser” o “es posible”), de donde viene nuestro verbo hispano poder, o sea, ser capaz de algo. De modo que, en principio, el sustantivo poder es la capacidad de algo o alguien de hacer otra cosa posible.

De este modo, tener poder, comúnmente, significa tener la capacidad de hacer que determinadas cosas ocurran. Los poderosos (o sea, los que tienen poder) son quienes hacen posibles las cosas, quienes determinan si algo ocurre o no. Ello implica tener las capacidades necesarias para ello, sean del tipo que sean: sociales, legales, militares, económicas, etc.

En nuestras sociedades, la idea de poder está asociada también a la de autoridad. De hecho, llamamos “autoridades” a quienes, mediante diversas instituciones sociales y políticas, otorgamos (idealmente) el poder o la conducción de nuestras sociedades, para que en nombre de todos se tomen las decisiones más complejas.

Pero el poder también puede ser arrebatado por determinados sectores sociales, o puesto al servicio de intereses egoístas. Quizá por eso el filósofo y jurista alemán Max Weber (1864-1920), definió el poder como la “probabilidad de imponer la propia voluntad dentro de una relación social, aun contra toda resistencia y cualquiera sea el fundamento de esa probabilidad”.

Muchas ciencias sociales se dedican al estudio del poder o de sus mecanismos dentro de la sociedad, tales como la sociología, la politología o el derecho. Cada una de ellas lo comprende a su manera y propone sus herramientas de análisis.

Ver también: Poder adquisitivo

Tipos de poder

Según los psicólogos sociales John R. French y Bertram Raven, en 1959, el poder puede clasificarse de acuerdo a seis “formas” distintas, que son:

  • El poder coercitivo. Aquel que emplea una amenaza o la intimidación para lograr que el otro acate una autoridad. Esto puede incluir medios físicos, sociales, emocionales o económicos, y la coacción no necesariamente debe ser evidente, ni debe estar al tanto de ella quien es sometido al poder.
  • El poder de recompensa. Aquel que por el contrario ofrece un premio o una remuneración a quien acate sus designios. Dichas recompensas pueden ser tangibles o intangibles, y positivas (premios) o negativas (castigos).
  • El poder legítimo. Aquel que emanan las instituciones, o sea, que proviene de un puesto de autoridad elegido o designado conforme a la ley, y no usurpado mediante la fuerza. Es un poder formal, que ocupa un peldaño en la jerarquía de la sociedad.
  • El poder de referencia. También conocido como influencia, es un tipo de poder que depende de las afiliaciones o los grupos a los que pertenecemos, y se accede a él de manera indirecta, o sea, por cercanía respecto de un poder de otro tipo. Es el caso, por ejemplo, de quienes son amigos o cercanos a un político poderoso, pudiendo influir en sus decisiones u obtener trato preferencial del Estado.
  • El poder experto. Aquel que construye una autoridad basada en el conocimiento acumulado, en los saberes especializados o profesionales, o en los talentos y capacidades especiales. Se manifiesta mediante las credenciales, la reputación y otras formas de dejar en evidencia la experiencia.
  • El poder informativo. Aquel que se desprende del control o del manejo que un actor social tiene sobre la información que el público consume, es decir, el poder de manipular o administrar la información y con ella la opinión pública. Sin embargo, no sólo lo poseen los medios de comunicación, sino también las personas: los padres, por ejemplo, poseen este tipo de poder sobre sus hijos.

Poder político

El poder político es, dicho en términos fáciles, el poder que la polis, o sea, el poder que el pueblo delega en el Estado para que tome en su nombre las decisiones más difíciles respecto a la conducción de la sociedad. Es el poder que las instituciones públicas administran, es decir, el poder público. Como tal, se organiza en tres poderes diferentes e independientes, según la tradición republicana:

  • El poder ejecutivo. También llamado gobierno, que es electo en las democracias por el voto popular y administrado por un jefe de estado (usualmente un Presidente o Primer Ministro, pero también puede ser un Rey o algo así), y por su gabinete de ministros y gobernadores y alcaldes. Se ocupa de la conducción política del Estado, es decir, de la toma de decisiones respecto a cómo distribuir sus recursos y hacia dónde dirigir la sociedad.
  • El poder legislativo. Que reside en el Parlamento o la Asamblea Legislativa, dentro de la cual tienen representación los distintos partidos políticos de una nación, en diferentes proporciones de acuerdo a la votación popular que los eligió, y que se ocupan de dar el debate político respecto a las leyes y a la administración de presupuestos, o la aprobación de poderes especiales para el ejecutivo, por mencionar algunas funciones. Son un organismo de control, que limita al ejecutivo mediante las leyes, y que puede estar compuesto por una o dos cámaras de debate (diputados y senadores).
  • El poder judicial. Encargado de la interpretación de las leyes en el marco de las normas de la Constitución nacional, y de ejercer las sanciones o reparaciones necesarias para garantizar la justicia y la paz social en la comunidad. Se compone por una estructura jerárquica de tribunales, a la cabeza del cual está usualmente el Tribunal Supremo. Los miembros de este poder no son electos por sufragio, sino designados por los otros dos poderes en consenso.

Más en: Poderes del Estado

Poder militar

poder militar
Las potencias militares pueden imponer ciertos términos a las naciones más débiles.

El poder militar o poderío militar es la fortaleza y la potencia de las fuerzas armadas de un país, esto es, la suma de las fuerzas de su ejército, su armada y su aviación, consideradas desde un punto de vista estrictamente bélico: quién ganaría un conflicto armado o quién llevaría las de perder.

Desde muy temprano, las naciones dependieron de sus ejércitos para defender sus recursos o sostener sus fronteras. Aún hoy las potencias militares ocupan un lugar de importancia dentro del orden mundial, pudiendo imponer ciertos términos a las naciones más débiles, a pesar de que a la guerra, por lo general, se acude como un último recurso.

En ese sentido, una potencia militar es una nación cuyas fuerzas armadas son poderosas, modernas y/o se encuentran bien entrenadas y actualizadas.

Poder en las ciencias

En un campo del saber muy distinto a los anteriores, como es el de la física y las ciencias naturales, también suele hablarse de “poder”. Sin embargo, se lo hace en un sentido muy diferente, vinculado con la capacidad de ciertas sustancias o ciertos procesos de someter a otros a cambios determinados. Así, es posible hablar de, por ejemplo:

  • Poder calorífico. Cuando hablamos de la cantidad de energía calculada por unidad de masa o volumen de materia, que se desprende de una reacción química de oxidación. Esto es, la cantidad de calor que la unión del combustible y el comburente liberan al entorno, y que es el resultado de la transformación de la energía química contenida en los enlaces moleculares del combustible.
  • Poder reductor. Cuando se refiere a la capacidad de ciertas moléculas bioquímicas de donar electrones a otras moléculas, cuando se hallan en una reacción química de oxidación-reducción. Esto significa que las moléculas con poder reductor son susceptibles de donar electones o recibir protones, obteniendo una carga electromagnética positiva, es decir, reduciéndose. Este poder químico es fundamental para la cadena metabólica de los seres vivos.

Sigue con: El conocimiento es poder

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Poder". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/poder/. Última edición: 10 de enero de 2024. Consultado: 16 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 10 enero, 2024

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)