Concepto de
Poder Judicial

Te explicamos qué es el poder judicial, quiénes lo conforman, sus funciones, atribuciones y otras características.

poder judicial
El poder judicial castiga a los transgresores de la ley y garantiza el estado de derecho.
  1. ¿Qué es el poder judicial?

El poder judicial es uno de los tres poderes públicos en que tradicionalmente se organiza el Estado, de acuerdo a la teoría de la separación de poderes de Montaigne.

El poder judicial es el encargado de velar por el cumplimiento de la Ley. Es decir, se ocupa de la resolución de los conflictos en la sociedad siguiendo de lo que dicta la Constitución o el ordenamiento jurídico que corresponda.

El poder judicial se compone de juzgados y tribunales, que son órganos judiciales y jurisdiccionales. Deben atender las disputas tanto entre poderes públicos como entre particulares, o incluso entre estos últimos y el Estado.

Así es posible tomar las decisiones pertinentes que permitan hacer justicia en la sociedad, castigando al transgresor, reparando al dañado y garantizando el estado de derecho. Para ello, este poder se estructura en un largo organigrama jerárquico de cortes, juzgados e instancias, para enfrentar el conflicto en los distintos niveles en que se produzca.

La función del poder judicial en la sociedad es muy antigua, aunque no siempre la desempeñaron jueces formados e imparciales, sino reyes, sabios o incluso los ancianos de la tribu.

Por otro lado, la presencia de un elemento que brinde un criterio común de justicia a la sociedad es indispensable para la vida en común. Así se evita que las personas tomen la justicia por propia mano, engendrando espirales de violencia que después sea muy complicado resolver de manera pacífica.

Ver además: Normas jurídicas, Poderes del Estado

  1. Características del poder judicial

El poder judicial necesariamente debe regirse por los principios de la imparcialidad, la proporcionalidad y el debido proceso. Así garantiza que un delito cometido reciba un castigo justo, no solo con quien fuera vulnerado, sino con el propio vulnerador.

Es decir, el poder judicial debe atender a la Ley por encima de todas las cosas, lo cual le permite incluso juzgar las acciones de los otros poderes públicos, cuando éstas contradigan lo dispuesto en la Constitución que rige al Estado.

Por otro lado, el poder judicial es el único de los poderes públicos que no es electo por voto directo de la población, sino por juicio de mérito y evaluación de parte de los otros poderes públicos, también encargados de relegitimarlo o cambiarlo. Sin embargo, el poder judicial mismo debe velar porque incluso la elección de sus miembros se dé en el marco de la Ley.

  1. ¿Quiénes conforman el poder judicial?

El poder judicial está constituido por un conjunto jerárquico de juzgados y tribunales. Allí se ejerce la justicia mediante la revisión de la evidencia, de los argumentos y de lo establecido por las propias leyes.

A cargo de este trabajo se encuentran jueces formados académicamente en la materia, que abordan el asunto de manera totalmente imparcial y que, por último, proceden también según lo establecido en las leyes y protocolos judiciales.

Las distintas instancias judiciales están conformadas por cuerpo de jueces y abogados (defensores y acusadores). Cada una se dedica a un aspecto específico de la ley, como puede ser lo penal, lo administrativo, lo civil, lo constitucional, etc., y está altamente especializada en ello.

Al mismo tiempo, este poder está organizado en una estructura piramidal y jerárquica, en cuyo tope está el Tribunal Supremo de Justicia, y luego descienden tantos juzgados como peldaños haya, yendo de lo más general (el país) hacia lo más particular (la municipalidad, por ejemplo).

  1. Funciones y atribuciones del poder judicial

El poder judicial es el encargado de sostener la justicia y por ende la paz. Su rol fundamental es garantizar el imperio de la Ley, o sea, que todos los casos juzgados se evalúen empleando los mismos criterios jurídicos, aunque tomando en consideración los atenuantes propios del caso.

Al cumplir con esas funciones, el poder judicial también sirve de ente regulador de los otros dos poderes públicos, impidiéndoles tomar acciones por fuera de la Constitución. En caso de que así lo hicieran, está habilitado para declarar la nulidad de los mismos y exigir la apertura de investigaciones con miras a penalizar a los responsables.

Todo lo que requiera de una toma de decisión judicial entra en las funciones del poder judicial: desde resolver un conflicto vecinal, determinar el castigo de un ladrón de teléfonos celulares o investigar a un funcionario corrupto, hasta interpretar un artículo de la Constitución para decidir si una ley puede o no ponerse en ejecución.

  1. Otros poderes públicos

Junto al poder judicial, los poderes públicos del Estado incluyen al:

  • Poder ejecutivo. Conformado por el presidente o primer ministro del país, junto a su tren ministerial, gobernadores, alcaldes y otros cargos personales de elección pública, es el poder encargado de llevar el volante del Estado, tomando las decisiones políticas que sean pertinentes.
  • Poder legislativo. Puede estar constituido por un parlamento de una sola cámara (integrado por diputados) o de dos cámaras (integrado por diputados y senadores). Su función es redactar, aprobar, modificar o derogar las leyes. Además, administrar y controla el presupuesto nacional.

Sigue con: Poder público

Referencias:

Última edición: 10 de enero de 2020. Cómo citar: "Poder Judicial". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/poder-judicial/. Consultado: 21 de enero de 2020.