Coacción

Te explicamos qué es la coacción, qué tipos existen y diversos ejemplos. Además, cómo se relaciona con la coerción y con las sanciones.

La policía detiene automóviles ejerciendo una coacción legítima.
Al Estado le corresponde el uso legítimo de la coacción para asegurarse de que se cumpla la ley.

¿Qué es la coacción?

La coacción es el acto de obligar a alguien a decir o hacer algo bajo amenaza de violencia o de represalias de algún tipo. Se trata de un término comúnmente empleado en el lenguaje jurídico y de las ciencias políticas, proveniente del latín coactio, voz compuesta por con- (“junto a”) y agere (“mover” o “hacer actuar”). También se le conoce como violencia privada.

En términos jurídicos, la coacción se considera un vicio de consentimiento, ya que la persona coaccionada no puede actuar de manera genuinamente voluntaria, y es por eso que se suelen considerar nulas o inexistentes las acciones realizadas o las decisiones tomadas bajo coacción. Por ende, una persona que actúa bajo coacción puede no ser culpable o responsable de las acciones que se vea forzada a hacer.

Sin embargo, la coacción también puede ser ejercida con fines nobles, o sea, en pro del bienestar común, como deben hacerlo las autoridades del Estado cuando garantizan el estado de derecho. De hecho, al Estado le corresponde el monopolio de la violencia en la sociedad, es decir, el uso legítimo de la fuerza y de la coacción para asegurarse de que todos los individuos respeten las leyes por igual.

Ver además: Responsabilidad moral

Tipos de coacción

Generalmente se distinguen dos tipos fundamentales de coacción, dependiendo del criterio con que se lleva a cabo:

  • Coacción legítima. Es aquella llevada a cabo en nombre del bien común o de la defensa individual, por ejemplo, cuando las fuerzas de seguridad del Estado coaccionan a un individuo que no desea cumplir la ley.
  • Coacción ilegítima. Es aquella llevada a cabo por razones egoístas, de ganancia personal o individual, por parte de uno o varios individuos sobre otro u otros. Por ejemplo, cuando una persona amenaza a otra con hacerle daño si no le entrega su billetera.

Puede servirte: Legitimidad

Ejemplos de coacción

Algunos ejemplos de situaciones en las cuales está involucrada la coacción son:

  • Una manifestación es interceptada por la policía para impedirle el acceso a una calle vital para el tránsito urbano, y es obligada a cambiar de rumbo bajo amenaza de represión.
  • Un asaltante ingresa a un restaurante y obliga a los comensales a entregarle sus billeteras bajo amenaza de pistola.
  • Un niño abusivo le exige a otro en el colegio que le haga la tarea, o de lo contrario le sacará su almuerzo.
  • Un escuadrón militar captura a un soldado enemigo y bajo amenaza de muerte lo obligan a deponer sus armas y rendirse.
  • Una persona adicta a las drogas es internada en contra de su voluntad en una clínica de rehabilitación.

Coacción y coerción

La coacción y la coerción son acciones similares, en las que se condiciona el comportamiento de una persona mediante la amenaza o la presión. Pero en el caso de la coerción, la presión puede darse a través de medios pacíficos, como la protesta o la manifestación, y no necesariamente a través de la amenaza de violencia.

Por ejemplo, a nivel internacional las organizaciones internacionales pueden amenazar con imponerle sanciones económicas a un país que no acata la ley internacional, para así coercionar a su dirigencia para que cumpla las reglas. No obstante, al igual que ocurre con la coacción, existe una coerción legítima y otra ilegítima que constituye un delito.

Coacción y sanción

En términos jurídicos y especialmente en el derecho penal, resulta importante distinguir entre sanción y coacción. Una sanción es una decisión tomada para resolver o dar respuesta a un asunto que contraviene la ley o que requiere de la participación de la justicia. Por ejemplo, una persona que debe mucho dinero al banco puede ser coaccionada por el Estado a pagar (lo cual es una sanción). La aplicación forzada de dicha sanción al individuo constituye una coacción legítima.

Más en: Sanción

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Coacción". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/coaccion/. Última edición: 29 de diciembre de 2022. Consultado: 25 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 29 diciembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)