Temeridad

Te explicamos qué es la temeridad y cómo son las personas temerarias. Además, te contamos qué significa la temeridad en derecho.

Un grupo de jóvenes conducen sus motocicletas en la autopista con temeridad.
Una persona temeraria corre riesgos innecesarios, evitables.

¿Qué es la temeridad?

La temeridad es un alto grado de imprudencia, es decir, la realización de una acción de manera irreflexiva, sin tener en cuenta sus consecuencias, ni tomar las precauciones necesarias y, por lo tanto, corriendo un riesgo innecesario, evitable. A una persona que actúa con temeridad se la llama temeraria o imprudente.

Las palabras “temeridad” y “temerario” provienen de la voz latina temerarius (“irreflexivo”, “desconsiderado” o “accidental”), que se usaba, por ejemplo, para nombrar las palabras dichas a la ligera (vox temeraria). Esta palabra latina proviene, a su vez, de una voz del latín primitivo (temus o temeris) vinculada con la oscuridad, de modo que, en esencia, algo que se hace de manera temeraria es algo hecho a oscuras o a ciegas, lo cual quiere decir, figuradamente, que se hizo sin poder ver sus detalles y sus consecuencias.

Por ende, se puede hablar de una persona temeraria, una decisión temeraria o una acción temeraria, siempre para indicar que se caracterizan por la falta de prudencia, es decir, que no toman en cuenta los riesgos que se corren y por ende pueden salir muy mal. Por ejemplo, una persona que en un casino decide apostar de golpe todo su dinero a un número de la ruleta, está haciendo una apuesta temeraria, pues las probabilidades de ganar son bajas y si pierde se habrá quedado sin nada en los bolsillos.

Es posible que la temeridad se relacione culturalmente con la valentía o el arrojo, es decir, con actitudes típicas de una persona que carece de miedos o a la que no le importan las consecuencias. Sin embargo, el sentido con que se emplea el término “temerario” no es precisamente positivo, sino cuestionable: las acciones temerarias se hallan más próximas a la ceguera o la insensatez que al heroísmo.

Son sinónimos de temeridad: imprudencia, irreflexividad, inconsideración, atrevimiento y arrojo. Por el contrario, son antónimos de esta palabra: prudencia, reflexividad, consideración, cuidado y cautela.

Ver además: Negligencia

Temeridad en derecho

En el lenguaje jurídico, se entiende por temeridad (temeridad procesal) o malicia a la conducta de quien emplea la ley y el proceso jurídico de mala fe, abusando de sus posibilidades jurídicas para hacer reclamos ilegítimos o negarse a cumplir con la jurisprudencia a sabiendas de que no tiene razón. Dicho de otro modo, la temeridad es el abuso de la jurisprudencia, la realización de acciones cuyo propósito es obstaculizar el debido proceso de la justicia, como en el caso del fraude de ley.

Así, por ejemplo, un abogado puede actuar de manera temeraria cuando, a sabiendas de que no tiene razón, realiza peticiones sin fundamento legal o alegatos descabellados, con el único propósito de oscurecer el proceso o retrasar una decisión que le resultará contraria. Este tipo de acciones suelen ser castigadas por la ley mediante la imposición de multas o, de reiterarse, mediante sanciones más severas.

Temeridad maliciosa

En el lenguaje jurídico de algunos países, el grado máximo de temeridad procesal se denomina temeridad maliciosa o malicia temeraria, esto es, el accionar legal de un individuo a sabiendas de la propia sinrazón, de un modo tan grave y malintencionado, que evidencia no solo temeridad, sino también un desprecio importante por las reglas elementales del debido proceso y de la transparencia de la justicia.

Sigue con: Irresponsabilidad

Referencias

¿Cómo citar?

"Temeridad". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/temeridad/. Última edición: 6 de febrero de 2023. Consultado: 18 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 6 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)