Concepto de
Negligencia

Te explicamos qué es la negligencia, su origen, uso en derecho y diversos ejemplos. Además, diferencias con la imprudencia.

negligencia
La negligencia de un trabajo mal hecho es más grave si pone en peligro a las personas.

¿Qué es la negligencia?

En general, cuando hablamos de negligencia nos referimos al hecho de que un trabajo o una actividad fue hecho con poco cuidado o poca aplicación, especialmente en tareas que resultan vitales, importantes o de las que depende la vida de terceros. Es decir, cuando algo fue hecho por salir del paso, sin prestarle la atención debida o sin tomar las medidas necesarias para garantizar que todo saliera bien.

La palabra negligencia proviene del latín negligentia, compuesta por las voces nec- (prefijo de negación) y legere (“leer”), haciendo alusión a todo lo que se hace sin prestar atención a las instrucciones debidas, o sea, sin documentarse, sin aprender, sin informarse mínimamente. Una persona negligente es aquella que cumple con sus obligaciones sin esforzarse en garantizar su éxito, y sobre todo sin poner el cuidado y la atención que ello amerita.

Este término es de uso común en el mundo del derecho. De hecho constituye un tipo de reclamo legal que las personas pueden formular contra una organización o contra un individuo que les ocasionó daños a ellos o a sus propiedades, debido a falta de cuidado o de esfuerzo en la realización de un trabajo.

Generalmente, los casos de negligencia implican algún tipo de indemnización para aquellos que han sufrido los daños, y algún tipo de castigo para la persona o institución negligente.

Puede servirte: Pereza

Ejemplos de negligencia

Existen muchas formas específicas de negligencia, que usualmente se denominan según el tipo de trabajo realizado de manera deficiente o perjudicial. Tales como:

  • Negligencia médica, cuando se trata de una labor médica realizada de manera descuidada o poco rigurosa, y que por lo tanto compromete la salud o el bienestar del paciente. Por ejemplo, cuando en una operación olvidan una gasa dentro del paciente y deben volverle a operar para retirarla, poniendo así en riesgo su vida sin necesidad.
  • Negligencia legal, en el caso específico de la abogacía, ocurre cuando un profesional del área no presta a un defendido el mínimo cuidado, respeto y dedicación en sus servicios, ocasionándole así un perjuicio en la resolución de su caso, en contra de lo mínimamente razonable. Por ejemplo, un abogado defensor que no estudia su caso, que no contempla sus mínimas características y su pobre desempeño acarrea una sanción mayor de la mínimamente esperable para su defendido.
  • Negligencia profesional, en general, se refiere a las áreas del trabajo profesional, sean las que sean, en las que se llevó a cabo una labor de manera descuidada, poco seria o rigurosa, y que compromete a terceros. Ocurre, por ejemplo, cuando un funcionario público no presta atención a la documentación de las personas que atiende y les ocasiona demoras injustificadas e irracionales en sus trámites.
  • Negligencia técnica, aquella que tiene que ver con la escogencia o disposición de elementos específicos, cuyo manejo requiere de saberes especializados y de una mínima dedicación y responsabilidad. Por ejemplo, la pobre escogencia de materiales para construir un puente que luego se derrumba y ocasiona un accidente fatal.

Diferencia entre negligencia e imprudencia

negligencia imprudencia
Ser imprudente es ser poco responsable en lo que se hace.

No es lo mismo, sin embargo, ser negligente, esto es, esforzarse poco y ser poco responsable en lo que se hace, sobre todo cuando involucra el bienestar de terceros, que ser imprudente. La imprudencia implica realizar acciones sin tomar en cuenta las consecuencias que traerán. Es decir, acciones llevadas a cabo sin buen juicio (del latín im-, “sin”, pro-, “adelante” y videre, “ver”, o sea, “sin ver hacia adelante”).

La imprudencia puede ser tan peligrosa y reprobable como la negligencia, y aunque en el lenguaje cotidiano ambos términos podrían usarse de manera más o menos similar, poseen matices diferentes que son especialmente importantes en materia de Derecho.

Estos matices distinguen entre la creación o el agravamiento de un peligro por descuido o ingenuidad de las personas (imprudencia), y el hecho de no tomar los recaudos necesarios para neutralizar un peligro que ya existe (negligencia). Esto a menudo implica una diferencia en materia de buena fe: el imprudente actúa mal creyendo hacerlo bien, mientras que el negligente a menudo conoce el riesgo que hace correr a otro y elige no esforzarse para evitarlo.

Expliquemos esta diferencia mediante un ejemplo: imaginemos a un médico que opera a alguien de una intervención sencilla y rápida, pero el paciente inesperadamente muere en el quirófano. Cuando una comisión especializada lleva a cabo las investigaciones, descubre que el paciente murió debido a una de dos opciones:

  • Imprudencia, ya que fue operado a pesar de que el procedimiento implicaba riesgos debido a su sobrepeso. Al no haberle advertido al paciente de los riesgos de su condición y haber procedido a operar sin tomar en cuenta el peligro para el paciente, el médico ha actuado sin la prudencia necesaria.
  • Negligencia, ya que fue operado sin que el personal médico calculara correctamente la dosis de anestesia correcta. Al actuar de manera tan descuidada e irresponsable, el anestesiólogo ha sido negligente y ha ocasionado la muerte a quien ordinariamente pudo haber superado la intervención.

Sigue con: Perjuicio

Referencias:

Última edición: 11 de noviembre de 2020. Cómo citar: "Negligencia". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/negligencia/. Consultado: 02 de diciembre de 2020.