Concepto de
Conocimiento

Te explicamos qué es el conocimiento, qué elementos lo hacen posible y qué tipos existen. Además, la teoría del conocimiento.

conocimiento
El conocimiento incluye una amplia gama de información, habilidades y saberes.

¿Qué es el conocimiento?

Resulta sumamente complicado definir el conocimiento o establecer sus límites conceptuales. La mayoría de las aproximaciones a qué cosa es, dependen siempre de la perspectiva filosófica y teórica que uno posea, dado que existen conocimientos relacionados a todas las ramas del saber humano, y también a todas las áreas de la experiencia.

Incluso el conocimiento mismo sirve como tema de estudio: la rama de la filosofía que lo estudia se conoce como Teoría del conocimiento.

Comúnmente, entendemos por conocimiento al proceso mental, cultural e incluso emocional, a través del cual se refleja y reproduce la realidad en el pensamiento, a partir de diversos tipos de experiencias, razonamientos y aprendizajes. En este concepto puede incluirse uno o varios de los siguientes elementos:

  • Hechos o informaciones que aprendidos por alguien y comprendidos a través de la experiencia, la educación, la reflexión teórica o experimental.
  • La totalidad del contenido intelectual y de los saberes que se tienen respecto a un campo específico de la realidad.
  • La familiaridad y la consciencia que se obtiene respecto a un evento determinado, luego de haberlo vivenciado.
  • Todo aquello que puede pensarse empleando las preguntas “¿cómo?”, “¿cuándo?”, “¿dónde?” y “¿por qué?”.

Ver además: Conocimiento vulgar

Elementos del conocimiento

Se reconocen usualmente cuatro elementos del conocimiento, que son los que intervienen en la adquisición o formulación de un saber cualquiera:

  • Sujeto. Todo conocimiento es adquirido por un sujeto, es decir, forma parte del bagaje mental o intelectual de un individuo.
  • Objeto. Los objetos son todos los elementos reconocibles de la realidad, que sirven al sujeto para formar conocimientos, es decir, para formularse ideas, entender relaciones, fabricar pensamientos. El sujeto solo, aislado de todo y de todos, no puede obtener conocimiento.
  • Operación cognoscitiva. Se trata de un proceso neurofisiológico complejo, que permite establecer el pensamiento del sujeto en torno al objeto, o sea, permite la interacción entre sujeto y objeto y su formulación intelectual en el conocimiento.
  • Pensamiento. El pensamiento es difícil de definir, pero en este ámbito podemos comprenderlo como la “huella” psíquica que el proceso cognoscitivo deja en el sujeto respecto de su experiencia con el objeto. Es una representación mental del objeto, inserta en una red de relaciones mentales y que permiten la existencia del conocimiento como tal.

Tipos de conocimiento

conocimiento empirico
Los conocimientos empíricos se obtienen a través del contacto directo con el mundo.

Hay muchas formas de clasificar el conocimiento, atendiendo a su área específica del saber (por ejemplo: conocimientos médicos, químicos, biológicos, matemáticos, artísticos, etc.), o a su naturaleza y su forma de adquirirse. Según esto último, tendríamos:

  • Conocimientos teóricos. Aquellos que provienen de una interpretación de la realidad o de experiencias de terceros, o sea, indirectamente, o a través de mediaciones conceptuales como libros, documentos, filmes, explicaciones, etc. De este tipo son los conocimientos científicos, filosóficos e incluso las creencias religiosas.
  • Conocimientos empíricos. Se trata de aquellos que obtenemos directamente, a partir de nuestra vivencia del universo y de los recuerdos que de ella nos quedan. Este tipo de conocimiento constituye el marco básico de “reglas” sobre cómo opera el mundo, que en algunos casos pueden llegar a ser intransmisibles, como son el conocimiento espacial, abstracto y el vinculado con las percepciones.
  • Conocimientos prácticos. Se trata de los que permiten obtener un fin o realizar una acción concreta, o que sirven para modelar la conducta. Suelen ser aprendidos por imitación o bien teóricamente, pero sólo pueden realmente incorporarse cuando son llevados a la práctica. Es el caso de los conocimientos técnicos, éticos o políticos.

Finalmente, puede hablarse también de conocimientos formales: los que provienen del curso de una institución de enseñanza, como son la escuela, la universidad, etc.; y conocimientos informales: los que se adquieren sobre la marcha, en la vida, sin que involucren una dinámica de enseñanza particular.

Teoría del conocimiento

La Teoría del conocimiento es una de las ramas de la filosofía, que se centra en el estudio del conocimiento humano, en sus distintas acepciones. Dependiendo de la perspectiva académica del estudio, puede considerarse la Teoría del conocimiento como un sinónimo de la gnoseología o de la epistemología.

En el primer caso, se estudia la naturaleza misma del conocimiento: su origen, sus límites, etc.; mientras que en el segundo caso se estudian las circunstancias históricas, psicológicas o sociológicas que definen la obtención del conocimiento, al igual que las estrategias empleadas para validar el conocimiento o, por el contrario, para invalidarlo.

Más en: Teoría del conocimiento

Sociedad del conocimiento

El término “Sociedad del conocimiento” surgió a partir del tremendo impacto cultural que las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC) en la cultura humana contemporánea, formulado por austríaco Peter Drucker.

Las Sociedades del conocimiento son aquellas que incorporan las TIC y todo su potencial hipercomunicativo a la cotidianidad de las relaciones sociales, culturales y económicas de su comunidad. Así se facilitan nuevos esquemas de comunicación total, que superan las barreras del tiempo y el espacio.

No debe sin embargo confundirse este término con el de Sociedad de la información, dado que esta última es apenas un instrumento del conocimiento, compuesto de hechos y sucesos. Es decir que no abarca necesariamente la interpretación y comprensión de la información por parte de las personas.

Una sociedad de la información es apenas aquella que permite el intercambio informativo, mientras que una sociedad del conocimiento es aquella que emplea la información para transformar su realidad social, económica y cultural en pos de un modelo de desarrollo sustentable.

Gestión del conocimiento

Este concepto proviene del inglés Knowledge Management, y es de uso cotidiano en el mundo de las empresas y organizaciones. Se entiende por gestión del conocimiento el modo específico de administrar los recursos informativos y de saber.

Su objetivo es que el conocimiento especializado se transfiera hasta el lugar donde habrá de emplearse o ponerse en práctica, es decir, que no permanezca únicamente en el lugar donde se genera.

Esta perspectiva organizacional tiene la ventaja de comprender el conocimiento como uno de los activos más valiosos de una organización. Por eso, propone su difusión como una vía de fomentar el desarrollo de las competencias empresariales.

En consecuencia, a medida que el conocimiento fluye, genera nuevas estructuras de saber y aporta nuevas potencias a la organización. Por esta razón, el conocimiento deberá administrarse en base a preceptos tácticos, operativos y estratégicos hacia el interior de una empresa determinada.

Sigue con: Inteligencia emocional

Referencias:

Última edición: 7 de agosto de 2020. Cómo citar: "Conocimiento". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/conocimiento/. Consultado: 23 de octubre de 2020.