Sujeto

Te explicamos qué es el sujeto de una oración, su núcleo, modificadores y qué tipos existen. Además, oraciones con sujeto y predicado.

sujeto
El verbo principal de la oración se conjuga en concordancia con el sujeto.

¿Qué es el sujeto?

Desde un punto de vista sintáctico, toda oración propiamente dicha se divide en un sujeto y un predicado. Mientras el predicado es la acción expresada en el verbo, el sujeto es la persona u objeto que lleva a cabo la acción o del cual estamos hablando.

En otros términos, el sujeto es una de las partes sintácticas que componen una oración y en concordancia con la cual se conjuga el verbo del predicado. Suele ser el primer término de la oración, pero ese no es su lugar de manera exclusiva.

A pesar de que la mayoría de las oraciones del español tienen un sujeto claro y reconocible, existen muchas en las que no es así, como las oraciones de sujeto tácito (implícito, o sea, no presente pero deducible del contexto), o las oraciones impersonales (desprovistas de un sujeto lógico).

Para comprobar cuál es el sujeto, el método tradicional consiste en observar el verbo principal de la oración, dado que éste se halla conjugado en concordancia (persona y número). Así, por ejemplo, en la oración “Juana come vegetales”, el verbo está en tercera persona del singular (“come” y no “comen” a pesar de que son varios vegetales), para concordar con el sujeto, “Juana”.

Puede servirte: Infinitivo

Tipos de sujeto

El sujeto puede clasificarse de distintos modos, atendiendo a diversos criterios. Los principales de ellos son:

  • Sujeto expreso y sujeto tácito. La primera distinción que debemos hacer para clasificar los sujetos tiene que ver con su aparición explícita en la oración. Así, cuando el sujeto está enunciado como tal dentro de la cadena sintáctica, o sea, cuando se lo dice expresamente, hablaremos de sujeto expreso. En cambio, cuando el sujeto no aparezca en la oración, pero se sobreentienda cuál es, o sea, se encuentre omitido o implícito, hablaremos de un sujeto tácito o sujeto desinencial. Por ejemplo: “Yo tengo 77 años” (sujeto explícito) y “Tengo 77 años” (sujeto tácito).
  • Sujeto agente y sujeto paciente. Otra forma de clasificar al sujeto tiene que ver con su forma de aparición dentro de la oración, respecto a la acción detallada por el verbo. Así, cuando el sujeto es la persona que ejecuta activamente la acción del verbo, tendremos acciones activas y un sujeto agente. En cambio, cuando el sujeto es la persona que padece la acción del verbo, o sea, que es sometido a la acción en lugar de ejecutarla, tendremos una oración pasiva y por lo tanto un sujeto paciente. Por ejemplo: “Mi mamá acarició al gato” (sujeto agente) y “El gato fue acariciado por mi mamá” (sujeto paciente). Tengamos en cuenta que al convertir una oración de activa a pasiva, el sujeto y el objeto directo cambian sus roles respectivos.
  • Sujeto simple y sujeto compuesto. Otra forma de clasificar el sujeto atiende a su composición morfológica, o sea, a la cantidad de términos que involucra. Así, podemos tener un sujeto simple cuando consta de un único referente, y un sujeto compuesto cuando alude en cambio a varios referentes, teniendo por ende dos o más núcleos. Por ejemplo: “Pedro robó el banco” (sujeto simple) y “Pedro y Mario robaron el banco” (sujeto compuesto).

Núcleo del sujeto

El sujeto oracional generalmente se compone de un sintagma nominal, del cual podemos distinguir dos tipos de elementos: el núcleo del sujeto y sus modificadores o adjuntos.

El núcleo generalmente es un sustantivo o un pronombre, o algún otro término sustantivado, sobre el cual recae la mayor carga semántica del sintagma y por lo tanto funciona como eje del sujeto.

Así, en la oración “Los monos comen maní”, el sujeto (“Los monos”) tendrá como núcleo al sustantivo monos. Mientras que en “Ellas dos también son mis compañeras”, el sujeto (“Ellas dos”) tiene como núcleo el pronombre personal Ellas.

Modificadores del sujeto

sujeto modificadores directos indirectos
Los modificadores directos e indirectos inciden en el núcleo.

Aparte del núcleo, en el sujeto hacen vida los modificadores del sujeto, o sea, aquellos términos oracionales que acompañan y modifican el significado del sujeto, ya sea de modo directo o indirecto. Así, tenemos:

  • Modificadores directos. Se trata de aquellas palabras que van junto al núcleo del sujeto e inciden directamente sobre él, como son los artículos y los adjetivos. Los primeros definen gramaticalmente al sustantivo, o sea, indican su número y género gramatical, mientras que los segundos añaden un significado completo al sustantivo. Por ejemplo, en la oración “Unos tristes tigres comen trigo” el núcleo del sujeto (tigres) está acompañado de dos modificadores directos: el artículo “Unos” (indeterminado, masculino, plural) y el adjetivo “tristes” (o sea, no felices).
  • Modificadores indirectos. Sin embargo, el núcleo del sujeto puede ser acompañado por modificadores que no actúan directamente sobre él, sino que lo hacen a través del puente de una preposición y que constituyen, en sí mismos, sintagmas nominales o preposicionales. En este caso, el sintagma completo funciona como un adjetivo lo haría, pero debido a su lejanía sintáctica lo tendremos por un modificador indirecto. Por ejemplo: en la oración “El perro de mi primo me mordió”, el núcleo del sujeto (perro) está acompañado de un modificador directo (El) y de uno indirecto: “de mi primo”, que consiste en un sintagma preposicional (de+adjetivo+sustantivo), pero que en este caso no es autónomo, sino que tiene como propósito modificar al núcleo del sujeto, indicando que no se trata de cualquier perro, sino el perro “de mi primo”.

Oraciones con sujeto y predicado

Las oraciones dotadas de sujeto y predicado discernibles se conocen como oraciones bimembres (o sea, de dos miembros). Entre ellas se incluye a las que poseen un sujeto tácito o un predicado elidido, porque en ambos casos se puede inferir el contenido ausente a partir del contexto. Algunos ejemplos de oraciones bimembres son:

  • Mi padre limpia el patio con el rastrillo.

Sujeto: Mi padre
Núcleo del sujeto: padre
Modificador del sujeto: Mi (directo)
Predicado: limpia el patio con el rastrillo
Núcleo del predicado: limpia

  • Muchos grandes artistas pasaron inadvertidos.

Sujeto: Muchos grandes artistas
Núcleo del sujeto: artistas
Modificadores del sujeto: Muchos (directo), grandes (directo)
Predicado: pasaron inadvertidos
Núcleo del predicado: pasaron

  • Un gato persa se pasea por el comedor.

Sujeto: Un gato persa
Núcleo del sujeto: gato
Modificadores del sujeto: Un (directo), persa (directo)
Predicado: se pasea por el comedor
Núcleo del predicado: se pasea (pasearse)

  • Tengo dolor de estómago.

Sujeto: yo (tácito)
Predicado: Tengo dolor de estómago
Núcleo del predicado: Tengo

  • La mujer de mi primo falleció anoche.

Sujeto: La mujer de mi primo
Núcleo del sujeto: mujer
Modificadores del sujeto: La (directo), de mi primo (indirecto)
Predicado: falleció anoche
Núcleo del predicado: falleció

Referencias

¿Cómo citar?

"Sujeto". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sujeto/. Última edición: 22 de julio de 2021. Consultado: 20 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 22 julio, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)