Oraciones bimembres

Te explicamos qué son las oraciones bimembres, su estructura y ejemplos. Además, las diferencias con las oraciones unimembres.

¿Qué son las oraciones bimembres?

En sintaxis, las oraciones bimembres son aquellas que expresan un sentido completo y se pueden dividir en dos partes: el sujeto (quien realiza la acción) y el predicado (la acción realizada). De allí su nombre de bimembres, pues poseen dos miembros identificables.

El sujeto es la parte que hace referencia a quien lleva a cabo una acción o es el elemento sobre el que se da información. Su núcleo, es decir, su palabra más relevante, es un sustantivo o un pronombre. Por ejemplo: El pájaro azul armó un nido en el árbol. En este caso, el sujeto es el pájaro azul y su núcleo es pájaro.

El predicado es la parte en la que se menciona la acción que realiza el sujeto o en la que se brinda información sobre él. Su núcleo suele ser un verbo conjugado. Por ejemplo: Paola dobló la ropa. En este caso, dobló la ropa es el predicado y dobló es el núcleo verbal.

Oraciones unimembres: Se diferencian de las bimembres porque no pueden dividirse en sujeto y predicado. Por ejemplo: Hay muchos árboles.

Ver también: Oraciones compuestas

Estructura de la oración bimembre

Las oraciones bimembres poseen una estructura reconocible, que consta de dos elementos:

Por ejemplo, en la oración Mi padre desayuna tostadas, hay dos miembros claramente distinguibles: mi padre es el sujeto y su núcleo es padre; desayuna tostadas es el predicado y su núcleo es desayuna. En este tipo de oraciones, el núcleo del sujeto concuerda en persona (primera, segunda o tercera) y número (singular o plural) con el núcleo del predicado. En este ejemplo, el verbo desayuna concuerda en tercera persona del singular con padre.

En algunos casos, el sujeto puede ser compuesto, porque tiene dos o más palabras que funcionan como núcleos. Por ejemplo: Leandro, Estefanía y Julián estudiaron Derecho. En esta oración, el sujeto tiene tres núcleos: Leandro, Estefanía y Julián.

Sujeto tácito: En muchas oraciones bimembres, el sujeto es tácito, es decir, no se encuentra mencionado explícitamente, pero se lo puede deducir por el contexto y por la conjugación del verbo. Por ejemplo: Ayer cenamos muy temprano. (Sujeto tácito: nosotros o nosotras).

Ejemplos de oraciones bimembres

  1. Oración: Mi perro jamás duerme muchas horas seguidas.
  • Sujeto: Mi perro
  • Núcleo del sujeto: perro
  • Predicado: jamás duerme muchas horas seguidas
  • Núcleo del predicado: duerme
  1. Oración: Muchas personas fueron a la plaza.
  • Sujeto: Muchas personas
  • Núcleo del sujeto: personas
  • Predicado: fueron a la plaza
  • Núcleo del predicado: fueron
  1. Oración: Tengo un dolor intenso de barriga.
  • Sujeto: Yo (tácito)
  • Predicado: Tengo un dolor intenso de barriga
  • Núcleo del predicado: Tengo
  1. Oración: María tiene dos gatos.
  • Sujeto: María
  • Núcleo del sujeto: María
  • Predicado: tiene dos gatos
  • Núcleo del predicado: tiene
  1. Oración: Mi primo festejó su cumpleaños en un salón.
  • Sujeto: Mi primo
  • Núcleo del sujeto: primo
  • Predicado: festejó su cumpleaños en un salón
  • Núcleo del predicado: festejó

Más ejemplos de oraciones bimembres

En las siguientes oraciones, el sujeto está indicado con naranja y el predicado con azul. Los núcleos aparecen destacados en negritas.

Oraciones bimembres y unimembres

A diferencia de las oraciones bimembres, existen oraciones unimembres (de un solo miembro), que carecen de sujeto y predicado reconocibles. A menudo, consisten en frases, interjecciones o palabras sueltas. Por ejemplo: ¡Epa! / ¡Qué calor! / Buenos días.

Por lo general, cuando una oración no posee verbo, es unimembre. Por ejemplo: ¡Ay! / El plato de cerámica. / Excelente. Sin embargo, en algunos casos las oraciones unimembres pueden tener un verbo conjugado, pero se diferencian de las bimembres porque el verbo no concuerda con ningún sujeto. Este tipo de oraciones suelen expresar existencia, estados del clima y fenómenos atmosféricos. Por ejemplo: Llueve. / Hay mucha gente en la plaza. / Está despejado.

¿Cómo saber si una oración es bimembre? Para determinar si una oración es bimembre, y no unimembre, se pueden aplicar algunas pruebas:

  • Corroborar que la oración tenga verbo. Si carece de verbo, probablemente sea una oración unimembre. Si hay un verbo, puede ser bimembre o unimembre.
  • Verificar que el verbo concuerde con un sujeto. Si el verbo concuerda con un sustantivo o un pronombre expreso, la oración es bimembre. Si no hay un sujeto presente, pero se lo puede reponer por el contexto, el sujeto es tácito y la oración también es bimembre. En cambio, si el verbo no concuerda con ningún sujeto o es impersonal, la oración es unimembre.

Sigue con:

Referencias

  • Gómez Torrego, L. (2003). Análisis sintáctico. Teoría y práctica. Ediciones SM.
  • Gómez Torrego, L. (2005). Gramática didáctica del español. Ediciones SM.
  • Real Academia Española. (2019). Glosario de términos gramaticales. Ediciones Universidad de Salamanca.

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Oraciones bimembres". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/oraciones-bimembres/. Última edición: 17 de julio de 2024. Consultado: 18 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 17 julio, 2024
Revisado por Carla Giani
Profesora en Letras (Universidad de Buenos Aires).

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)