Concepto de
Oraciones Unimembres

Te explicamos qué son las oraciones unimembres, sus tipos y diversos ejemplos. Además, qué son las oraciones bimembres.

oracion unimembre
Las oraciones unimembres constan de un solo sintagma.

¿Qué son las oraciones unimembres?

Desde la perspectiva de la sintaxis oracional, una oración unimembre (es decir, de un único miembro) es aquella que consta de un solo sintagma, o sea, que no puede ser dividida entre sujeto y predicado. Usualmente en ella no puede reconocerse un sujeto, o porque carecen por completo de verbo.

Generalmente, este tipo de oraciones suelen estar compuestas por una construcción sustantiva, por un adverbio solo o una construcción verbal breve, ya sea conjugada o sin conjugar (verboides). Tradicionalmente se las conocía como “frases”.

No deben nunca confundirse con oraciones de sujeto tácito (aquellas en que el sujeto no está explicitado, pero se infiere) o verbo elidido (aquellas en que el verbo no está explicitado, pero se infiere).

Las oraciones unimembres suelen contener contenido simple, sucinto y poco elaborado, que empleamos a diario como respuesta, comentario o expresión ante distintas situaciones.

Puede servirte: Oraciones simples

Tipos de oración unimembre

Las oraciones unimembres pueden clasificarse dependiendo del contenido que presenten, de la siguiente manera:

Nominales, compuestas sólo por sintagmas nominales, adjetivales o adverbiales con predicación (o sea, capaces de transmitir un concepto o una idea). Por ejemplo: “Entrada”, para indicar por dónde ha de ingresarse a un local; o “¡Qué día espantoso!” para quejarse de lo malo que ha sido el día.

Impersonales, aquellas que poseen un sintagma verbal, pero el verbo no se encuentra conjugado, de modo que no hay realmente una persona verbal. Estas oraciones, a su vez, pueden consistir en:

  • Expresiones atmosféricas, en las que el verbo va solo o acompañado de un adverbio. Por ejemplo: “Llueve copiosamente” o “Está garuando”.
  • Expresiones temporales, en las que se hace alusión al tiempo o la hora, y que emplean el verbo ser/estar. Por ejemplo: “Son las 5” o “Es tarde”.
  • Expresiones con haber o hacer, cuando este verbo se emplea como sinónimo de “existir”. Por ejemplo: “Hay mucho tráfico” o “Hace calor”.

Vocativos, cuando consisten en apelativos, es decir, términos para llamar la atención del receptor del mensaje. Por ejemplo: “¡Gracias!” o “¡Mi amor!”.

De interjección, consisten en expresiones y frases hechas, a menudo onomatopeyas, que tienen el rol de expresar un estado emocional. Por ejemplo: “¡Ay, madre mía!” o “¡Epa!”.

Ejemplos de oraciones unimembres

A continuación, algunos ejemplos de oraciones unimembres:

  • “Hoy va a llover”
  • “Por ejemplo”
  • “¡Qué sol!”
  • “¿Mi amor?”
  • “¡Ya se hizo tarde!”
  • “¿Por qué a mí?”
  • “¡Qué mala pata!”
  • “¡Upa!”
  • “¿Ah, no?”
  • “¡Alto allí!”
  • “¿Cómo?”
  • “Hubo que operar de inmediato.”
  • “Hay poca gente afuera.”
  • “¡Arriba, arriba, vamos!”
  • “Ya amaneció.”
  • “Todo bien.”

Texto con oraciones unimembres

Es posible, a pesar de sus limitaciones, construir un texto empleando sólo oraciones unimembres, y conservar el sentido de lo dicho. A continuación, una muestra:

Amanece. Hoy hará frío. Pero no importa, a levantarse. En casa, todo en orden: la comida, el café, la ducha, la ropa. Botón, ascensor. Botón, planta baja. Qué frío. Pésimo abrigo, de los de oferta. Respiración lenta, honda, al salir. La puerta. Nadie en la calle. Nadie en absoluto. Escalofríos. En la esquina, la parada del bus. Nadie. ¿Qué pasa? Calle arriba, desierto también. Ni un sonido. El viento nada más, helado, como de morgue. Qué espanto. De pronto, dos detonaciones. Aves, volando, a lo lejos. ¿El fin del mundo, tal vez?

Oraciones bimembres

Al contrario de las oraciones unimembres, cuyo contenido puede verse como parcial o incompleto, las oraciones bimembres son aquellas que poseen tanto un sujeto como un predicado, claramente identificables (aunque a veces el sujeto pueda estar tácito, o sea, inferido).

Estas son las oraciones “completas”, dotadas de un verbo conjugado y siempre responden a una bipartición en dos grandes sintagmas. Por ejemplo: en la oración “Mi madre preparó ayer empanadas de queso”, tenemos un sujeto (mi madre) y un predicado (preparó ayer empanadas de queso).

Más en: Oraciones bimembres

Pasar una oración unimembre a bimembre

Dado que las oraciones unimembres carecen de la información necesaria para devenir en bimembres, sólo es posible pasar de las primeras a las segundas añadiendo el contenido faltante.

Esto implica hacer una oración nueva, que en algunos casos puede decir lo mismo: “Hace frío” puede equivaler a “Tengo frío”, pero en otros casos es imposible recuperar la información contextual de frases como “¡Epa!” o “Llueve” y dotarlas de un sujeto y predicado correspondientes.

Sigue con: Oraciones compuestas

Referencias:

  • “Oraciones bimembres y unimembres” (video) en Educatina.
  • “Oración bimembre y oración unimembre” en Profesor en Línea (Chile).
  • “Las oraciones unimembres y bimembres” en ORT Campus Virtual (Argentina).
  • “La oración unimembre y bimembre” en ABC Color.
  • “Oraciones unimembres” (ejercicio) en Educaplay (España).

Última edición: 21 de octubre de 2020. Cómo citar: "Oraciones Unimembres". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/oraciones-unimembres/. Consultado: 01 de diciembre de 2020.