Concepto de
Desarrollo sustentable

Te explicamos qué es el desarrollo sustentable, sus objetivos y características. Además, ejemplos y el desarrollo sustentable en México.

desarrollo sustentable
El desarrollo sustentable apunta al menor impacto ambiental posible.
  1. ¿Qué es el desarrollo sustentable?

El desarrollo sustentable (también llamado desarrollo perdurable o desarrollo sostenible) es un modelo de desarrollo de la sociedad que reconcilia las necesidades económicas e industriales de la humanidad, con el equilibrio mínimo de las fuerzas ecológicas o medioambientales.

Su objetivo es que el desarrollo económico no ponga bajo amenaza la vida en nuestro planeta ni la continuidad de la especie humana. Como su nombre lo indica, se trata de un diseño socioeconómico realmente sostenible en el tiempo.

La definición de desarrollo sustentable apareció en el siglo XX, cuando las consecuencias medioambientales del modelo socioeconómico de la sociedad de consumo, tal y como se fue construyendo desde la Revolución Industrial, se hicieron inocultables.

Sin embargo, el concepto se empleó formalmente en el “Informe Brundtland” formulado en 1987 por la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas y llamado así por la Primer Ministra noruega Gro Harlem Brundtland. En ese entonces, se formuló en inglés como sustainable development.

En dicho informe se lo definió de la siguiente manera: “Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones del futuro para atender sus propias necesidades”.

Desde entonces, mucho se ha debatido sobre la urgencia o la necesidad de alcanzar una forma de desarrollo sustentable, y más todavía respecto a cuáles serían los caminos hacia ello.

Ver también: Problemas ambientales

  1. Características del desarrollo sustentable

El desarrollo sustentable puede comprenderse desde tres perspectivas distintas y complementarias: lo económico, lo social y lo ecológico. Estos tres conjuntos definen las áreas de interés en las cuales es necesario llevar a cabo cambios y adecuaciones, para lograr un resultado óptimo.

Esto a menudo se representa mediante un esquema de intersecciones o diagrama de Venn, del que se obtienen cuatro intersecciones posibles:

  • Atender lo social y lo económico únicamente conduce a esquemas de desarrollo equitativos, pero nada ecológicos.
  • Atender lo económico y lo ecológico únicamente, conduce a esquemas de desarrollo viables, pero nada sociales.
  • Atender lo ecológico y lo social únicamente conduce a esquemas de desarrollo soportables, pero inviables económicamente.

Únicamente atendiendo los tres aspectos a la vez puede alcanzarse la meta del desarrollo sustentable, que al mismo tiempo:

  • Satisfaga las necesidades sociales de la población, o sea, lo concerniente a su alimentación, vestimenta, vivienda y trabajo.
  • Disponga de procesos económicos y tecnológicos que permitan su sostén financiero en el tiempo.
  • Permita al medio ambiente absorber las huellas de su impacto sin alteraciones ecológicas catastróficas en el proceso.
  1. Objetivos del desarrollo sustentable

Los objetivos del desarrollo sustentable pueden resumirse en cuatro directrices, que son:

  1. Ejemplos de aplicación

desarrollo sustentable agricultura
La agricultura sustentable fomenta la rotación de cultivos.

El desarrollo sustentable, en pleno, no ha sido alcanzado todavía en ninguna parte del mundo, aunque algunas regiones, como ciertas naciones del primer mundo, dispongan de los elementos y la voluntad para aproximársele lo más posible.

Algunos ejemplos de aplicación de criterios de sustentabilidad pueden ser los siguientes:

  • Agricultura sustentable. Dado que la producción de alimentos para la creciente población humana se sostiene más que nada en la labor agrícola, se hace necesario de hacerlo de una manera más ecológicamente amigable, empleando regadíos planificados que no derrochen los recursos hídricos, sin utilizar fertilizantes o plaguicidas que incidan en el ecosistema de manera negativa y fomentando la rotación de cultivos, para no agotar los nutrientes del suelo mediante el monocultivo.
  • Moda sustentable. La industria de la moda pone de su parte empleando en la confección de sus prendas únicamente fibras naturales, provenientes de la agricultura ecológica, evitando así los textiles sintéticos que se biodegradan más difícilmente y contaminan mucho más el planeta.
  • Transporte sustentable. El transporte es uno de los grandes dilemas del mundo del desarrollo sustentable, dado que la quema de combustibles fósiles, principal insumo de los automóviles convencionales, causa estragos en la atmósfera terrestre. Por ello, se debe fomentar el transporte público de calidad, así como la posibilidad de electrificar los vehículos o reemplazarlos por opciones incluso más saludables para la vida, como el ciclismo.
  • Energía sustentable. El gran dilema del siglo es hallar una forma de obtención de energía que sea sustentable, o sea, que no deteriore nuestro planeta, y que al mismo tiempo sea segura, confiable y eficiente. Durante algún tiempo se creyó que la energía atómica podía ser la solución, pero el riesgo de accidentes supone un verdadero problema. Hay quienes apuestan por la fusión atómica, pero nuestra tecnología está aún lejos de alcanzarla. Así que mientras tanto, se debe invertir en energías renovables, como la eólica, la hidroeléctrica o la solar.
  1. Desarrollo sustentable y desarrollo sostenible

Existe una discrepancia respecto a la interpretación y el uso de estos dos términos, los cuales provienen de la ambigüedad en la traducción del vocablo inglés sustainable development.

El problema surge del hecho de que ambos términos no son del todo sinónimos: el “desarrollo sostenible” es un proceso eficiente, capaz de perdurar en un lapso de tiempo; mientras que “desarrollo sustentable” implica un proceso eficaz, que atiende a una necesidad inmediata en el aquí y el ahora. De ese modo, todo desarrollo sostenible debe ser sustentable, pero no viceversa.

  1. Desarrollo económico sustentable

Si bien no existe un acuerdo concreto y conciso de cómo alcanzar el desarrollo sustentable en materia económica, sí se sabe que lo más probable es que se aleje del paradigma económico que impera en la actualidad. Es decir, se necesita una cierta creatividad económica o un cambio profundo que atienda los retos económicos de la sustentabilidad, y que pueden resumirse en:

  • La obtención de energía sustentable, segura y continua, dado que es un elemento imprescindible en el modo de vida y de producción humanos contemporáneos.
  • El diseño de un modelo de manufactura que contemple el reciclaje y el uso de materiales no contaminantes.
  • La implementación de medidas que fomenten un reparto equitativo de los recursos, es decir, que fomenten la equidad, pero que al mismo tiempo sean rentables.
  1. Desarrollo sustentable en México

Como tantos otros países, la nación mexicana no prestó demasiada atención al costo económico y social del crecimiento demográfico, ni mucho menos al impacto ecológico, excepto cuando ya era demasiado tarde, como en el tristemente célebre caso de Ciudad de México, una de las urbes más contaminadas del planeta.

Ya en la década del 1970 se crearon instituciones destinadas a velar por el bienestar medioambiental del ecosistema mexicano. Sin embargo, recién en los 80 el concepto de desarrollo sustentable empezó a escucharse, con la creación de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE) y la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).

Desde entonces, no han cesado de crearse organizaciones oficiales para atender la búsqueda de un modelo sostenible de desarrollo. Además, entre 2000 y 2013 se promulgaron y reformaron alrededor de ocho leyes importantes en la materia.

Sin embargo, los cambios requeridos para avanzar en esa dirección son estructurales y representan un esfuerzo sostenido desde distintos segmentos de la sociedad. Por esa razón, en México la degradación medioambiental y el agotamiento de los recursos ha sido continuo, así como lo ha sido también el avance de la marginación social y el debilitamiento del empleo formal.

Como otras naciones de América Latina, México emprende en tránsito hacia el desarrollo sustentable arrastrando importantes carencias y debilidades.

Sigue con: Combustibles alternativos

Referencias:

Última edición: 8 de noviembre de 2019. Cómo citar: "Desarrollo sustentable". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/desarrollo-sustentable/. Consultado: 18 de noviembre de 2019.