Concepto de
Combustibles Fósiles

Te explicamos qué son los combustibles fósiles, cómo se forman y ejemplos. Usos, importancia y el impacto ambiental que generan.

Combustible fósil
Los combustibles fósiles son la principal fuente de energía en todo el mundo.
  1. ¿Qué son los combustibles fósiles?

Los combustibles fósiles, como el petróleo, el carbón y el gas natural, son aquellos que provienen de la descomposición natural de la materia orgánica (plantas, microorganismos, bacterias y algas), luego de un proceso de transformación que puede durar más de 600 millones de años.

Se los denomina energías no renovables porque son recursos naturales limitados porque para formarse requieren de un extenso período de tiempo y de condiciones específicas. No existe otra manera de generarlos. A pesar de esto, son la principal fuente de energía en todo el mundo por su alto poder calorífico en comparación con otras fuentes como la energía eólica o la energía solar.

Puede servirte: Biocombustible.

  1. Formación de los combustibles fósiles

Combustible fósil
Los combustibles fósiles se obtienen mediante procesos de excavación.

La materia orgánica acumulada durante millones de años en el fondo de lagos y mares sufre diversas alteraciones debido al aumento de la presión y la temperatura del suelo. Se transforma, entonces, en diferentes tipos de roca sedimentaria o fósiles que contienen calor concentrado. Así se originan sustancias como el petróleo, el carbón o el gas natural que, mediante procesos de excavación, se pueden extraer desde las profundidades del suelo. Luego, mediante tratamientos, pueden desprender esa energía concentrada para convertirse en combustibles.

  1. Ejemplos de combustibles fósiles

Se distinguen cuatro tipos de combustibles fósiles:

  • Carbón. Es una roca sedimentaria de color negro oscuro, rico en carbono y otros elementos químicos como hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno. La extracción de este mineral puede realizarse de dos maneras: a través de la minería a cielo abierto (cuando el carbón se encuentra a menos de 60 metros de profundidad) o a través de la minería subterránea.
    Entre el siglo XIX y mediados del siglo XX los trenes, barcos y maquinarias industriales funcionaban gracias a la energía de este combustible. Hoy, a pesar de haber sido superado por el petróleo en cuanto a su capacidad energética, se emplea el carbón para la producción de plásticos y aceites, entre otros usos.
  • Petróleo. Es un líquido oleoso compuesto de carbono e hidrógeno (conjunción denominada «hidrocarburo») que se extrae desde un pozo, entre los 600 y los 5000 metros de profundidad. Para obtenerlo se instalan torres de perforación que pueden ubicarse sobre la superficie terrestre o en plataformas en el mar. A partir del petróleo se puede producir plástico, tintas de impresión, caucho para la fabricación de neumáticos, gasolina, entre los principales de una larga lista.
  • Gas natural. Es una mezcla de hidrocarburos en estado gaseoso, en su mayoría metano y en menor cantidad, nitrógeno, dióxido de carbono, butano, entre otros. Se extrae con torres de perforación y, mediante tuberías diseñadas para transportar gases a gran escala, es dirigido a las centrales para su posterior transporte vía marítima. El gas natural no tiene olor y es incoloro, es decir, no podemos percibirlo con los sentidos. Por eso, se le adiciona un producto con olor, para detectarlo en casos de fuga.
  • Gas licuado de petróleo. Está compuesto principalmente por butano y propano, gases que se comprimen hasta convertirse en líquidos, y se obtiene como subproducto del proceso de refinación del petróleo o del gas natural. Se lo utiliza principalmente como combustible alternativo para automóviles que funcionan a gasolina. Éstos se adaptan para que funcionen tanto con gasolina como con gas licuado de petróleo. A pesar de generar una potencia menor que la gasolina, sus ventajas diferenciales son el precio económico y la menor emisión de dióxido de carbono.
  1. Usos e importancia de los combustibles fósiles

Combustible fósil
Derivados del petróleo y gas natural son usan como combustible para los automotores.

Los combustibles fósiles fueron descubiertos hace miles de años. Sin embargo, fue a partir de la Revolución Industrial (a mediados del siglo XVIII) cuando comenzaron a utilizarse a gran escala en transportes y en maquinarias.

Hoy son la principal fuente de energía de las sociedades porque liberan una gran carga de calor, se pueden transportar de manera sencilla y su costo de producción es más económico en comparación a otras fuentes alternativas. Se emplean para generar energía eléctrica y, principalmente, energía mecánica (para las maquinarias, los automóviles, los aviones, etc.).

Presentan múltiples usos, como por ejemplo:

  • Residencial. Derivados del petróleo y del gas natural pueden ser utilizados en equipos como el calefón, la cocina, la garrafa, el generador eléctrico, entre otros.
  • Comercial. Pueden utilizarse en forma similar al residencial pero a mayor escala. Por ejemplo, en sistemas de calefacción central.
  • Agropecuario. Se utilizan para los equipos que generan aire caliente en invernaderos, para las bombas de riego, la maquinaria que trabaja la tierra, entre los principales.
  • Industrial. El gas natural es utilizado en maquinarias de producción, como por ejemplo en hornos, secadoras o calderas.
  • Transporte. Derivados del petróleo y del gas natural son empleados como combustible para los automotores, para facilitar una combustión más limpia de los motores o como refrigerante.
  1. Impacto ambiental

Combustible fósil
Los derrames de petróleo afectan a los animales marinos por el contacto directo.

El proceso de extracción de los combustibles fósiles resulta perjudicial para el medio ambiente. El trabajo de perforación opera las 24 horas del día, lo que interrumpe el orden del hábitat casi por completo. Pueden ocurrir los siguientes problemas:

  • Daños ecológicos. El aumento del tráfico de vehículos, el despliegue de maquinaria de trabajo y la actividad de los obreros perjudican a la fauna local. Se han registrado alteraciones en la relación entre depredadores y presas, así como también la interrupción de la comunicación entre pájaros cantores en época de anidación y de cría.
  • Derrames. Los líquidos utilizados durante el proceso de excavación son desechados en fosas paralelas para su posterior tratamiento. Sin embargo, en ocasiones se derraman de manera parcial y su impacto a largo plazo puede provocar daños en el terreno y afectar a la salud de los habitantes. Los derrames de petróleo en altamar afectan a los animales marinos por el contacto directo, la inhalación y la ingestión de los líquidos.
  • Cambios en el paisaje. La construcción de carreteras para trasladar la maquinaria necesaria hasta la zona de excavación provoca la eliminación parcial o total de la vegetación e incrementa la erosión del suelo. Ese desgaste, que se realiza de manera acelerada, causa daños que impactan en la agricultura local: provoca inundaciones y genera pérdida de las capas superiores del sueño ricas en nutrientes, entre los principales problemas.
  • Contaminación del agua y del aire. Las fosas paralelas que se utilizan para verter los desechos son pozos abiertos que pueden contener aguas residuales, productos químicos, hidrocarburos del petróleo y otras sustancias que comprometen la seguridad del agua potable. En ocasiones se producen explosiones de tuberías y de pozos, a pesar de haber sido perforados de manera adecuada. Esto ocasiona la contaminación de acuíferos y del aire, por la liberación de gas metano y de dióxido de carbono que en grandes cantidades resultan dañinos para la atmósfera y para el medio ambiente local.

Más en: Impacto Ambiental.

Referencias:

Última edición: 14 de marzo de 2019. Cómo citar: "Combustibles Fósiles". Autor: María Estela Raffino. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/combustibles-fosiles/. Consultado: 17 de julio de 2019.