Concepto de
Deforestación

Te explicamos qué es la deforestación, sus causas, consecuencias y tipos. Además, cómo evitarla y su relación con la desertificación.

deforestacion
La deforestación se debe principalmente a la acción humana.
  1. ¿Qué es la deforestación?

La deforestación es la destrucción de la superficie forestal. Habitualmente se debe a la acción humana, mediante la tala o la quema de árboles, con el objetivo de ganar insumos industriales (la industria maderera y papelera, entre otras) o bien superficie cultivable para las labores agropecuarias.

Es posible, sin embargo, que los bosques sufran daños similares debido a accidentes naturales, como los incendios forestales durante la sequía o la actividad volcánica.

Del modo que sea, la deforestación es una de las amenazas más serias que actualmente se ciernen sobre las masas forestales del planeta. Pone en jaque el hogar de millones de especies y tiene un impacto tremendo en el deterioro de los suelos y en la fijación de carbono.

En consecuencia, numerosas iniciativas a nivel mundial intentan concientizar a la población respecto de la urgencia de endurecer las leyes de protección de las grandes reservas forestales, así como de invertir recursos en la recuperación de los bosques a escala global.

Además: Problemas ambientales

  1. Tipos de deforestación

La deforestación es un fenómeno único, que puede clasificarse de acuerdo a sus causas en:

  • Deforestación natural: Se debe a los efectos de accidentes naturales y eventos propios de la dinámica terrestre.
  • Deforestación humana: Es fruto directo o indirecto de las actividades humanas, y son por lo tanto responsabilidad nuestra.
  1. Causas de la deforestación

Las principales causas de la deforestación tienen que ver con:

  • Expansión de la mancha urbana. Las ciudades crecen, a medida que su población aumenta, y se requiere de nuevo espacio para construir viviendas y obras viales. Los bosques son los primeros en pagar el precio.
  • Tala indiscriminada con fines agrícolas. El aumento de la población mundial conlleva la necesidad de producir más y más alimentos, de manera que se requieren más y más superficies cultivables. Para ello, se suele talar secciones enteras de bosques y convertirlas en granjas o en campos para el pastoreo.
  • Operaciones madereras y papeleras a gran escala. Las industrias de la madera, la pulpa y el papel, entre otros derivados de los árboles, se alimentan de consumir enormes secciones anuales de los principales bosques. Aunque en ocasiones estas empresas invierten también en programas de reforestación, el ritmo de la tala es siempre muy superior al ritmo de la plantación de nuevos árboles.
  • Incendios forestales, volcanes y otros fenómenos naturales. Si bien esto es muy factible y en ocasiones recurrente (como en el caso de los incendios espontáneos durante épocas de mucha sequía), se trata de eventos muy minoritarios en comparación con las causas vinculadas a la humanidad.
  • Leyes forestales deficientes y Estados negligentes. En última instancia, la responsabilidad de proteger estos tesoros naturales es de los Estados en cuyos territorios se dan los bosques, pero muchos de ellos carecen del incentivo para protegerlos, especialmente cuando ello implica la pérdida de dinero.
  1. Consecuencias de la deforestación

deforestacion consecuencias biodiversidad quetzal
La supervivencia de especies como el quetzal depende de la conservación de su hábitat.

Las consecuencias de la deforestación a gran escala no son ni pocas, ni fáciles de remediar. Entre las principales figuran:

  • Pérdida de biodiversidad. Las selvas y los bosques son algunos de los ecosistemas más fecundos del planeta, albergando miles o millones de formas de vida de todo tipo (70% de la vida continental), un alto porcentaje de las cuales ni siquiera ha sido descubierto por la humanidad. Todo ello se pone en riesgo si destruimos su hábitat.
  • Aumento del carbono en la atmósfera. Los bosques cumplen con una función termorreguladora del planeta, ya que absorben grandes cantidades de CO2 y lo reemplazan mediante la fotosíntesis por oxígeno respirable, fijando en sus cuerpos el carbono restante. Sin ellos, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera se incrementarán, disminuirán los niveles de oxígeno. Además, aumentará la temperatura mundial, pues el CO2 es el principal gas de efecto invernadero.
  • Destrucción de los suelos. La radiación solar, el viento y la lluvia, todos factores erosivos, son atenuados en una importante medida por la presencia de los bosques, que actúan como defensa del suelo. Sin ellos, los elementos inciden directamente en el suelo, ocasionando cambios de relieve y erosiones descontroladas.
  • Empobrecimiento del aire. Los bosques además liberan importantes cantidades de vapor de agua a la atmósfera, lo cual contribuye a mantener los suelos húmedos y aporta al ciclo hidrológico. La disminución de este aporte produce aires más secos.
  1. Deforestación y desertificación

Uno de los fenómenos más terribles asociados a la deforestación a gran escala es la desertificación, o sea, la aparición de nuevos desiertos o expansión de los desiertos existentes.

Este fenómeno se debe al empobrecimiento de los suelos, el desecamiento de la atmósfera y la mayor incidencia de la radiación solar. Es capaz de convertir en poco tiempo un terreno fértil en uno árido, haciendo difícil incluso las labores de siembra para las cuales, a menudo, el bosque que lo habitaba fue talado por manos humanas.

  1. Cómo evitar la deforestación

La lucha contra la deforestación no tiene una solución simple. Idealmente, tendría que ser producto del esfuerzo sostenido de los Estados y las Organizaciones No Gubernamentales (como Community Forestry International, WWF, Greenpeace y otras).

También debería ser responsabilidad de las propias industrias talar de manera responsable, esto es, a un ritmo que permita la reforestación y que satisfaga las necesidades estrictamente necesarias de la demanda.

Por otro lado, está la idea de alternar los bosques talados, permitiendo el tiempo suficiente para que la vida vegetal se recupere mínimamente. También pueden fomentarse las actividades de reciclaje de pulpa, mediante la colecta de papeles y maderas de desecho.

Al mismo tiempo, legislaciones más estrictas que fomenten todo lo anterior tendrían que ser una prioridad en la mayoría de los países.

  1. Reforestación

La reforestación es el esfuerzo por plantar nuevos bosques o hacer crecer los ya existentes. Puede realizarse mediante la protección de los mismos, o mediante el esparcimiento de semillas, así como la plantación individual de los ciudadanos.

Muchas de estas iniciativas han rendido enormes frutos en los primeros años del siglo XXI, y se considera que la cantidad de bosque ha crecido en 22 de los 50 países con mayor reserva forestal del planeta. Gracias a la reforestación, se estima que entre 1990 y 2015 la superficie forestal del mundo aumentó en un 7%.

  1. Deforestación en México

En el territorio mexicano existen 138 millones de hectáreas de vegetación forestal, especialmente frondosas en las regiones sureñas, donde se juntan con la selva centroamericana. De todo ello se han perdido 3,2 millones de hectáreas entre 2001 y 2017, un 6% del territorio forestal, lo cual constituye una pésima noticia para la ecología de la región.

Estudios de la FAO estiman que el 34% de la fauna de dichos bosques es endémica, o sea, que no pueda hacer vida en ningún otro lugar del planeta. Esto significa que el 12% de la misma desaparecerá por completo en los próximos años si no se hace nada para impedirlo.

Esta es una problemática que México comparte con otros países de Latinoamérica, como Brasil, Perú, Bolivia y Colombia.

  1. Deforestación en el Amazonas

deforestacion amazonas brasil 2019 fuego
La selva amazónica sufrió una deforestación masiva con los incendios de 2019.

La Selva Amazónica es una de las mayores extensiones forestales del mundo, en la cual habitan una de cada diez especies conocidas por la humanidad: lo cual la constituye como la mayor reserva de biodiversidad planetaria. Además, se trata de uno de los “pulmones” planetarios, fijando enormes cantidades de carbono que, de otro modo, terminarían en la atmósfera.

Sin embargo, las naciones amazónicas (Brasil, Bolivia, Perú, Colombia y Venezuela) explotan este recurso de distintas maneras, para suministrar terreno a la agricultura, la ganadería y la minería, o recursos a las industrias madereras.

El tema de la deforestación amazónica, cuyos efectos en el clima local ya se hacen sentir, saltaron a la vista cuando 169.800 hectáreas de bosque ardieron durante el mes de agosto de 2019, en los territorios de Brasil y Bolivia, principalmente.

Esto desató la preocupación e indignación internacional. Sin embargo, las actividades de explotación en la región llevan años, si no décadas, siendo denunciadas por activistas ecologistas y por voceros de las comunidades ancestrales que aún hacen vida alejadas de la civilización, en las entrañas de la Amazonía.

Sigue con: Causas de la contaminación

Referencias:

Última edición: 12 de diciembre de 2019. Cómo citar: "Deforestación". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/deforestacion/. Consultado: 23 de febrero de 2020.