Relato

Te explicamos qué es un relato, cuáles son sus características y cómo escribirlo. Además, te contamos en qué se diferencia de un cuento.

Una narradora comparte un relato con un grupo de niños.
Un relato es el recuento, generalmente breve, de una serie de eventos.

¿Qué es un relato?

Un relato es la narración estructurada de un hecho, real o imaginario, que se hace a través del lenguaje oral o escrito. Dicho de otra forma, un relato es el recuento, generalmente breve, de una serie de eventos ocurridos en la realidad o en la imaginación.

Un relato puede hacerse con fines diversos, como entretener a quien lo escucha o lo lee, ponerlo al tanto de lo ocurrido en alguna situación, o reinterpretar eventos ya conocidos y narrarlos desde otro punto de vista. De cualquier manera, el relato se logra a través del encadenamiento cohesionado y coherente de los eventos que componen la anécdota a contar, atribuyéndole un sentido global y embelleciéndolo con recursos poéticos y estilísticos como la metáfora, la hipérbole, la personificación, entre otros.

La palabra “relato” proviene del latín relatus, compuesto por las voces re- (“hacia atrás”) y latus (“llevado” o “conducido”), lo cual sugiere que todo relato aborda eventos ocurridos en el pasado. Esto, desde luego, no es necesariamente así, pero es cierto que los primeros relatos de la humanidad solían abordar un pasado mítico, épico y primigenio, ya que en su mayoría consistían en explicaciones narrativas sobre el origen del mundo y de la humanidad, a menudo teniendo como protagonistas a los dioses. Los relatos son algunas de las más antiguas fuentes literarias conocidas.

Los relatos pueden clasificarse de muchas maneras, de acuerdo a diferentes particularidades:

  • Según el soporte en que se transmiten, pueden ser orales (mediante la voz humana) y escritos (mediante la escritura).
  • Según la intención que tienen, pueden ser literarios, si tienen intención artística; históricos, si buscan contar el pasado.
  • Según la temática que abordan, pueden ser relatos fantásticos, relatos policiales, relatos amorosos, relatos eróticos, fábulas, entre muchos otros.

Ver además: Microrrelato

Características de un relato

Los relatos, en general, se caracterizan por lo siguiente:

  • Consisten en recolecciones de eventos, reales o ficcionales, dispuestos de modo tal que pueden ser leídos de corrido, de un modo coherente y cohesionado.
  • Constan de una anécdota (el evento que se cuenta), personajes (a quienes ocurre la anécdota), escenarios (lugares donde ocurre la anécdota) y un narrador (la voz que cuenta la anécdota). Este último es su rasgo distintivo frente a otras formas literarias.
  • Entre sus personajes, algunos son principales (como el protagonista, a quien le ocurre y de quien depende la historia) y otros secundarios.
  • Pueden ser orales o escritos, y también literarios, históricos o cotidianos, dependiendo de cómo se cuentan y qué herramientas se usan para ello (la voz humana o la escritura, por ejemplo).
  • Tienen un final, aunque no existe un límite preciso respecto a su extensión. Normalmente se entiende el término “relato” como sinónimo de narración breve, pero las novelas más voluminosas son, al mismo tiempo, relatos extensos.
  • Emplean recursos poéticos o estilísticos para embellecer su anécdota o bien para generar tensión y captar la atención del lector.

¿Cómo escribir un relato?

Para escribir un relato conviene guiarse por los siguientes pasos:

  • Elegir qué se quiere contar. El primer paso a la hora de componer un relato es pensar muy bien qué es lo que se quiere narrar, es decir, de qué anécdota se dispone y qué tipo de eventos involucra. La anécdota es la materia prima del relato, es decir, sin una anécdota resulta muy difícil elaborar un relato completo.
  • Elegir cómo se quiere contar. Una vez elegida la anécdota que se quiere contar, se debe pensar en cómo contarla. Este paso es incluso más crucial que el anterior, pues un relato difiere de otro más en su abordaje de la anécdota que en la anécdota en sí misma. Para esto puede ser útil pensar en el punto de vista más conveniente para contar la anécdota, el punto temporal desde el cual se contará y los personajes principales.
  • Contar la anécdota. Tras culminar las preparaciones y haber hecho las elecciones pertinentes, es el momento de contar, sin más, ciñéndose a lo pautado. A la hora de escribir, conviene tener en cuenta lo que se desea suscitar en el lector, para así poder elegir eficazmente las palabras.
  • Revisar la narración y reescribirla. Dice el proverbio que escribir es reescribir, lo cual significa que para componer el relato ideal debemos corregirlo muchas veces, leerlo en voz alta, someterlo a revisión, para ponerlo a prueba y cambiar todo aquello que no resulte convincente.

Diferencia entre relato y cuento

Los cuentos son un tipo de relato literario, de corta extensión y estructura cerrada, que normalmente pueden leerse de un tirón. Se trata de uno de los principales géneros narrativos contemporáneos, cultivado por autores como Edgar Allan Poe, Guy de Maupassant, Honoré de Balzac, Henry James o Jorge Luis Borges. Pero al igual que en el caso de la novela, la crónica y otro tipo de narraciones, el cuento es una forma de relato.

Por lo tanto, la diferencia entre relato y cuento es la que existe entre una categoría más amplia y una más pequeña: todos los cuentos son relatos, pero no todos los relatos son cuentos. Sin embargo, en el mundo literario, es común utilizar “relato” y “cuento” de manera intercambiable, sin entrar en demasiadas profundidades.

Ejemplos de relatos

Los siguientes son ejemplos de relatos de distinto tipo:

Sigue con: Texto narrativo

Referencias

¿Cómo citar?

"Relato". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/relato/. Última edición: 18 de enero de 2023. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 18 enero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)