Concepto de
Narrativa

Te explicamos qué es la narrativa, sus características y los géneros narrativos. Además, sus elementos, tipos de narrador y de personaje.

narrativa
La narrativa presenta anécdotas protagonizadas por personajes.

¿Qué es la narrativa?

La narrativa es uno de los grandes géneros literarios, presente a lo largo de los siglos en distintas formas, culturas y ámbitos, tanto de manera oral como escrita, que satisface una de las necesidades típicas de la civilización humana: la de contar historias. La presencia de una voz que cuenta el relato, llamada narrador, es su rasgo fundamental y que mejor la define, distinguiéndola de otros géneros literarios.

La narrativa abarca muchos géneros narrativos, que suelen cambiar históricamente. Sin embargo, tienen siempre en común la presencia de una trama de anécdotas y relatos que contar, una voz narrativa determinada que los enuncia, y hay personajes que la protagonizan y cumplen diversos roles dentro de ella.

Desde los primeros mitos fundacionales y mitologías, hasta las producciones literarias, cinematográficas e historietísticas recientes, la narrativa ha acompañado a la humanidad y ha servido de escenario para representar y conservar su pensamiento, sus valores y sus modos de ver el universo.

También suele emplearse el término “narrativa” como un préstamo en otras áreas del saber y ciencias sociales, como la política, para referirse al conjunto de ideas, valores y relaciones que se proponen desde una concepción o modelo de país, y que parten de una relación específica con el pasado y con el futuro, es decir, que proponen un relato a su manera.

Ver además: Texto narrativo

Características de la narrativa

La narrativa, a grandes rasgos, se caracteriza por lo siguiente:

  • La presencia de un narrador. Todo relato posee siempre y necesariamente un narrador, es decir, una voz que lleva adelante la historia y brinda los detalles necesarios para recrearla imaginariamente. Dicho narrador puede o no ser parte de la historia (un personaje) y puede emplear muy distintos recursos para contarla.
  • Los relatos pueden ser o no ficción. En los casos en que la anécdota es todo fruto de la imaginación del autor, se emplea el término “ficción”, aunque nunca una obra narrativa está al 100% desvinculada de los referentes reales, ni siquiera en el caso de los relatos fantásticos. Convencionalmente se entiende como “no ficción” a las narraciones periodísticas, autobiográficas o a las crónicas.
  • Se emplea la prosa. Aunque en la antigüedad era común el uso del verso para memorizar relatos destinados a su enunciación oral, desde hace ya mucho tiempo se emplea la prosa para escribir las narraciones.
  • Los relatos abordan una trama. Es decir, deben tener siempre algo que contar, alguna sucesión de eventos, sean reales y externos a los personajes, o imaginarios y subjetivos, internos o psicológicos.

Géneros narrativos

narrativa generos narrativos
La historieta es un género narrativo actual con raíces en la Antigüedad.

Los géneros narrativos han cambiado mucho en el tiempo, ya que se adaptan a las necesidades expresivas de la humanidad en su momento histórico. Inicialmente, en la Antigüedad Clásica y el Medioevo, se conocía la epopeya y el cantar de gesta respectivamente, formas tradicionales de la épica, en las que se describían las hazañas de los héroes mitológicos en textos de largo aliento.

Además es importante mencionar al mito y la leyenda, algunas de las formas de narración más antiguas y de tradición oral. Sin embargo, en tiempos modernos consideramos como géneros narrativos a los siguientes:

  • El cuento moderno. Un relato típicamente breve, de pocos personajes y amplitud moderada, en la que se acompaña a un personaje protagonista desde el inicio de una serie de eventos, hasta el final, y en el que se suele presenciar una transformación, un evento cumbre o un desenlace impactante. Fue un género ampliamente cultivado durante el siglo XIX y XX.
  • La novela. El gran género narrativo del mundo moderno, especialmente en los últimos dos siglos, es una forma de relato de largo aliento dividido en capítulos, en la que el lector se adentra mucho en las motivaciones y el mundo interno de los personajes. Este género se ha reinventado muchas veces y actualmente entraña una libertad literaria enorme, pudiendo hacerse pasar por documentos de todo tipo, o aproximarse al ensayo, a la poesía y a otros géneros a conveniencia.
  • La crónica. Aproximándose al periodismo y en una delgada línea respecto de la realidad, la crónica es un género común entre exploradores, periodistas, viajeros y otros relatores de lo vivido. En ella la imaginación está puesta al servicio de la verdad subjetiva del autor, es decir, que se usa para narrar lo vivido de la manera más interesante posible.
  • El diario. Un género muy común durante los siglos XVIII y XIX, consiste en el registro de los eventos cotidianos del autor en una sucesión fechada y organizada cronológicamente, de modo tal que podamos acompañarlo durante el recuento de eventos importantes en su vida, en un viaje o en una guerra, por ejemplo.
  • La historieta. A medias entre la ilustración y la literatura, el género de la historieta o el cómic es una forma de narración contemporánea que tiene raíces en la Antigüedad y la Edad Media. A veces llamada “arte secuencial” o “narración secuencial”, consiste en un conjunto de imágenes y texto colocadas una junto a la otra para componer un relato reconocible.
  • La cinematografía. Un género narrativo moderno que constituye un género artístico en sí mismo, emparentado técnicamente con la fotografía. Emplea la tecnología audiovisual (de captura de imágenes y sonido) para contar un relato ficcional, empleando efectos especiales y recursos de cámara para darle verosimilitud.
  • Los videojuegos. Otra forma de relatos esencialmente contemporánea, fruto del rápido desarrollo y popularización de las computadoras a finales del siglo XX, lo que permitió la creación de experiencias audiovisuales narrativas e interactivas, en las que el usuario se adentra en mundos ficcionales para participar (o a veces controlar) el desenvolvimiento del relato.

Elementos de la narrativa

Los elementos que componen toda forma de narrativa son los siguientes:

  • El narrador. La voz encargada de contar el relato desde un punto de vista predeterminado y usando un lenguaje específico.
  • La trama. El conjunto de anécdotas y descripciones que componen el relato, es decir, aquello que les ocurre a los personajes y que el lector desea descubrir a medida que lee.
  • Los personajes. Las instancias a las cuales les ocurren los eventos de la trama, ya sea que la protagonicen o no. El narrador puede o no ser uno de ellos.
  • El escenario. Con mayor o menor presencia en el relato, se trata del lugar y la época en los que ocurren los eventos de la trama. Puede tratarse de un futuro remoto, de una época pasada específica, o de un presente difuso, por citar algunos ejemplos.
  • El lenguaje o estilo. Se trata de la forma en que se elige contar la trama, desde un punto de vista lingüístico y poético, es decir, el tipo de palabras que se emplean, el tono general (atmósfera) de la historia, etcétera.

Tipos de narradores

Los narradores pueden ser de muy distintos tipos, dependiendo del modo en que cuenten su historia, o sea, fundamentalmente, del punto de vista que elijan y de su participación (o no) en la trama. Así, podemos hablar de:

  • Narradores en primera persona. Aquellos que hablan de “yo” y cuentan la historia como si fueran parte de ella, es decir, que son al mismo tiempo personaje y narrador. Por lo tanto, pueden ser los protagonistas del relato (narrador protagonista) o pueden ser testigos de lo ocurrido (narrador testigo).
  • Narradores en segunda persona. Aquellos que le cuentan la historia a un narratario, o sea, que se dirigen constantemente a una segunda persona gramatical (“tú”, “usted”, “vos”, etc.). Este narrador es muy poco frecuente, por las limitaciones estilísticas y narrativas que implica.
  • Narradores en tercera persona. Aquellos que hablan de “él” o “ella” o “ellos”, para referirse a los personajes en la historia. Esto quiere decir que ven los eventos narrados desde afuera, sin formar parte de ellos, y sin ser en sí mismos un personaje. Pueden ser además, narradores omniscientes, que lo ven y lo saben todo, como si tuvieran la perspectiva de Dios; o narradores testigos incorpóreos, cuyo mejor equivalente sería el punto de vista de la cámara cinematográfica.

Tipos de personajes

Los personajes, también, pueden clasificarse de acuerdo a su rol dentro de la historia contada, de la siguiente manera:

  • Personaje protagonista. A quien le ocurre la historia, es decir, el personaje principal, que bien puede o no ser el narrador de la misma. La narración suele depender de él y acompañarlo en sus acciones, y en caso de su muerte el relato no suele continuar.
  • Personajes antagonistas. Aquellos que se oponen a los deseos del protagonista o que le sirven de contrapeso, es decir, los “villanos” o “malos” de la historia. Esto no necesariamente significa que deban ser malvados desde un punto de vista moral, sino que simplemente están en el bando contrario al del protagonista.
  • Personajes secundarios. Aquellos que acompañan al protagonista en la narración contada, y que constituyen su mundo emocional inmediato, como familiares, amigos, parejas, compañeros de aventuras, etcétera. De ellos puede prescindirse sin que la historia necesariamente deba llegar a su fin.
  • Personajes terciarios. Aquellos que pueblan el mundo posible del relato, y que no cumplen ningún rol en él, más allá de algún evento puntual o circunstancial. No sabemos nada de ellos, muchas veces ni siquiera su nombre, y no nos importa, pues prácticamente forman parte de la ambientación del relato.

Sigue con: Texto literario

Referencias:

Última edición: 11 de febrero de 2021. Cómo citar: "Narrativa". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/narrativa/. Consultado: 27 de febrero de 2021.