Concepto de
Texto Narrativo

Te explicamos qué es un texto narrativo, su función, estructura, tipos y otras características. Además, algunos ejemplos.

texto narrativo
Los textos narrativos existen desde la Antigüedad.

¿Qué es un texto narrativo?

Un texto narrativo es cualquier texto, relato o narración que cuente una anécdota determinada, o sea, una sucesión de acciones en un período de tiempo limitado. Puede tener fines literarios o meramente comunicativos. Además, los textos narrativos pueden tener muchas formas y pueden estar en diferentes soportes, tanto orales como escritos.

La capacidad y el deseo de narrar, según pareciera, es propio del humano y lo hemos puesto en práctica desde la Antigüedad. Por ejemplo, las pinturas rupestres de la Cueva de Altamira son una forma de relato, es decir, de capturar situaciones cotidianas o extraordinarias en un lenguaje específico, para que las generaciones futuras puedan saber qué pasó.

Así se han transmitido mitos, relatos fundacionales, anécdotas históricas e incluso mitologías enteras a lo largo del tiempo. Ello evidencia la diversidad posible de los textos narrativos que el ser humano es capaz de crear.

Muchos teóricos y estudiosos del lenguaje han estudiado el texto narrativo. Algunos de ellos, como el teórico formalista Tzvetan Todorov (1939-2017) propusieron áreas enteras de estudio dedicadas a la narración, o sea, la “ciencia del relato”. En el caso de Todorov, dicha disciplina obtuvo el nombre de narratología.

Ver también: Texto literario

Características de los textos narrativos

Los textos narrativos suelen caracterizarse por:

  • Contar una anécdota, o sea, un conjunto de acciones y situaciones repartidas en un período de tiempo y en un lugar determinados, y que puede ser real o ficticia.
  • Constar de personajes (protagonistas, antagonistas, primarios, secundarios, etc.) que interactúan entre sí mediante diálogos y acciones.
  • Poseer un narrador, que es la voz que cuenta la anécdota desde un punto de vista específico y empleando un lenguaje puntual.

Función de un texto narrativo

texto narrativo objetivo
Un texto narrativo permite ponerse en los zapatos del otro.

El propósito de todo relato es siempre uno y el mismo: hacer que el receptor se imagine las acciones narradas a medida que le son contadas, y lograr que viva la experiencia narrada como propia.

Esto es fácil de observar en una narración literaria, como una novela o un cuento, pero también es lo que está detrás de formas de narración mucho más cotidianas y comunes, como los chistes, las anécdotas o los recuerdos.

Según muchos teóricos de la materia, es nuestra capacidad de narrar uno de los rasgos que nos hacen humanos, dado que nos permite ponernos en los zapatos del otro y fomentar todo un sentido de empatía, de igualdad y de sociedad, que no pueden verse en los animales.

Estructura de un texto narrativo

Cualquier texto narrativo se compone de tres fases claramente diferenciadas, de acuerdo con lo propuesto antiguamente por el filósofo griego Aristóteles (384-322 a. C.):

  • Planteamiento. En donde se introduce al lector a la situación, a los personajes y a todo lo que necesita saber para poder empezar el relato.
  • Complicación. También llamada “nudo”, es donde las acciones comienzan a desarrollar algún tipo de problema que aqueja a los personajes y que genera en sí mismo tensión, angustia o inquietud.
  • Desenlace. El instante final en el que las complicaciones se resuelven, de un modo u otro, y un nuevo estado de quietud se impone en el relato.

A dicha estructura agrega Todorov dos ítems más, que son:

  • Reacción o evaluación. Ubicado luego de la complicación, ocurre cuando los sucesos son valorados o juzgados por los personajes o por el narrador.
  • Situación final. Posterior al desenlace, muestra el nuevo estado de quietud o estabilidad que surge como consecuencia de las acciones del desenlace del relato.

Tipos de texto narrativo

Los textos narrativos pueden ser de diferentes tipos, dependiendo de si poseen una intención literaria o más bien de otra naturaleza. Así, tenemos:

  • Narraciones literarias. Aquellas que persiguen un fin estético, o sea, conmover a través de los relatos contados, y emplean para ello todos los recursos poéticos posibles para embellecerse. Dependiendo de sus reglas de composición, pueden pertenecer a distintos géneros, que son:
    • Novelas. Grandes ficciones provistas de muchos personajes y un tiempo largo de narración, divididas en capítulos y de lectura más o menos larga.
    • Cuentos. Relatos breves e intensos, que se leen de una sentada y que involucran un mundo ficcional mucho más acotado que el de la novela.
    • Crónicas. Narraciones poco ficcionales o más apegadas a la realidad, características del periodismo cultural y que suelen tener como cometido ilustrar algún evento real.
    • Microrrelatos. O cuentos brevísimos, de pocas palabras y que tienden a lo aforístico, dejando mucho al trabajo de la imaginación.
  • Narraciones no literarias. Se trata de aquellas que no persiguen fines estéticos, sino prácticos o de otra naturaleza, no siempre fácilmente distinguible, como ocurre con los diarios íntimos, los chistes, las anécdotas y los recuerdos.

Ejemplos de textos narrativos

A continuación, enlistamos algunos ejemplos de textos narrativos:

Sigue con: Texto expositivo

Referencias:

Última edición: 19 de septiembre de 2020. Cómo citar: "Texto Narrativo". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/texto-narrativo/. Consultado: 26 de octubre de 2020.

Artículos recomendados