Texto expositivo

Te explicamos qué es un texto expositivo, sus características, tipos y estructura. Además, ejemplos y cómo hacer uno.

Un texto expositivo aporta información sin tratar de convencer ni transmitir emociones.

¿Qué es un texto expositivo?

El texto expositivo es aquel texto que ofrece al lector una información explícita sobre un tema puntual, de manera objetiva, es decir, sin que medie en ningún momento la opinión del autor o sus posicionamientos. En consecuencia, tampoco necesita utilizar argumentaciones para convencer.

La intención única de los textos expositivos es la de agotar el tema, es decir, transmitir al lector una información. Comúnmente, los textos expositivos se circunscriben al asunto que abordan, sin ir más allá y sin echar mano a contenidos emotivos.

Ver también: Texto informativo

Características de un texto expositivo

Los textos expositivos se caracterizan por lo siguiente:

  • Transmiten información, pues tienen como único fin el de comunicar al lector un conocimiento específico, independientemente del tema abordado.
  • Aspiran a la objetividad, es decir, no proponen un punto de vista ni lo defienden mediante argumentos de ningún tipo, pues no buscan convencer, sino aportar información.
  • Pueden emplear figuras retóricas y otros mecanismos para presentar de manera más eficiente su contenido, siempre y cuando eso no empañe su claridad y precisión.
  • Suelen utilizar un registro formal, con oraciones en presente intemporal y modo indicativo.
  • Pueden incluir explicaciones, ejemplos, resúmenes y otras estrategias para jerarquizar la información y ayudar al lector a comprenderla.

Tipos de texto expositivo

Los textos expositivos se clasifican en dos grupos, dependiendo del lector al cual están dirigidos, es decir, a qué tipo de público apuntan:

  • Textos expositivos divulgativos. Son aquellos que están dirigidos a un público amplio, sin requerimientos previos especializados, y, por lo tanto, abordan temas de interés general, usualmente desde una perspectiva relativamente simple. Sus oraciones tienden a ser breves y fáciles de comprender, y su lenguaje es llano y accesible.
  • Textos expositivos especializados. Son aquellos que están destinados a un público reducido y especializado, ya que manejan un lenguaje técnico, complejo o exigente para el lector. El público ideal de estos textos son los entendidos en la materia, o sea, aquellos que poseen conocimientos previos adquiridos mediante el estudio y la formación en el tema.

Ver también:

Estructura de los textos expositivos

La estructura de los textos expositivos es simple y se compone de tres partes sucesivas:

  • Introducción. Es donde se le brinda al lector el contexto necesario para conocer el tema en cuestión, cómo será tratado, en qué términos, y qué necesita saber de antemano.
  • Desarrollo. Constituye el cuerpo del texto, en donde se lleva a cabo la exposición de la información de manera clara y organizada, ofreciendo ejemplos y recursos que faciliten la comprensión de las ideas.
  • Conclusión. Es donde se resumen los aspectos fundamentales del tema y se recapitula o hace una breve síntesis de lo expuesto anteriormente.

Ver además: Estructura de un texto

Ejemplos de textos expositivos

Algunos ejemplos de textos expositivos son los siguientes:

  • Una entrada de enciclopedia:

Los artrópodos son el conjunto de los animales invertebrados que poseen un esqueleto externo (exoesqueleto) y extremidades articuladas. Son los animales más numerosos y diversos del planeta, con más de 1.300.000 especies descritas y organizadas en cuatro subgrupos: los arácnidos, los miriápodos, los crustáceos y los insectos.

Estos últimos son el subgrupo más numeroso, caracterizado por sus tres pares de patas, dos pares de alas y un par de antenas. Aun así, se trata de un subgrupo muy diverso, del cual se conocen alrededor de un millón de especies diferentes, en prácticamente todos los hábitats posibles.

  • Una información para realizar un trámite burocrático:

Para solicitar la identificación fiscal temporaria, el solicitante deberá estar inscrito en el Regip (Registro de Identificación Personal), o al menos contar con un número de trámite. Además, deberá presentar una copia digitalizada de su documento de identidad, partida de nacimiento y carta de residencia emitida con un (1) mes de antigüedad como mínimo.

El trámite se realiza de manera enteramente digital a través del portal del Ministerio de Relaciones Interiores (www.minri.ji.gov) y tiene un costo de una (1) unidad tributaria, pagadero en cualquier sucursal del Banco Nacional del Estado.   

  • Un artículo de la Constitución:

Los ciudadanos nacionales y residentes legales del país tendrán derecho a vivir en cualquier lugar del territorio nacional que así lo permita, siempre y cuando al hacerlo no violenten las normativas locales de salubridad ni vulneren el derecho a la propiedad privada. Las fuerzas del orden público serán las encargadas de velar por el cumplimiento de estas condiciones.

En cuanto a los residentes ilegales del país, el Estado deberá encargarse de su identificación, atención y regularización, ya sea a través de la asignación de un permiso de residencia o de la eventual expulsión del territorio patrio, atendiendo siempre a los derechos humanos fundamentales consagrados en el artículo 2 de esta misma Carta Magna.

  • Un resumen escolar:

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que estalló en Europa y en casi todo el mundo en 1939, en el que se enfrentaron dos bandos políticos y militares internacionales: las fuerzas del Eje (lideradas por Alemania, Italia y Japón) y las fuerzas Aliadas (lideradas por Rusia, Inglaterra, Estados Unidos y Francia).

Este conflicto fue uno de los más relevantes de la historia reciente, ya que involucró a numerosas naciones y se desarrolló tanto en suelo europeo como asiático y africano. El número total de fallecidos durante los seis años de guerra se estima en 55 millones de personas.

  • Una noticia periodística:

En el día de ayer se llevó a cabo la primera gran huelga nacional en los dos años que lleva el gobierno del Partido Popular. Liderada por la Central Nacional de Trabajadores (CNT), esta huelga convocó a todos los sectores económicos y contó con un acatamiento cercano al 79 %. Adrian Laburri, personero del Ministerio del Trabajo, se comprometió ante la opinión pública a establecer una mesa de diálogo con los sectores involucrados para encontrar una solución satisfactoria a este conflicto, que se agudiza conforme la crisis económica se acentúa en el país.

Cómo hacer un texto expositivo

Para redactar correctamente un texto expositivo, conviene seguir una serie de pasos:

  • Estudiar bien el tema. El primer paso para la producción de un texto expositivo es documentarse e investigar sobre el tema. Es imposible abordar un asunto del cual no se sabe nada, por lo que se deben consultar distintas fuentes hasta manejar suficiente información al respecto.
  • Extraer las ideas principales. Una vez consultadas las fuentes más apropiadas, conviene extraer de ellas las ideas principales: aquellas que se desea transmitir en el texto y que constituyen su centro de importancia. Estas ideas deben poder sostenerse por sí mismas y deben resultar centrales en el abordaje del tema.
  • Organizar el texto. A partir de las ideas principales extraídas, se debe crear un guion o esquema mental del texto, para definir en qué orden se las abordará y cómo se avanzará de una a otra. Para esto, se pueden emplear ideas secundarias y nexos.
  • Redactar conforme al esquema. Una vez organizado el texto, se procederá a la redacción, empleando para ello un tono formal, objetivo, que no incurra en subjetividades. Para lograrlo, es recomendable usar la tercera persona (él/ella) y evitar la primera del singular (yo).
  • Revisar y corregir. Cuando ya se ha finalizado el texto, conviene releerlo y corregir las imprecisiones, ambigüedades y errores que hayan surgido durante la etapa de redacción. Así se obtendrá la versión definitiva.

Sigue con:

Referencias

  • Briz Villanueva, E. (2003). Didáctica de la Lengua y la Literatura para Primaria. Pearson Educación.
  • Escoriza Nieto, J. (2006). Estrategias de comprensión del discurso escrito expositivo. Evaluación e intervención. Edicions de la Universitat de Barcelona.
  • Marimón Llorca, C. (2006). El texto explicativo/expositivo. Liceus.

¿Cómo citar?

"Texto expositivo". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/texto-expositivo/. Última edición: 6 de abril de 2024. Consultado: 21 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 6 abril, 2024
Revisado por Gilberto Farías
Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)