Figuras retóricas

Te explicamos qué son las figuras retóricas y para qué sirven. Además, los tipos que existen y algunos ejemplos.

Figuras retóricas
Las figuras retóricas suelen usarse en la literatura.

¿Qué son las figuras retóricas?

Las figuras retóricas o figuras literarias son recursos del lenguaje que usan de forma original o poco frecuente las palabras para potenciar su significado o realzar su belleza interior. Tienen como finalidad destacar una idea, persuadir, embellecer un texto o despertar una emoción en el lector, y son muy utilizadas en el ámbito literario para la creación de escritos originales.

Estos recursos se alejan de la forma comunicativa eficaz, es decir, del modo convencional en el que se comunica una idea concreta, y persiguen modos más expresivos, rebuscados, artísticos o potentes de transmitir un mensaje. Existen muchos tipos de figuras retóricas, que se diferencian entre sí de acuerdo a su estructura y a la forma en la que usan el lenguaje. Algunas de las más representativas son la metáfora, el símil, la hipérbole y la personificación.

Aunque las figuras retóricas son sumamente comunes en el lenguaje literario (en obras como la poesía y la dramaturgia), también es posible emplearlas en el habla cotidiana ya que otorgan un cierto estilo y originalidad a la comunicación.

Ver además: Texto literario

¿Cuáles son las figuras retóricas?

Figuras Retóricas
Hay dos tipos de figuras literarias, las de dicción y las de pensamiento.
  • Metáfora. Se nombra un concepto para hacer alusión a otro con el que guarda una relación. Por ejemplo: Su cara angelical me dio buenos augurios.
  • Hipérbole. Se aumenta de forma exagerada una idea o concepto. Por ejemplo: El mundo entero se rindió a tus pies.
  • Sinécdoque. Se hace alusión a una parte nombrando al todo o viceversa. Por ejemplo: El país espera que le des alguna explicación. En este caso se usa el término “país” en lugar de “los ciudadanos/habitantes del país”.
  • Ironía. Se busca transmitir lo contrario de lo que enuncia. Por ejemplo: ¡Qué gran noticia saber que me han reprobado en el examen!
  • Sinestesia. Se asocian las percepciones de un sentido a otro. Por ejemplo: Sus palabras olían a traición.
  • Símil. Se compara un elemento con otros u otros. Por ejemplo: Se sintió derrotado como un soldado tras una cruenta batalla.
  • Personificación. Se le atribuyen rasgos humanos a animales u objetos inanimados. Por ejemplo: El mar estaba rabioso.
  • Apócope. Se pierde uno o más sonidos al final de la palabra. Por ejemplo: Soy capaz de distinguir tu auto en cualquier avenida. En este caso se usa el término “auto” en lugar de “automóvil”.
  • Anáfora. Se repite una o varias palabras al inicio de un verso o enunciado. Por ejemplo: Fuimos hermanos, fuimos
  • Paralelismo. Se repite una determinada estructura. Por ejemplo: Mirar y pensar, sonreír y amar.
  • Polisíndeton. Se utilizan muchas conjunciones dentro de una oración. Por ejemplo: Íbamos a amarnos y a odiarnos y a salvarnos y a derrotarnos.
  • Aliteración. Se repiten determinados sonidos en una misma frase. Por ejemplo: Quiero revivir y respirar re
  • Concatenación. Se encadenan las palabras o frases de dos versos consecutivos. Por ejemplo: Tentar al destino, el destino impuesto, impuesto por el día, el día de mañana.
  • Pleonasmo. Se repite una misma idea para dar mayor fuerza. Por ejemplo: Buscaremos buscando a alguien que nos ayude.
  • Polipote. Se repite la misma palabra dentro de un verso o frase, pero cambiando sus morfemas (como de género, número o verbal). Por ejemplo: Por entregarte esta noche la entrega deseada fuimos entregados a la nada.
  • Asíndeton. Se omiten las conjunciones o nexos de una enumeración. Por ejemplo: Íbamos a querernos, odiarnos, salvarnos, derrotarnos.
  • Elipsis. Se eliminan partes de la oración que no son fundamentales para la comprensión del mensaje. Por ejemplo: El nombre de su hijo es Salvador y el de mi hija Lucila. En este caso se reemplaza el término “el” por “el nombre”.
  • Paralipsis. Se omite algo del texto, pero se llama la atención al lector sobre lo omitido. Por ejemplo: Haré un esfuerzo para no hacer alusión acerca de la tristeza que me invade.
  • Hipérbaton. Se altera la sintaxis habitual de la oración para incidir en su métrica o llamar la atención sobre algo. Por ejemplo: La lluvia de otoño aquella tarde vimos caer. En este caso el orden habitual de la oración sería: Vimos caer aquella tarde la lluvia de otoño.
  • Paráfrasis. Se usan palabras propias para explicar una idea ya expresada. Por ejemplo: La paráfrasis de la siguiente frase de Winston Churchill: “Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad», podría ser: Para Winston Churchill, ex ministro del Reino Unido, una persona optimista, es decir, aquella que juzga las cosas desde sus aspectos más positivos, verá oportunidades aún en las situaciones desfavorables, mientras que, una persona pesimista, es decir, aquella que juzga las cosas desde sus aspectos más negativos, verá algo desfavorable aún en las oportunidades.
  • Pregunta retórica. Se utilizan preguntas que no buscan ser respondidas, sino que expresan una idea. Por ejemplo: ¿Cuál es el sentido de todo esto?
  • Enumeración. Se nombran varios elementos que guardan relación con una idea ya dicha. Por ejemplo: Compartí ese rato en el mar con caracolas, cangrejos, gaviotas y albatros.
  • Epífrasis. Se añade a una idea principal una serie de ideas secundarias que la complementan. Por ejemplo: Me quedaré pensando en el pasado, lo vivido y lo olvidado, lo dicho y lo no dicho.
  • Epíteto. Se agregan adjetivos para enfatizar el mensaje. Por ejemplo: La blanca nieve se derramó sobre los techos.
  • Oxímoron. Se emplean juntas dos palabras con significados contradictorios. Por ejemplo: La luz oscura.
  • Antítesis. Se oponen dos ideas irreconciliables. Por ejemplo: La noche es muy corta para un día que se volvió eterno.
  • Paradoja. Se plantea una idea aparentemente sin lógica, pero que tiene un sentido. Por ejemplo: Era más pobre cuando más tenía.
  • Etopeya. Se describe a un individuo o personaje a partir de sus rasgos morales. Por ejemplo: Él tenía sus objetivos claros, supo que para luchar por el cargo de intendente debía demostrar los valores que lo caracterizaban: su tolerancia, su templanza y su dedicación.
  • Cronografía. Se describe a un tiempo o un evento temporal. Por ejemplo: No hubo novedades de su hijo hasta la tarde, cuando el sol se hundió atrás de las montañas, los pájaros se escondieron en sus nidos y los relojes cantaron al unísono su canción.
  • Prosopografía. Se describe físicamente a un personaje. Por ejemplo: Todos recuerdan su mirada cansina, sus ojos como faroles en llamas, sus piernas kilométricas y sus manos generosas.
  • Perífrasis o circunloquio. Se emplean más palabras de las necesarias para describir un asunto. Por ejemplo: Si tienes paciencia podrás observar al rey de la selva. En este caso se usa el término “rey de la selva” para hacer alusión al león.
  • Lítotes o atenuación. Se afirma un rasgo atenuando o negando su contrario. Por ejemplo: No es tarde para ir a la fiesta.
  • Exclamación o ecfonesis. Se emplean palabras que predisponen al receptor hacia una emoción admirativa y que suelen ir entre signos de exclamación. Por ejemplo: ¡Oh! No te esperaba tan temprano por aquí.
  • Dubitatio o aporesis. Se expresa duda respecto a lo que se dice o hace. Por ejemplo: No estoy segura, puede que tengas que esperarlo toda una vida.
  • Correctio. Se añade una corrección respecto a lo dicho previamente. Por ejemplo: Ella te perdió o, perdón, ella quiso perderte.
  • Expolitio. Se dice una idea y luego se la desarrolla más extensamente. Por ejemplo: El concierto estuvo estupendo. Los artistas brillaron en el escenario y la orquesta deslumbró al público. Las críticas en los medios han sido muy positivas, y el concierto estará en cartelera hasta fin de año.
  • Idolopeya. Se atribuye algo dicho a una persona ya fallecida. Por ejemplo: Visitamos aquel museo porque así lo había pedido mi padre.
  • Prótesis. Se agrega un fonema al principio de una palabra. En esta figura no se altera el significado de la palabra y suele ser usada para adaptar al español términos provenientes de otros idiomas. Por ejemplo: Debemos pensar un eslogan para la marca. En este caso se incluye una prótesis en la palabra eslogan, adaptada del término en inglés “slogan”.
  • Epéntesis. Se agrega uno o más fonemas en el interior de la palabra. Por ejemplo: No puedo olvidar aquello que me dijiste en el aereopuerto. En este caso se usa el término “aereopuerto” en lugar de “aeropuerto”.

Ejemplos de figuras retóricas

  1. ¿Pa, me prestas tu bici para ir al cole? (apócope).
  2. Los soldados llegaron. Los soldados estaban ahí (anáfora).
  3. Cuando duermo llega la noche, cuando despierto llega el día (paralelismo).
  4. Tendremos tiempo de hablar de esto y de eso y de algo y de aquello (polisíndeton).
  5. Sentir el sonar del silencio en tu cielo (aliteración).
  6. Cumplir un deseo, un deseo primero y primero olvidarte (concatenación).
  7. Lo besó con su boca y el flechazo fue inmediato (pleonasmo).
  8. Cantar un canto hará que canten (polipote).
  9. En su cueva esconde sueños, misterios, recuerdos, verdades (asíndeton).
  10. A ella le cautivó su mirada y a él su calma (elipsis).
  11. Los bares recorriendo caminaba el poeta (hipérbaton).
  12. Caminando por esas calles podrás ver transeúntes, locales abiertos, gatos y vendedores ambulantes (enumeración).
  13. Por ti siento un amor platónico, es puro, único, bueno, imposible (epífrasis).
  14. El agua salada del mar curó sus heridas (epíteto).
  15. Tenías dentro un frío fuego que traspasó mi piel (oxímoron).
  16.  Antes de recibir a los invitados él pasó una escoba por el piso del salón (perífrasis). En este caso se usa “pasó una escoba” en lugar de “barrió”.
  17. Con no poco esfuerzo estoy aquí (atenuación).
  18. ¡Cuánto tiempo hemos pasado sin vernos! (exclamación).
  19. ¿Será esta nuestra misión? (pregunta retórica).
  20. Tal vez sea la única solución posible (dubitatio).
  21. ¡Tu indecisión va a matarme! (hipérbole).
  22. ¡Gracias por cumplir tu promesa! (ironía)
  23. Pude sentir el ruido del negro de tus ojos atravesando mis pupilas (sinestesia).
  24. Su temple es suave como una brisa de primavera (símil).
  25. La noche llegó sigilosa y despertó a la niña con su silencio (personificación).

Más en: Figuras literarias

Tipos de figuras retóricas

Existen dos tipos principales de figuras retóricas: las figuras retóricas de dicción y las figuras retóricas de pensamiento.

  • Figuras retóricas de dicción. Son figuras que afectan la forma de las oraciones o palabras (tanto su escritura como sus sonidos), lo cual a menudo incide también en su significado. Pueden ser de cuatro tipos:
    • Figuras de transformación o metaplasmos. Son figuras que utilizan palabras de un modo que sería comúnmente incorrecto, porque se altera su escritura o pronunciación, aunque no cambia su significado. Algunas son: prótesis, epéntesis, apócope.
    • Figuras de repetición. Son figuras retóricas en las que se repite dos veces o más un determinado sonido, que puede ser una palabra, sílaba o fonema. Algunas son: anáfora, paralelismo, polisíndeton, aliteración, concatenación, pleonasmo, polipote.
    • Figuras de omisión. Son figuras retóricas en las que se eliminan elementos de la oración o de la frase. Algunas son: asíndeton, elipsis, paralipsis.
    • Figuras de posición. Son figuras retóricas que consisten en la alteración del orden normal de los elementos de una oración. La más representativa es el hipérbaton.
  • Figuras retóricas de pensamiento. Son aquellas figuras que afectan el significado de las palabras. Pueden ser:
    • Tropos. Son figuras retóricas que le dan a las palabras un sentido figurado. Algunas son: metáfora, hipérbole, sinécdoque, ironía, sinestesia, símil.
    • Figuras lógicas. Son figuras retóricas que se vinculan con la relación lógica o de sentido entre las ideas expuestas, generando así contrastes y oposiciones. Algunas son: oxímoron, antítesis, paradoja.
    • Figuras de ficción. Son figuras retóricas que presentan como reales eventos imaginarios. Algunas son: personificación e idolopeya.
    • Figuras de amplificación. Son figuras que resaltan determinados contenidos o ideas de un texto. Algunas son: expolitolio, paráfrasis.
    • Figuras de acumulación. Son figuras que añaden elementos que complementan lo ya dicho. Algunas son: enumeración, epífrasis, epíteto.
    • Figuras de definición o de descripción. Son figuras que reflejan en el lenguaje las propiedades o características de lo que describen. Algunas son: etopeya, cronografía, prosopografía.
    • Figuras oblicuas. Son figuras retóricas que abordan la realidad de manera indirecta. Algunas son: perífrasis o circunloquio, lítotes o atenuación.
    • Figuras de diálogo o patéticas. Son figuras retóricas que apelan a la emocionalidad del receptor. Algunas son: exclamación, pregunta retórica.
    • Figuras dialécticas. Son figuras retóricas de índole argumentativa, que buscan convencer de algo al receptor. Algunas son: dubitatio o aporesis, correctio.

Puede servirte: Lenguaje figurado

Referencias

¿Cómo citar?

"Figuras retóricas". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/figuras-retoricas/. Última edición: 25 de febrero de 2024. Consultado: 18 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 25 febrero, 2024
Revisado por Gilberto Farías
Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)