Concepto de
Nexos Gramaticales

Te explicamos qué son los nexos gramaticales, cuál es su función, qué tipos existen y ejemplos de cada uno.

nexos gramaticales
Los nexos gramaticales permiten coordinar o subordinar una oración respecto de otra.
  1. ¿Qué son los nexos gramaticales?

En gramática, se conoce como nexos a cierto tipo de palabras o morfemas que cumplen el rol de conectores entre oraciones o entre sintagmas. Es decir que, dentro de la sintaxis, hacen de puente entre una parte del discurso y otra, ejerciendo a la vez un sentido específico en lo dicho.

Dicho más simplemente, se trata de partículas gramaticales que permiten coordinar o subordinar una oración respecto de otra, o un fragmento oracional respecto de otro.

Los nexos forman parte indispensable del discurso lingüístico y cumplen un rol vital a la hora de brindar cohesión al texto, es decir, manteniéndolo unido y manteniendo sus partes relacionadas entre sí. Sin embargo, no se trata de términos invisibles o inocuos, sino que poseen a su vez un sentido, un significado.

El efecto que los nexos ejercen sobre las oraciones, atendiendo a su significado, puede ser:

  • Coordinante: Cuando el nexo funciona como unión entre palabras de la misma categoría o entre oraciones.
  • Subordinante: El nexo puede pertenecer a una gran variedad de palabras y le otorgan a una oración un rango inferior o de dependencia respecto a la otra.

En este último caso, se establecen relaciones semánticas de anterioridad (indican que algo sucede antes que otra cosa), de simultaneidad (indican que algo ocurre a la par que otra cosa) o posterioridad (indican que algo ocurre luego de otra cosa).

Puede servirte: Conjunciones

  1. Tipos de nexos

A continuación, clasificaremos y daremos ejemplo de los nexos del español, atendiendo a la distinción que hiciéramos antes, entre nexos coordinantes y nexos subordinantes:

Nexos coordinantes. Aquellos que ejercen efectos de tipo coordinante, y que pueden ser, a su vez:

  • Copulativos. Aquellos que sirven para juntar o sumar elementos, tales como: y, e, ni, que. Por ejemplo: “compré papas y calabazas”, “no conseguí pescado ni carne”.
  • Disyuntivos. Aquellos que, por el contrario, realizan una separación o una elección entre los términos, como o, u, ya, o bien. Por ejemplo: “¿Quieres salir o quedarte en casa?”, “No sé si aceptar su propuesta, o bien rechazarla”.
  • Adversativos. Aquellos que expresan una oposición clara entre términos, o algo que ocurre a pesar de otra cosa, tales como: mas, sin embargo, pero, aunque, sino, no obstante. Por ejemplo: “Quiero comer pasta, pero estoy muy gorda”, “Vivimos tiempos difíciles, aunque aún tenemos esperanza”.
  • Ilativos. Aquellos que permiten sostener el hilo del discurso o indicar la relación de lo dicho respecto a las ideas venideras. Por ejemplo: conque, pues, luego, por tanto, también, de modo que, por consiguiente. Por ejemplo: “Mis padres me prohibieron salir de casa, por lo tanto, no pude ir a la fiesta”, “Ese hombre me parece sospechoso, pues no tiene puestos sus guantes”.

Nexos subordinantes. Aquellos que ejercen efectos de tipo subordinante, y que pueden ser de distinto tipo gramatical, pero se clasifican de acuerdo al tipo de subordinación que producen, de la siguiente manera:

  • Subordinación sustantiva. Se da cuando una oración es introducida dentro de otra principal, para hacer las veces de un sustantivo o un sintagma nominal. Para ello los nexos más usados son: el cual, el que, que, quién, y suelen clasificarse de acuerdo al rol sintáctico que cumple dicho sustantivo: sujeto de la oración, objeto directo, etc. Por ejemplo: “El médico me dijo que debo hacer más ejercicio” (objeto directo), “El que fumes tanto te hará vivir menos” (sujeto).
  • Subordinación adjetiva. Ocurre cuando la oración o el elemento introducido cumple en la cadena oracional el rol de un adjetivo, o sea, complementando a un nombre o caracterizando al sujeto, por decir un caso. Suele emplear nexos como: el cual, los cuales, que, quien, cuyo. Por ejemplo: “Llegó mi primo, el que tiene sinusitis”, “Compró un televisor, cuyos colores son HD”.
  • Subordinación adverbial. Como su nombre lo indica, ocurre cuando la oración o partícula subordinada cumple el rol de un adverbio dentro de la oración principal, lo cual puede ocurrir de dos maneras distintas:
    • Subordinación circunstancial. Cuando la subordinada opera como un complemento circunstancial, o sea, de contexto: temporal (cuando, mientras, después que, etc.), local (donde, por donde, desde donde, etc.), modal (como, según, como si, de modo que, etc.) o comparativa (tan… como, más que, menos que, etc.). Por ejemplo: “desperté cuando mi madre lloraba”, “encontró un agujero donde pasar la noche”, “salió a la calle, como si no fuera a pasarle nada”, “La noche era tan fría como las peores del invierno”.
    • Subordinación lógica. Cuando la subordinada opera como un conector lógico, o sea, que indica una relación entre los términos que involucra: causal (porque, ya que, etc.), consecutiva (así que, por tanto, así pues, etc.), concesiva (aunque, por más que, etc.), final (para que, con miras a, a fin de que) o condicional (si, en caso de que, etc.). Por ejemplo: “Se quedaron en casa porque estaba lloviendo”, “tienes tos y fiebre, así que debes estar contagiado”, “iremos al médico por más que protestes”, “irás a la cárcel para que pagues tus crímenes”, “te pondré estas esposas en caso de que decidas huir”.

Sigue con: Conectores lógicos

Referencias:

Última edición: 21 de abril de 2020. Cómo citar: "Nexos Gramaticales". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/nexos-gramaticales/. Consultado: 12 de agosto de 2020.

Publicidad