Concepto de
Conjunciones

Te explicamos qué son las conjunciones, qué tipos existen y diversos ejemplos en oraciones. Además, qué son las preposiciones.

conjunciones compulativas
Las conjunciones copulativas indican acumulación o suma.
  1. ¿Qué son las conjunciones?

En gramática, se conoce como conjunciones a cierto tipo de palabras o conjunto de ellas que permite enlazar otras palabras, proposiciones o sintagmas, es decir, que sirven de enlace entre las partes de una oración o entre dos oraciones. En ese sentido, forman parte del grupo de los nexos gramaticales.

Las conjunciones son generalmente átonas (sin acento) e invariables, esto es, son piezas fijas de lenguaje, que rara vez cambian o se adaptan al contexto. Suelen permitir la unión de dos unidades sintácticas en una mayor, como pueden ser dos oraciones o dos elementos dentro de una oración. Por eso, su significado es sólo gramatical, válido únicamente en la lengua y en su contexto determinado.

Por ejemplo, si empleamos la conjunción “y”, la más común de todas, en la oración “compré sólo papas y calabazas”, el sentido del verbo “comprar” se extiende a los dos elementos citados (las papas y las calabazas) por igual.

En cambio, cuando usamos “y” en la oración “compré sólo papas y no estaban muy buenas”, la conjunción permite sumar a la queja inicial (que hubiera sólo papas), una secundaria (el hecho separado de que no estuvieran muy buenas).

Ver además: Nexos gramaticales

  1. Tipos de conjunciones

Las conjunciones se clasifican en dos tipos:

Conjunciones coordinantes o propias. Aquellas que vinculan palabras, sintagmas u oraciones a un mismo nivel sintáctico, o sea, cuando los elementos conectados por ellas pueden intercambiarse sin perder su significado. Por ejemplo: “En el mercado había berros y cebollas” es lo mismo que “En el mercado había cebollas y berros”.

A su vez, estas conjunciones pueden ser de distinto tipo:

  • Copulativas. Permiten juntar en una sola unidad dos elementos del mismo tipo, indicando acumulación o suma de ítems. Tales como: y, e, ni, que.
  • Disyuntivas. Permiten juntar dos términos en una relación excluyente u optativa, es decir, en la que se debe elegir alguno de los dos. Tales como: o, u.
  • Adversativas. Permiten juntar dos términos en una relación antagónica, o sea, de contrarios, en la que se contradice el uno con el otro. Tales como: pero, aunque, mas, sino.
  • Explicativas. Permiten unir proposiciones o términos que apuntan a lo mismo, pero que al estar juntos propician una mejor explicación de lo dicho, o refuerzan algún significado. Tales como: o sea, esto es, es decir, mejor dicho.
  • Distributivas. Permiten unir de manera discontinua dos elementos, repartiendo su significado a lo largo de una misma oración. Dicho de otro modo, reparten el sentido oracional en dos términos diferentes. Tales como: ora… ora, ya… ya, salga… salga.

Conjunciones subordinantes o impropias. Aquellas que enlazan proposiciones u oraciones que no son intercambiables entre sí, ya que al unirse se establece entre ellas una relación de significado específico: causal, condicional, explicativa, etc.

Por ejemplo: “Esa noche llovía, de modo que me tuve que ir en bus” implica una relación de causa-efecto que no puede invertirse. Estas conjunciones se clasifican únicamente de acuerdo al rol que cumple la subordinada dentro de la oración principal, de la siguiente manera:

  • Subordinantes sustantivas. Cumplen el rol de un sintagma nominal dentro de la oración. Tales como: que, de que, cómo, cuánto.
  • Subordinantes adjetivas. Cumplen el rol de un sintagma adjetival, o sea, caracterizan a un nombre. Tales como: quien, el cual, el que, cuyo.
  • Subordinadas adverbiales. Cumplen el rol de un sintagma adverbial, introduciendo información contextual, ya sea de circunstancia (tiempo, lugar, modo o comparación) o relación lógica (causa, consecuencia, condición, finalidad). Tales como: cuando, donde, como, según, más que, porque, aunque, caso que, a menos que.
  1. Oraciones con conjunciones

A continuación, algunos ejemplos de uso en oraciones de las conjunciones:

Conjunciones coordinantes:

  • “Nos mandaron a comprar pintura y detergente” (copulativa)
  • “No me dieron las notas, ni la carpeta” (copulativa)
  • “Te comes la comida o no te levantas de la mesa” (disyuntiva)
  • Aunque seas grande, debes hacerme caso” (adversativa)
  • “Quiero comprar avena, pero está muy cara” (adversativa)
  • “Me dijo que eso era todo, o sea, que yo estaba despedido” (explicativa)
  • “Debes tomar antihistamínicos, o sea, medicinas contra la alergia” (explicativa)
  • “Querremos a nuestro hijo, salga sapo o salga rana” (distributiva)

Conjunciones subordinantes:

  • Que bebas alcohol tan temprano es absurdo” (sustantiva)
  • “Me preguntó cómo íbamos a venir” (sustantiva)
  • “Vino mi primo, el que te mencioné ayer” (adjetiva)
  • “Fui a ver la película cuyo póster vimos en la calle” (adjetiva)
  • “Salí de casa cuando empezaba a llover” (adverbial de tiempo)
  • “Fui a parar adonde el diablo perdió los zapatos” (adverbial de lugar)
  • Como lo hiciste ayer, debes poner de tu parte” (adverbial de modo)
  • “Me quedé en casa porque me sentía mal” (adverbial de causa)
  • “Te perdiste la fiesta, así que no sabes la gran noticia” (adverbial de consecuencia)
  • “Debes dejar de fumar, para que vivas una vida más sana” (adverbial de propósito)
  • “Hoy comeremos afuera, a menos que quieras cocinar” (adverbial de condición)
  1. Conjunciones y preposiciones

No debemos confundir las conjunciones con las preposiciones, aunque ambas son palabras o partículas que cumplen un rol gramatical dentro de la oración, que es el de juntar y organizar.

Sin embargo, las preposiciones poseen un sentido más o menos fijo, que tiene que ver con una serie de significados asociados, propios, aunque contextuales, mientras que las conjunciones no tienen ningún significado por fuera del ámbito de la lengua.

Por ejemplo: la conjunción “y”, por sí sola, no significa absolutamente nada, pero permite vincular términos que sí poseen un significado propio, y adquiere entonces un cierto sentido: en “hoy tenemos para comer pollo y arroz”, la y significa que el arroz y el pollo están en el mismo nivel, forman parte del mismo conjunto.

En cambio, si decimos “hoy tenemos para comer pollo sobre arroz”, la preposición “sobre” indica que el pollo y el arroz están en una posición muy específica, uno sobre el otro.

Sigue con: Conectores lógicos

Referencias:

Última edición: 21 de abril de 2020. Cómo citar: "Conjunciones". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/conjunciones/. Consultado: 29 de mayo de 2020.

Publicidad