Texto literario

Te explicamos qué es un texto literario y los tipos que existen. Además, sus características, ejemplos y diferencias con el texto no literario.

texto literario
Los textos literarios ofrecen al lector abordajes subjetivos y de contenido reflexivo.

¿Qué es un texto literario?

Un texto literario es una composición oral o escrita, realizada por uno o varios autores, que utiliza el lenguaje para transmitir un determinado mensaje o historia. Este tipo de texto pone el foco en la función poética del lenguaje, más que en su fin utilitario, y utiliza recursos y estructuras para relatar universos reales o imaginarios a través de la palabra.

Los textos literarios ofrecen al lector abordajes subjetivos, de contenido reflexivo, vivencial o contemplativo, y ponen énfasis en el lenguaje para relatar situaciones y transmitir emociones y sensaciones.

Los autores de textos literarios emplean recursos expresivos, conocidos como tropos, figuras retóricas o figuras literarias, para enriquecer el texto. Además, usan el lenguaje de manera potente, conmovedora y rítmica.

En la Antigua Grecia, cuna literaria de Occidente, se realizó el primer análisis literario de la historia (la Poética de Aristóteles) y se clasificaron los textos literarios en tres géneros: el género dramático, el género épico y el género lírico.

Actualmente, existe gran cantidad de tipos de textos literarios y la lectura se considera una actividad de ocio y recreación de las personas.

Ver también: Literatura

Características de un texto literario

Las principales características de un texto literario son:

  • Finalidad. Los textos literarios transmiten un mensaje, una historia, una enseñanza o sentimientos y emociones a través del lenguaje. Se suelen ofrecer al lector como entretenimiento o con un fin estético, es decir, como forma de contemplar el uso y los recursos del lenguaje.
  • Lenguaje. Los textos literarios emplean el lenguaje de formas diversas y se valen de recursos, como metáforas, comparaciones, personificaciones y elipsis, para generar un impacto en el lector o describir una realidad de forma novedosa y subjetiva. El lenguaje empleado en un texto literario varía según cada autor, el idioma y el tipo de texto. Los textos literarios usan el lenguaje como forma de expresión y el autor tiene la libertad para crear a partir de él.
  • Contenido. Los textos literarios relatan eventos imaginarios o reales, pero desde perspectivas ficcionales, imposibles o novedosas. Expresan contenidos subjetivos o filosóficos profundos, y el autor puede crear mundos y ficcionalizar cuanto desee. Los textos literarios son verosímiles, es decir, sumen al lector en la realidad que proponen.
  • Extensión. Los textos literarios tienen distintas extensiones según cada género. Por ejemplo, los cuentos son más cortos que las novelas.
  • Soporte. Los textos literarios suelen transmitirse de forma escrita a través de formatos digitales o soportes físicos, como revistas y libros. Además, pueden ser transmitidos de forma oral a un público.
  • Tiempo. Los textos literarios perduran en el tiempo y forman parte de la tradición literaria que reúne todos los textos conocidos de la historia de la humanidad. Algunos de estos textos se convierten en hitos y son obras destacadas por su forma, contenido o estructura.

Tipos de textos literarios

Los textos literarios se clasifican, en función de su estructura o sus características, en tres géneros literarios principales:

  • Género narrativo. Está formado por textos literarios en los que se hace énfasis en los personajes, en la trama y, sobre todo, en la figura del narrador, que es quien relata la historia. Algunos ejemplos de este género son el cuento, la novela, el microcuento, la crónica, la leyenda, el mito, la fábula, entre otros.
  • Género lírico. Está formado por textos que tienen distintos formatos y estructuras, y que suelen describir un estado subjetivo del ser: sentimientos, perspectivas de vida, reflexiones. Hacen hincapié en el aspecto estético de la palabra y se valen de recursos o figuras retóricas para transmitir su mensaje. Algunos ejemplos de este género son los poemas, los sonetos, las odas, las coplas, entre otros.
  • Género dramático. Está formado por textos que están destinados a ser representados en el teatro, el cine o la televisión. El género dramático se vale del diálogo de los personajes y suele prescindir de un narrador. Algunos ejemplos de este género son la comedia, la tragedia y la tragicomedia.

Más en:

Ejemplos de textos literarios

Textos narrativos

Algunos tipos de textos narrativos literarios son el microrrelato, el cuento, la novela, el mito y la fábula.

Microrrelato. Es un texto escrito en prosa, que se caracteriza por ser muy breve y contar una historia de forma narrativa. Por ejemplo:

Había una vez un espejo de mano que cuando se quedaba solo y nadie se veía en él se sentía de lo peor, como que no existía, y quizá tenía razón; pero los otros espejos se burlaban de él, y cuando por las noches los guardaban en el mismo cajón del tocador dormían a pierna suelta satisfechos, ajenos a la preocupación del neurótico. (“El espejo que no podía dormir”, de Augusto Monterroso).

Cuento. Es un texto breve escrito en prosa con una trama relatada por un narrador en la que intervienen personajes en un tiempo y espacio definidos. Por ejemplo:

Nos gustaba la casa porque aparte de espaciosa y antigua (hoy que las casas antiguas sucumben a la más ventajosa liquidación de sus materiales), guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia. Nos habituamos Irene y yo a persistir solos en ella, lo que era una locura, pues en esa casa podían vivir ocho personas sin estorbarse. Hacíamos la limpieza por la mañana, levantándonos a las siete, y a eso de las once yo le dejaba a Irene las últimas habitaciones por repasar y me iba a la cocina. (Fragmento de “Casa tomada”, de Julio Cortázar).

Novela. Es un texto escrito en prosa que narra hechos y que se diferencia del cuento por ser más extenso y tener una trama más compleja, con la participación de un narrador, múltiples personajes y varios espacios. Por ejemplo:

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino. (Fragmento de Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes).

Mito. Es un relato de tipo ficticio que cuenta una historia o aventura protagonizada por dioses, semidioses o humanos a los que se les atribuyen características divinas. Por ejemplo:

Sísifo fue el fundador y rey de Corinto. Tras su muerte, fue castigado por Zeus a un destino tedioso en el inframundo. De acuerdo con este castigo, Sísifo debía arrastrar una gran roca hasta la cima de una montaña, pero, cuando la roca estaba a punto de llegar a destino, esta rodaba nuevamente hacia la base, por lo que Sísifo debía empezar otra vez el recorrido. (El mito de Sísifo).

Fábula. Es un relato protagonizado, en la mayoría de los casos, por animales y que cuenta una historia que busca dejar una moraleja o enseñanza. Por ejemplo:

Había una vez una liebre muy orgullosa que presumía de ser la más veloz. Riendo, se burlaba de la tortuga y decía al resto de los animales:
—¡Miren qué lento camina la tortuga!
Cansada de las burlas, una tarde, la tortuga le propuso a la liebre un reto.
—Estoy segura de poder ganarte una carrera —le dijo.
La liebre aceptó y esa misma tarde comenzó la carrera. Al ver la liebre que la tortuga iba muy lento y que era fácil ganarle, se sentó a la sombra de un árbol para descansar, pero se quedó dormida. La tortuga, mientras tanto, siguió avanzando.
Al cabo de un rato, la liebre despertó y vio que la tortuga estaba a punto de llegar a la meta. La liebre corrió con todas sus fuerzas para alcanzarla, pero fue en vano y la tortuga ganó la carrera. (Fábula de la liebre y la tortuga).

Ver más en: Texto narrativo

Textos líricos

El principal tipo de texto lírico es el poema, que es una composición generalmente en verso que se vale de recursos poéticos para transmitir una emoción o vivencia. Por ejemplo:

La aurora de Nueva York tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible.
A veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.

(Fragmento de “La aurora”, de Federico García Lorca).

Existen algunos tipos de poemas con una estructura determinada, como el soneto, la oda y la elegía:

Soneto. Es una composición poética que suele estar formada por cuatro estrofas, las dos primeras de cuatro versos y las dos últimas de tres versos. Usa recursos poéticos y tiene rima consonante. Por ejemplo:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.
(“Amor constante más allá de la muerte”, de Francisco de Quevedo).

Oda. Es una composición poética que incluye reflexiones y, en sus orígenes, solía ser cantada. Por ejemplo:

Yo no creo en la edad.

Todos los viejos
llevan
en los ojos
un niño,
y los niños
a veces
nos observan
como ancianos profundos.

Mediremos
la vida
por metros o kilómetros
o meses?
Tanto desde que naces?
Cuánto
debes andar
hasta que
como todos
en vez de caminarla por encima
descansemos, debajo de la tierra?
(Fragmento de “Oda a la edad”, de Pablo Neruda).

Elegía. Es una composición poética en la que se lamenta una pérdida o una desgracia. Por ejemplo:

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
Al primer muerto nunca lo olvidamos,
aunque muera de rayo, tan aprisa
que no alcance la cama ni los óleos.
Oigo el bastón que duda en un peldaño,
el cuerpo que se afianza en un suspiro,
la puerta que se abre, el muerto que entra.
De una puerta a morir hay poco espacio
y apenas queda tiempo de sentarse,
alzar la cara, ver la hora
y enterarse: las ocho y cuarto.
(Fragmento de “Elegía interrumpida”, de Octavio Paz).

Ver más en: Texto lírico

Textos dramáticos

Los principales textos dramáticos son la tragedia y la comedia:

Tragedia. Es una obra dramática protagonizada por personajes que se ven expuestos a una situación trágica no esperada o a una desgracia. Por ejemplo:

SACERDOTE. A propósito lo dices, me acaban de indicar estos en este momento que Creonte se acerca.
EDIPO. ¡Apolo soberano! ¡Ojalá viniera con la ventura de la salvación, radiante, como el brillo de sus ojos!
SACERDOTE. En lo conjeturable al menos, llega con gratas noticias. De lo contrario, no vendría así tan coronado con una guirnalda de laurel con bayas.
EDIPO. Pronto lo sabremos. Está al alcance de la voz. Príncipe, cuñado mío, hijo de Meneceo, ¿qué respuesta traes del dios?
CREONTE. Una buena, pues digo que, si acaban bien, hasta todas las desgracias pueden resultar venturas.
(Fragmento de Edipo rey, de Sófocles. Traducción de Luis Gil).

Comedia. Es una obra literaria que busca entretener y hacer reír al público, y tiene un desenlace feliz. Por ejemplo:

VALERIO. Deja esa melancolía, amada Elisa, y ten por seguro el total triunfo de nuestro amor.
ELISA. ¿Cómo dudar del amor del que expuso su vida por salvarme del furor de las olas, del que, siendo caballero, viste la librea del lacayo por permanecer a mi lado? Es mi padre, con su terrible avaricia, quien motiva mi desasosiego.
VALERIO. Confía en mi astucia y busca en tu hermano un aliado para nuestro deseo; habla con él, que yo, entretanto, con mi adulación me apoderaré poco a poco de la voluntad del viejo.
(Fragmento de El avaro, de Molière. Traducción de Javier Farías).

Tragicomedia: Dentro del género dramático también se destaca la tragicomedia, que es un tipo de composición que mezcla características de la tragedia y de la comedia. Por ejemplo: Fuenteovejuna, de Lope de Vega.

Ver más en: Texto dramático

Texto literario y texto no literario

Los textos literarios se distinguen de los no literarios en un aspecto fundamental: su fin estético. Los textos literarios son creados por los autores sin una utilidad práctica concreta; por el contrario, buscan usar el lenguaje para transmitir pensamientos, sensaciones o historias. El lector, por su parte, consume este tipo de textos para admirar el lenguaje, como forma de entretenimiento o para obtener una experiencia subjetiva.

Por otro lado, los textos no literarios son todos aquellos que se crean con un sentido claro y evidente, y con un fin utilitario específico, que suele ser transmitir una determinada información para que sea conocida por el lector. Por ejemplo: las instrucciones para usar una lavadora, una receta de cocina, una valla publicitaria o una noticia en el diario.

Sigue con: Texto literario y no literario

Referencias

¿Cómo citar?

"Texto literario". Autor: Inés Iraeta. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/texto-literario/. Última edición: 9 de mayo de 2024. Consultado: 25 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 9 mayo, 2024
Revisado por Inés Iraeta
Licenciada en Comunicación Periodística (Universidad Católica Argentina)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)