Concepto de
Cambio

Te explicamos qué es el cambio en sus diversos sentidos, según la filosofía y la psicología. Además, el cambio de moneda y el cambio social.

cambio
A medida que pasa el tiempo todas las cosas tienden a cambiar.
  1. ¿Qué es el cambio?

Un cambio es la acción de transformar una cosa en otra, abandonar una cosa o situación por otra, o intercambiar alguna cosa por otra que se considera de un valor semejante.

Estos son apenas algunos de los significados asociados a esta palabra, vinculados con su uso cotidiano y al mismo tiempo con usos específicos, que detallaremos más adelante. El término proveniente del latín cambiare que a su vez es derivado del celta o galo.

Desde los inicios de la humanidad, el cambio ha estado presente allí donde miremos, en la naturaleza, en el clima, en nuestros propios cuerpos cambiantes, que crecen, se desarrollan, envejecen y mueren.

El cambio es intrínseco del tiempo, es decir, que dada una cantidad adecuada de tiempo, todas las cosas tienden a cambiar de un modo u otro. Sin embargo, los períodos necesarios para que suceda pueden ser muy distintos, dependiendo de si consideramos una roca, una nube o una planta.

Ver además: Cambio físico, Cambio químico

  1. Cambio de moneda

cambio de moneda
Cada divisa tiene un valor específico en comparación con otras.

Como todas las mercancías en el mundo capitalista, la moneda de cada país está sometida a una demanda y una oferta, es decir, a quienes desean tenerla y quienes no, lo cual determina entre otras cosas el valor relativo de cada divisa.

Esto significa que cualquier billete, cheque, depósito, préstamo o producto financiero, al pasar de una divisa a otra, está sufriendo un cambio de moneda, lo cual repercute en su valor, ya sea de manera favorable (multiplicando su valor) o desfavorable (disminuyendo su valor).

Dicha relación se expresa en una tasa de convertibilidad, que en ocasiones puede variar y ser libre, y en otras puede ser más o menos fija, determinada y mantenida en su lugar por fuerzas ajenas al mercado, como el Estado. Así, las monedas se pueden clasificar en:

  • Monedas fuertes: Su tránsito hacia las demás suele ser favorable o muy favorable todo el tiempo, como el dólar, el euro, la libra esterlina, etc.
  • Monedas débiles: Su tránsito hacia las demás suele ser desfavorable o muy desfavorable todo el tiempo.

Este tipo de cambios pueden llevarse a cabo en diversas instituciones, a menudo teniendo que pagar una comisión o impuesto por la transacción, o aspirando a mejores y peores precios, según sea el caso. Nos referimos a bancos, casas de cambio, servicios de envíos monetarios, o particulares.

  1. Cambio en filosofía

Desde las formas más tempranas de filosofía, el cambio ha existido como contrapartida de la quietud y la permanencia. Ha inspirado en el ser humano sentimientos como la nostalgia, el miedo o la fascinación.

Que todo cambia es una idea rápidamente instalada en la mente de la humanidad, y filósofos antiguos, de la talla del griego Aristóteles, teorizaron respecto de ello, por ejemplo, distinguiendo dos formas de cambio en la naturaleza:

  • El cambio sustancial, que supone alteraciones radicales de las sustancias, cuyos dos casos más insignes son la generación (nacimiento, gestación, germinación) y la corrupción (muerte, decaimiento, pudrición).
  • El cambio accidental, que apenas altera un aspecto o accidente de las sustancias, dotándolas o restándoles alguna característica, pero dejando intacta su esencia. Este tipo de cambio puede ser local, cuantitativo o cualitativo, dependiendo de si implica respectivamente un desplazamiento de un lugar a otro, el aumento o disminución de su cantidad, o la sustitución de una cualidad por otra determinada.

Por último, Aristóteles nos ofrece también cuatro posibles causas de todo cambio, que son:

  • La causa material, cuando se debe a mutaciones de la propia materia, como la descomposición o la transformación interna.
  • La causa formal, cuando proviene de la esencia misma e inalterada de la cosa, pero se manifiesta en un cambio de forma o de forma aparente.
  • La causa eficiente, cuando es consecuencia de la acción de un agente sobre la materia, como un ácido que corroe el metal o un escultor que esculpe el bloque de mármol.
  • La causa final, cuando la transformación se emprende con un fin determinado en miras, es decir, cuando se tiene un objetivo específico que alcanzar.
  1. Cambio social

cambio social
El cambio social altera las normas, valores y modos de ejercer la economía.

Por su parte, el cambio social es la alteración apreciable de las estructuras sociales de una comunidad, permitiendo el surgimiento de nuevas formas de organización ya sea de un modo paulatino (reforma) o violento (revolución).

En ello se alteran también las normas sociales, los valores populares y los modos de ejercer la economía, entre otras cosas. Suele ser el principal motor para los tránsitos políticos y los reajustes socioeconómicos a gran escala.

Una revisión de la historia basta para observar la presencia de los cambios sociales y el impacto que han tenido en los modos de vivir de la humanidad, así como la multiplicidad de factores que los desencadenaron.

Sus consecuencias pueden ir desde la caída de un régimen social, político y económico (como la abolición del Antiguo Régimen durante la época de la Revolución Francesa de 1789), hasta el reacomodo y la alteración de elementos puntuales del mismo (como el cambio de un sistema de gobierno por otro).

El cambio social es materia de estudio para la sociología, la antropología, la psicología social y otras ciencias sociales.

  1. Cambio en psicología

En psicología, se entiende el cambio como una dinámica propia de los individuos, fruto de complejos procesos de autorrealización, de trauma, o de mutación y resistencia a la misma. Esto es, el cambio es comprendido psicológicamente como un proceso adaptativo de la mente humana.

Es decir, en realidad hablamos de la adaptación al cambio, pues este último se produce en la realidad objetiva y exige, de esta manera, un cambio semejante en la psique. En ese sentido, aprender (para bien o para mal) no es más que una forma de cambio.

Según sea la naturaleza de dicha adaptación, podemos distinguir a grandes rasgos dos formas principales de cambio psicológico:

  • El cambio de primer orden, en el que varían determinados parámetros de la psique, pero ésta en tanto conjunto o sistema permanece más o menos inalterada, o sea, que se trata de adaptaciones superficiales o puntuales. Este tipo de cambio ocurre con mayor velocidad y más frecuentemente.
  • El cambio de segundo orden, en el cual la estructura psíquica cambia cualitativamente y de manera discontinua, o sea, permanentes, profundas y estructurales. Este tipo de cambio toma mucho más tiempo para ocurrir, o bien exige eventos extraordinarios (como un trauma estructural).
  1. Cambio climático

Llamamos cambio climático a la variación de los patrones meteorológicos estables a lo largo de un período de tiempo extenso, que puede ir de unas décadas a millones de años.

Suele estar acompañado de procesos de reacomodo climático que a menudo implican fenómenos meteorológicos extremos, con un alto impacto en los modos de vida de flora, fauna y la humanidad.

Más en: Cambio climático

Referencias:

Última edición: 23 de enero de 2020. Cómo citar: "Cambio". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/cambio-2/. Consultado: 31 de marzo de 2020.