Concepto de
Ácidos y Bases

Te explicamos qué son los ácidos y las bases, sus características, indicadores y ejemplos. Además, qué es la reacción de neutralización.

ph acidos bases quimica alcalino
Las sustancias con pH menor a 7 son ácidas y aquellas con pH mayor a 7 son bases.
  1. ¿Qué son los ácidos y bases?

Cuando hablamos de ácidos y de bases, nos referimos a dos tipos de compuestos químicos, opuestos en cuanto a su concentración de iones de hidrógeno, es decir, su medida de acidez o alcalinidad, su pH. Sus nombres provienen del latín acidus (“agrio”) y del árabe al-Qaly (“cenizas”). El término “bases” es de uso reciente, antiguamente se los llamaba álcalis.

Se consideran ácidos los compuestos con un pH menor a 7.0 (equivalente al agua o término neutro). Cuando menor sea pH, mayor es el grado de acidez, siendo 0 el gradiente del ácido clorhídrico. Se consideran alcalinos aquellos compuestos con un pH mayor 7.0. Cuanto mayor sea el pH mayor es el grado de alcalinidad o pH básico/alcalino, siendo 14 el gradiente de la soda cáustica.

Tanto ácidos como bases son sustancias conocidas por la humanidad desde hace cientos de años. Sin embargo, sólo se lo pudo comprender totalmente con la formulación de la teoría atómica en el siglo XIX y la comprensión de los aspectos subatómicos de la química.

En cuanto a su estructura química, los ácidos suelen constar de átomos de hidrógeno unidos a otros compuestos orgánicos e inorgánicos (por ejemplo, el ácido clorhídrico es HCl). Las bases se caracterizan por aportar iones OH al medio, cuando en una disolución acuosa, llevando generalmente (pero no exclusivamente) en su fórmula un grupo hidroxilo.

En las industrias humanas, ambos tipos de compuestos son empleados como catalizadores de otras reacciones, o como reactivos para obtener de ellos (o de otras sustancias) diversos elementos deseados, sacando provecho a su poder reductor o cáustico.

Es común su empleo en la industria alimenticia, química, de disolventes, purificadores, medicinas, en la manufacturación de jabones o de baterías eléctricas.

Puede servirte: pH

  1. Características de ácidos y bases

Tanto ácidos como bases pueden existir como líquidos, sólidos o gases, dependiendo de su temperatura. Por otro lado, pueden existir como sustancias puras o diluidas, conservando muchas de sus propiedades.

Obviamente, la diferencia de pH es el rasgo más notorio de cada uno, siendo en sus variantes más extremas fuente de riesgos para la materia orgánica y poderosos catalizadores de otras reacciones.

Por otro lado, tanto ácidos como bases presentan características físicas diferentes, como son:

Ácidos:

  • Sabor agrio, como evidencia el ácido presente en diversos frutos cítricos.
  • Son altamente corrosivos, pudiendo generar quemaduras químicas en la piel, o daños respiratorios al inhalar sus gases.
  • Buenos conductores de la electricidad en disoluciones acuosas.
  • Reaccionan con metales produciendo sales e hidrógeno.
  • Reaccionan con óxidos metálicos para formar sal y agua.

Bases:

  • Presentan un sabor amargo característico.
  • Buenos conductores de la electricidad en disoluciones acuosas.
  • Son irritantes de la piel, pues disuelven la grasa cutánea, y pueden destruir por su efecto cáustico la materia orgánica. Su respiración también es peligrosa.
  • Poseen tacto jabonoso.
  • Son solubles en agua.
  1. Ácidos y bases en la vida cotidiana

ph acidos bases quimica alcalino bateria ejemplo
El ácido de las baterías crea una sal al reaccionar con los metales.

La presencia de los ácidos y las bases en nuestra vida diaria es abundante, incluso si no nos damos cuenta de ello. Por ejemplo, en el interior de las baterías de nuestros aparatos electrónicos suele haber ácido sulfúrico. Por eso cuando se estropean y vierten su contenido dentro del aparato, reaccionan con el metal de los electrodos y crean una sal blancuzca.

Por otro lado, hay ácidos suaves que manejamos a diario, como el ácido acético (vinagre), el ácido acetilsalicílico (aspirina), el ácido ascórbico (vitamina C), el ácido carbónico (presente en gaseosas carbonatadas), el ácido cítrico (presente en las frutas cítricas), o el ácido clorhídrico que nuestro estómago segrega para disolver la comida, y que llamamos “jugos gástricos”.

En cuanto a las bases, el bicarbonato de sodio es empleado para hornear, o como desodorante, así como en diversos remedios contra la acidez estomacal. Otras bases de uso común son el carbonato de sodio (detergente), hipoclorito de sodio (cloro para limpiar), hidróxido de magnesio (laxante), y el hidróxido de calcio (la cal de construcción).

  1. Indicadores de ácidos y bases

Para distinguir entre un ácido y una base, como hemos dicho, debemos atender al nivel de pH. La mejor forma de medir el pH es mediante papel tornasol, usualmente en tiras que se pueden sumergir en la solución o apoyar en el compuesto, y observar el cambio de color que presentan.

Así, los ácidos cambiarán el color azul a rosa, el anaranjado de metilo a rojo, y en el caso de la fenolftaleína la deja incolora (o naranja si es un ácido muy fuerte). Las bases, en cambio, cambian el color rojo del papel tornasol a azul, y el de la fenolftaleína a rosado.

  1. Reacción de neutralización

Se llama neutralización o reacción ácido-base a una reacción química que ocurre cuando se mezclan estos dos tipos de compuestos, obteniendo a cambio una sal y cierta cantidad de agua. Estas reacciones suelen ser exotérmicas (generan calor) y su nombre proviene del hecho de que las propiedades de tanto ácido como base se cancelan mutuamente.

Esta reacción puede darse de cuatro formas, dependiendo de las proporciones de sus reactivos:

  • Un ácido fuerte y una base fuerte: el reactivo más abundante quedará en disolución respecto del otro.
  • Un ácido débil y una base fuerte: se obtendrá una disolución de pH básico, pues la base permanecerá en la reacción.
  • Un ácido fuerte y una base débil: se neutralizará el ácido y permanecerá una porción ácida en disolución, dependiendo del grado de concentración del ácido.
  • Un ácido débil y una base débil: el resultado será ácido o básico dependiendo de las concentraciones de sus reactivos.
  1. Ejemplos de ácidos y bases

Algunos ejemplos de ácidos y de bases son:

Ácidos:

  • Ácido clorhídrico (HCl)
  • Ácido sulfúrico (H2SO4)
  • Ácido nítrico (HNO3)
  • Ácido perclórico (HClO4)
  • Ácido fórmico (CH2O2)
  • Ácido brómico (HBrO3)
  • Ácido bórico (H3BO3)
  • Ácido acético (C2H4O2)

Bases

  • Soda cáustica (NaOH)
  • Hidróxido de calcio (CaOH)
  • Amoníaco (NH3)
  • Bicarbonato de sodio (NaHCO3)
  • Hidróxido de potasio (KOH)
  • Hipoclorito de sodio (NaClO)
  • Fluoruro de calcio (CaF2)
  • Hidróxido de bario (Ba[OH]2)
  • Hidróxido de hierro (Fe[OH]3)

Sigue con: Fórmula química

Referencias:

Última edición: 23 de julio de 2019. Cómo citar: "Ácidos y Bases". Autor: María Estela Raffino. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/acidos-y-bases/. Consultado: 24 de agosto de 2019.