Revolución francesa

Te explicamos qué fue la Revolución francesa y sus principales acontecimientos. Además, sus causas y consecuencias.

edad contemporanea inicio revolucion francesa
La Revolución francesa comenzó con la “toma de la Bastilla” en 1789.

¿Qué fue la Revolución francesa?

La Revolución francesa fue un proceso histórico que atravesó Francia entre 1789 y 1799 a partir del cual se transformó la política, la sociedad y la economía. Fue la primera revolución liberal que derrocó a la monarquía y disolvió los privilegios de la sociedad estamental del Antiguo Régimen.

Esta revolución estuvo protagonizada por un conjunto social integrado por la burguesía, el campesinado, los artesanos, los profesionales de oficio y otros trabajadores urbanos, y el bajo clero. A través de una serie de eventos, este conjunto social logró derrocar a la monarquía del rey Luis XVI e imponer un gobierno revolucionario.

Los grupos revolucionarios en Francia estaban influenciados por el movimiento de la Ilustración y guiados por los ideales de libertad e igualdad. El concepto de igualdad cuestionaba los privilegios políticos, económicos y sociales que ostentaban la nobleza y la alta jerarquía del clero. El ideal de libertad apuntaba a defender la propiedad privada y la libertad empresarial frente a las imposiciones y regulaciones de la monarquía. Además, al comienzo de la revolución también se aclamaba la fraternidad, como la unión de todos los ciudadanos por el bien común.

Las consecuencias de la Revolución francesa fueron tan importantes a nivel mundial que muchos historiadores consideran este proceso histórico como el hito que da inicio a una nueva era en la historia de la humanidad. En la mayoría de las periodizaciones, la Revolución francesa marca el fin de la Edad Moderna y el inicio de la Edad Contemporánea.

Ver además: Liberalismo

PUNTOS CLAVE

  • La Revolución francesa fue un proceso revolucionario que atravesó Francia entre 1789 y 1799, derrocó a la monarquía y destruyó la estructura social del Antiguo Régimen.
  • Los grupos revolucionarios estaban integrados por los sectores sociales que no tenían privilegios: la burguesía, el campesinado, el bajo clero, los artesanos y otros trabajadores urbanos.
  • Los ideales que guiaron la revolución fueron la libertad, la igualdad y la fraternidad. Sin embargo, fue un proceso marcado por la violencia y la imposición de diferentes grupos sociales sobre otros.
  • Entre los líderes revolucionarios más importantes estaban Maximilian Robespierre, Georges Danton, Jean-Paul Marat, Louis de Saint-Just y Camille Desmoullins.
  • La revolución terminó con el ascenso al poder de Napoleón Bonaparte y su intento de crear un imperio francés en Europa.
  • Las principales consecuencias de la revolución fueron la caída de la estructura social feudal y de la monarquía francesa, la expansión de los ideales ilustrados por Europa y el inicio de las Guerras Napoleónicas.

Historia de la Revolución francesa

La “marcha de las mujeres sobre Versalles” fue un evento fundamental de la Revolución francesa.

La Revolución francesa atravesó diferentes etapas: la Asamblea Nacional (1789-1791), la Asamblea Legislativa (1791-1792), la República (1792-1795), el Directorio (1795-1799) y el Consulado/Imperio (1799-1815). Durante estas etapas, diferentes sectores que se habían unido en contra de la monarquía accedieron al poder e influenciaron el rumbo de la revolución.

Entre 1789 y 1799, la revolución estuvo marcada por la violencia. A los disturbios en las calles, las barricadas y las manifestaciones violentas espontáneas, les siguieron violencias ejercidas desde el gobierno revolucionario.

En 1793, la Asamblea Legislativa aprobó la ejecución por guillotina del rey Luis XVI y su esposa Maria Antonieta. Con este evento se inició el periodo conocido como “el Terror”, en el que los jacobinos (la facción más radicalizada de los revolucionarios) utilizaron las instituciones del gobierno para eliminar a diferentes oponentes. Se estima que entre 1793 y 1795, casi dieciocho mil personas fueron ejecutadas de manera pública bajo la acusación de actividades contrarrevolucionarias.

Por otro lado, el gobierno establecido por la revolución debió enfrentarse a la Contrarrevolución, protagonizada por gran parte de la nobleza y el alto clero y apoyada por las monarquías de Prusia y Austria. Con la ejecución de Luis XVI, los reyes de España, el Reino Unido, Holanda, Nápoles y Piamonte se unieron a las fuerzas contrarrevolucionarias y Francia entró en guerra con gran parte del continente europeo.

La Revolución francesa tuvo su fin con la toma del poder por parte de Napoleón Bonaparte, un general del Ejército que contaba con el apoyo de gran parte de los sectores moderados de la revolución. Durante su gobierno, Napoleón reinició un proceso de concentración del poder y proclamó la “expansión de la revolución” a otros países europeos.

En 1815, Napoleón fue derrotado por los ejércitos enemigos. Esto marcó el fin de la revolución y la restauración de la monarquía en Francia.

Ver también: Guerras Napoleónicas

Características de la Revolución francesa

Revolución Francesa
El lema “Libertad, igualdad y fraternidad” sirvió de guía para la Revolución francesa.

La Revolución francesa se caracterizó por la destrucción del Antiguo Régimen que gobernaba la vida política, económica y social de las monarquías europeas en el siglo XVIII.

En su lugar, se establecieron nuevos parámetros guiados por el lema “Libertad, igualdad y fraternidad”. Estas tres nociones se expresaron en nuevas formas políticas, vinculadas con las de soberanía popular y representación:

  • Libertad. Este principio hacía alusión a la defensa de los derechos individuales: la abolición de la servidumbre, la libertad de expresión (que incluía la profesión religiosa, las opiniones políticas y las ideas filosóficas), la participación política (la libertad de elegir representantes) y la libertad empresarial (que se basaba en el derecho de la propiedad privada).
  • Igualdad. Esta noción implicaba la abolición de los privilegios que diferenciaban los estamentos de la sociedad. La revolución publicó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que estableció la igualdad jurídica para toda la ciudadanía. Sin embargo, esta igualdad no contemplaba a las mujeres como ciudadanas, por lo que sus derechos no fueron reconocidos.
  • Fraternidad. Esta idea se vinculaba con la cooperación y el apoyo mutuo entre ciudadanos, con el objetivo de recuperar la soberanía popular. También se relacionaba con la vocación de expandir los ideales de libertad e igualdad a todos los hombres del mundo.
  • Soberanía popular. Según los ideales de la Ilustración, el poder residía en el pueblo, y los hombres tenían el derecho de participar de su gobierno porque eran sujetos soberanos.
  • Representación. Esta noción expresaba el mecanismo a través del cual los sujetos soberanos elegían, a través del sufragio, a quienes creían que mejor podían representar y defender los intereses del conjunto social.

Causas de la Revolución francesa

Entre las principales causas de la Revolución francesa, se encuentran la desigualdad política, económica y social que mantenía el Antiguo Régimen, la imposibilidad de la burguesía de acceder a la participación política, la crisis económica producto de las medidas administrativas de la monarquía y la difusión de las ideas de la Ilustración.

Causas políticas

La monarquía era absolutista y el poder estaba concentrado en manos del rey. El poder político de la nobleza y el alto clero estaba limitado dentro de la estructura absolutista, y el resto de la población no tenía acceso a la participación política. Este régimen entraba en conflicto con las aspiraciones de la burguesía, cuyo poder económico se venía consolidando en las últimas décadas.

Causas económicas

Durante su reinado, Luis XVI implementó algunas medidas económicas promovidas por el pensamiento liberal ilustrado: amplió la base impositiva y desreguló el mercado de granos. Sin embargo, también se involucró en las guerras de Estados Unidos y mantuvo el alto costo de su corte. Luego de años de malas cosechas, Francia entró en un estado de crisis económica y financiera que debilitó su gobierno.

Causas sociales

La sociedad francesa se encontraba dividida en tres estamentos o “estados”: el primero y segundo estaban compuestos por la nobleza y el alto clero, que concentraban los privilegios políticos y económicos. El tercer estado estaba integrado por el 97 % de la población, que incluía a la burguesía (cuyo poder y estatus económico se venía consolidando en las últimas décadas), el campesinado, los artesanos, los profesionales, el bajo clero y el resto de los trabajadores urbanos. El tercer estado no tenía acceso a la participación política, carecía de derechos básicos y sobre él recaían todos los impuestos.

Causas culturales

Las ideas revolucionarias se inspiraron en los pensadores y filósofos de la Ilustración, que definieron los principios de libertad, igualdad y soberanía popular. Muchos de los líderes de la revolución habían leído las obras de autores como Montesquieu, Voltaire y Rousseau.

Consecuencias de la Revolución francesa

Entre las principales consecuencias de la Revolución francesa se encuentran la eliminación de los privilegios sociales que caracterizaban al Antiguo Régimen, el establecimiento de los derechos fundamentales de las personas y el crecimiento de los movimientos liberales en diferentes partes de Europa.

Fin del Antiguo Régimen

Al finalizar el periodo revolucionario en Francia, se inició el periodo de la Restauración, que implicó el restablecimiento de la monarquía. Sin embargo, no se pudo reconstruir la sociedad estamental, y las bases del Antiguo Régimen fueron eliminadas definitivamente. La sociedad no volvió a estar dividida en “estados” definidos por el origen familiar y los privilegios estamentales.

Primera proclama de los derechos humanos universales

Con la Revolución francesa, se inició la tradición occidental de establecer derechos fundamentales para la ciudadanía de manera escrita. Se reconocieron algunas libertades elementales que hoy en día se consideran universales.

Expansión de la revolución liberal

Los ideales revolucionarios influenciaron movimientos en toda Europa. Por otro lado, las guerras europeas producto del expansionismo francés (durante el imperio de Napoleón Bonaparte) crearon las condiciones para que las colonias españolas de América iniciaran sus procesos de independencia.

Sigue con:

Referencias

  • Bergeron, L., Furet, F. y Koselleck, R. (2011). La época de las revoluciones europeas 1780-1848. Siglo XXI.
  • The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2022). French Revolution. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Davies, P. (2014). La Revolución francesa. Una breve introducción. Alianza.
  • Vovelle, M. (2000). Introducción a la historia de la Revolución francesa. Crítica.

¿Cómo citar?

"Revolución francesa". Autor: Teresa Kiss. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/revolucion-francesa/. Última edición: 15 de abril de 2024. Consultado: 18 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 15 abril, 2024
Revisado por Teresa Kiss
Profesorado de Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)