Guerras napoleónicas

Te explicamos qué fueron las guerras napoleónicas, sus causas y consecuencias. Además, las naciones que participaron y sus principales protagonistas.

guerras napoleonicas
El ejército francés se enfrentó a diversas coaliciones bajo el mando de Napoleón.

¿Qué fueron las guerras napoleónicas?

Las guerras napoleónicas o las guerras de Coalición fueron una serie de conflictos bélicos que tuvieron lugar en Europa a inicios del siglo XIX. En ellas se enfrentó Francia contra un conjunto variable de alianzas europeas formadas en su contra.

Estas guerras estuvieron directamente relacionadas con el gobierno de Napoleón Bonaparte en la Francia posrevolucionaria. No hay un criterio unánime de los historiadores respecto al momento en que comenzaron las guerras napoleónicas, ya que constituyeron una prolongación de las guerras revolucionarias que tuvieron inicio con la Revolución francesa de 1789.

Algunas interpretaciones eligen como fecha inicial el ascenso de Napoleón al poder en 1799, otras la declaración de guerra de Gran Bretaña a Francia en 1803. En cualquier caso, estas guerras se prolongaron durante el período del Primer Imperio francés, es decir, entre 1804 y 1815.

Las guerras napoleónicas finalizaron el 20 de noviembre de 1815 con la firma del Tratado de París, luego de que el ejército napoleónico fuera derrotado en la batalla de Waterloo en junio de ese mismo año. Debido a su extensión y a la cantidad de potencias militares europeas involucradas, el conjunto de las guerras revolucionarias y las guerras napoleónicas se suele denominar la “gran guerra francesa”.

Puntos clave

  • Las guerras napoleónicas fueron conflictos militares que enfrentaron a Francia, gobernada por Napoleón Bonaparte, con otras potencias europeas.
  • Se iniciaron cuando Napoleón tomó el poder en Francia en 1799 y finalizaron en 1815, cuando cayó el Imperio francés gobernado por Napoleón (1804-1815).
  • Los principales rivales de Francia fueron Austria, Prusia, Rusia y Gran Bretaña, contra quienes se libraron importantes batallas como las de Trafalgar, Austerlitz, Jena y Waterloo.
  • La derrota final de Napoleón en Waterloo en 1815 llevó a la restauración de la monarquía en Francia y puso fin a las guerras napoleónicas.

Ver además: Guerras mundiales

Antecedentes de las guerras napoleónicas

Cuando Francia abrazó los ideales republicanos durante la Revolución francesa y derrocó su monarquía en 1792, otras naciones de Europa conformaron una Primera Coalición para intentar aplastar el movimiento revolucionario antes de que se esparciera hacia sus territorios.

Esto dio inicio a las guerras revolucionarias francesas. La Primera Coalición (1792-1797), integrada por Austria, Prusia, Gran Bretaña, España, Portugal, el Imperio ruso, las Provincias Unidas de los Países Bajos y varios Estados italianos, fue derrotada por el ejército revolucionario francés. Napoleón Bonaparte fue el responsable de las victorias francesas en Austria e Italia.

A esta coalición derrotada prosiguió una Segunda Coalición (1798-1802), compuesta por Gran Bretaña, el Imperio ruso, el Imperio otomano, Austria, Portugal y el Reino de Nápoles. Al comienzo, estas naciones tuvieron mejor suerte, dado el estado de desorden y dificultades financieras en que se encontraba Francia bajo el gobierno del Directorio. Sumado al alejamiento de Bonaparte, quien se hallaba al frente de una campaña militar en Egipto.

Este escenario de derrotas francesas iniciales justificó el retorno de Napoleón a Europa, con el fin de asumir la dirección de las tropas. Cuando llegó a París, Napoleón dio el golpe de Estado del 18 de brumario (9 de noviembre según el calendario gregoriano actual) que anuló el Directorio y lo instauró a él como cónsul de Francia, con poderes casi ilimitados.

El ejército ruso se retiró de la coalición tras la derrota ante los franceses en Zúrich. Además, las tropas napoleónicas consiguieron decisivas victorias contra los austríacos en las batallas de Marengo (14 de junio de 1800) y Hohenlinden (3 de diciembre de 1800), que forzaron a Austria a retirarse de Italia y firmar el armisticio con Francia.

La Segunda Coalición colapsó en 1802 con la firma de la Paz de Amiens entre Gran Bretaña y Francia. Este tratado duró muy poco tiempo y en 1803 fue violado por ambas partes, lo que llevó a Gran Bretaña a declarar la guerra a Francia. Así se reanudó el conflicto y comenzó lo que algunos identifican como las guerras napoleónicas propiamente dichas.

Causas de las guerras napoleónicas

Las causas de las guerras napoleónicas fueron inicialmente la conmoción que generó en Europa la Revolución francesa y el efecto que tuvo en las monarquías de los países vecinos la destitución del rey de Francia. Para evitar que el impulso revolucionario se expandiera por Europa, los regímenes monárquicos decidieron hacerle la guerra al nuevo gobierno republicano francés.

Sin embargo, el panorama se hizo más complicado una vez que Napoleón Bonaparte concentró el poder político de Francia, ya que este líder tenía sus propias ansias de grandeza y puso su empeño en intentar conquistar toda Europa.

Por lo tanto, si bien inicialmente el conflicto se debió a razones políticas derivadas de la Revolución francesa y de la intención de las monarquías europeas de evitar su propagación, pronto se convirtió en una lucha por detener la expansión del Imperio francés bajo el mando de Napoleón Bonaparte.

Consecuencias de las guerras napoleónicas

Las guerras napoleónicas tuvieron importantes consecuencias en Europa y otras partes del mundo. Entre ellas, se destacaron las siguientes:

  • La formación y caída del Imperio francés. Napoleón logró construir un imperio que abarcó gran parte del territorio europeo y se coronó a sí mismo emperador con el nombre de Napoleón I. Sin embargo, fue derrotado en una serie de batallas en 1813 y 1814, por lo que abdicó y se exilió en la isla de Elba. Regresó a Francia en 1815 y recuperó brevemente el poder, hasta que fue definitivamente derrotado en la batalla de Waterloo y el imperio fue sustituido por la restauración monárquica. A partir de allí, Francia dejó de ser la potencia europea que había sido.
  • La expansión del sentimiento republicano. A pesar de la derrota de Napoleón, los reyes europeos vencedores se vieron en dificultades para restaurar el absolutismo, debido a la influencia que ejercían las ideas republicanas de la Revolución francesa en sus poblaciones. Por esta razón, se vieron en muchos casos obligados a adoptar algunas de las normas que había impuesto la ocupación francesa.
  • La aparición del nacionalismo. Luego de las guerras napoleónicas, el mapa europeo se reconfiguró a lo largo de casi cien años. Esto se dio no ya de acuerdo con los límites impuestos por las aristocracias sino a partir de criterios nacionales defendidos por movimientos de ideología nacionalista, como la lengua, la cultura y el origen étnico o nacional.
  • El ascenso de Gran Bretaña. Tras la caída de la Francia napoleónica, Gran Bretaña pasó a ser la potencia dominante en Europa. Extendió su hegemonía a casi todo el planeta y se adueñó de colonias francesas, incluidas las que habían sido establecidas por los Países Bajos pero habían sido invadidas por Francia.
  • La independencia hispanoamericana. La invasión francesa de la península ibérica y el apresamiento del rey Fernando VII de España generó un vacío de poder en las colonias españolas en América que llevó a procesos revolucionarios y al inicio de sus propias guerras de independencia. Aunque los franceses se retiraron de España entre 1813 y 1814, las luchas independentistas continuaron y para 1825 los territorios españoles en América se habían convertido en un conjunto de repúblicas independientes, inspiradas en los ideales de la Revolución francesa y de la independencia estadounidense, con la excepción de Cuba y Puerto Rico.

Coaliciones de las guerras napoleónicas

guerras napoleonicas rusia retirada
El ejército napoleónico tuvo que retirarse de Rusia asediado por el hambre y el frío.

La gran protagonista de las guerras napoleónicas fue la Francia de Napoleón Bonaparte, enfrentada contra una serie de alianzas de países europeos, que fueron:

  • La Segunda Coalición (1798-1802). Estuvo conformada por Gran Bretaña, Rusia, Austria, Portugal, el Imperio otomano y el Reino de Nápoles. Reemplazó a la Primera Coalición derrotada por el ejército revolucionario francés (1792-1797), y fue vencida por Napoleón Bonaparte a su regreso de Egipto.
  • La Tercera Coalición (1805-1806). Tras la ruptura de la Paz de Amiens en 1803, Bonaparte se coronó emperador de Francia (1804) y rey de Italia (1805) e intentó invadir Gran Bretaña, pero fue derrotado en la batalla de Trafalgar. Para entonces ya había surgido una nueva alianza en su contra, compuesta por Gran Bretaña, Rusia, Austria, el Reino de Nápoles y Suecia, con el propósito de expulsar a los franceses de Italia, Suiza, los Países Bajos y zonas de Alemania. Esta coalición fue derrotada por Napoleón, cuyo ejército resultaba en ese entonces imbatible en tierra firme, como quedó demostrado en las batallas de Ulm y Austerlitz (1805).
  • La Cuarta Coalición (1806-1807). Meses después del fracaso de la Tercera Coalición, se formó una nueva alianza contra Napoleón, compuesta por Rusia, Prusia y Sajonia. Sin embargo, la lejanía del ejército ruso facilitó la derrota de Prusia y Sajonia ante las tropas de Napoleón, quien entró en Berlín el 27 de octubre de 1806, luego de vencer en las batallas de Jena y Auerstädt. En julio de 1807, Rusia firmó la paz con Francia, y Prusia aceptó importantes pérdidas territoriales.
  • La Quinta Coalición (1809). Una nueva alianza contra Francia involucró a Gran Bretaña y Austria, y surgió como un intento de aprovechar el momento en que España, con el apoyo de los británicos, libraba su guerra de Independencia contra la ocupación francesa iniciada en 1808. Napoleón venció en España sin dificultad, volvió a tomar Madrid (que había sido recuperada por los españoles) y expulsó a los británicos de la península ibérica. En este contexto, fue sorprendido por el ataque austríaco a comienzos de 1809, pero obtuvo la victoria definitiva sobre Austria en la batalla de Wagram en julio de 1809. Posteriormente, se casó con la hija del emperador de Austria, para tener un heredero y consolidar su relación con los austríacos. Además, logró que el Imperio francés alcanzara su máxima extensión en Europa al dominar directa o indirectamente los territorios de las actuales Suiza, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos, España y partes de Polonia.
  • La Sexta Coalición (1812-1814). En 1812 se creó la penúltima coalición contra Francia, compuesta por Gran Bretaña, Rusia, Prusia, Austria, Suecia, España y parte de Alemania. Esto se produjo luego de la invasión de Napoleón a Rusia, que comenzó como una victoria y terminó en un fracaso para las tropas francesas. El ejército de Napoleón debió abandonar Moscú, asediado por el hambre, el frío y la guerra constante librada por el pueblo ruso. Tras esta derrota, Napoleón perdió también España en 1813. La coalición en su contra ingresó en París en 1814 y lo obligó a abdicar y exiliarse en la isla de Elba.
  • La Séptima Coalición (1815). La última alianza contra Francia se instauró en 1815 y estuvo compuesta por Gran Bretaña, Rusia, Prusia, Suecia, Austria, Países Bajos y algunos Estados alemanes. Surgió para detener el retorno de Napoleón, quien había desembarcado en Cannes y derrotado a la recién restaurada monarquía francesa de Luis XVIII sin necesidad de combatir. El fin del ejército napoleónico se produjo en junio de 1815, cuando fue derrotado en la batalla de Waterloo.

Fin de las guerras napoleónicas

Las guerras napoleónicas terminaron en 1815, tras la batalla de Waterloo en la que la coalición dirigida porel duque de Wellington derrotó al ejército francés recién formado por Napoleón, quien acababa de regresar de su exilio en la isla de Elba.

Napoleón fue depuesto el 22 de junio de 1815 y fue desterrado a la remota isla de Santa Elena, en el Atlántico Sur. Así culminó el período revolucionario y napoleónico francés.

Personajes de las guerras napoleónicas

guerras napoleonicas napoleon bonaparte
Napoleón Bonaparte fue uno de los militares más importantes de la historia.

Los principales protagonistas de las guerras napoleónicas fueron:

  • Napoleón Bonaparte (1769-1821). Fue uno de los más destacados estrategas militares de la historia, que adquirió protagonismo como general republicano durante la Revolución francesa, especialmente durante el gobierno del Directorio, al que derrocó en 1799. En 1802 se instituyó como cónsul vitalicio y en 1804 se coronó emperador de los franceses. También fue coronado rey de Italia y llegó a conquistar militarmente casi toda Europa. Luego de su derrota y exilio en la isla de Santa Elena en 1815, murió en 1821. Sus restos fueron repatriados en 1840.
  • Arthur Wellesley (1769-1852). Fue un militar y estadista irlandés, mejor conocido por su título de duque de Wellington. Fue uno de los mayores generales británicos durante las guerras napoleónicas, donde se destacó como organizador de la resistencia contra la ocupación francesa en Portugal y España, y como comandante de las tropas que vencieron a Napoleón en Waterloo. Fue también comandante en jefe del Ejército británico y primer ministro del Reino Unido en dos ocasiones.
  • Horatio Nelson (1758-1805). Duque de Bronte y vizconde Nelson, fue vicealmirante de la Marina Real británica, responsable de importantes victorias en las guerras revolucionarias y napoleónicas, y artífice de la victoria británica en la batalla de Trafalgar, donde la Armada francesa fue destruida por los británicos. Sin embargo, Nelson perdió la vida a bordo del HMS Victory durante esta batalla, debido al disparo de un tirador francés.
  • Alejandro I de Rusia (1777-1825). Fue zar del Imperio ruso entre 1801 y 1825, y rey de Polonia entre 1815 y 1825. Era hijo del zar Pablo I y nieto de Catalina la Grande. Fue un monarca de intenciones reformistas y preocupado por la legislación, pero de carácter autoritario. Inicialmente se proclamó admirador de Napoleón Bonaparte y las instituciones francesas, pero su relación con el estadista francés fue cambiante. Fue uno de los líderes que integraron la coalición que logró derrotarlo.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Guerras napoleónicas". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/guerras-napoleonicas/. Última edición: 17 de abril de 2024. Consultado: 22 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 17 abril, 2024
Revisado por Augusto Gayubas
Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)