Causas y consecuencias de la Primera Guerra Mundial

Te explicamos qué fue la Primera Guerra Mundial, los países involucrados y cuáles fueron sus causas y consecuencias.

causas y consecuencias de la primera guerra mundial
En la Primera Guerra Mundial se enfrentaron la Entente y las Potencias Centrales.

¿Qué fue la Primera Guerra Mundial?

La Primera Guerra Mundial (1914-1918), conocida en su momento como la Gran Guerra, fue uno de los conflictos bélicos más destructivos y de mayor impacto geopolítico de la historia.

Se estima que se movilizaron casi 70 millones de soldados, provenientes principalmente de una veintena de países. El impacto político y la cantidad de víctimas humanas de este enfrentamiento fueron superados únicamente por la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La Primera Guerra Mundial comenzó en Europa el 28 de julio de 1914 y se extendió a lo largo de cuatro años, hasta el 11 de noviembre de 1918. Durante estos años se enfrentaron los ejércitos de la Entente y las Potencias Centrales.

La Entente reunía inicialmente a Francia, el Reino Unido y Rusia, junto a países involucrados como Serbia, Montenegro y Bélgica. Más tarde se sumaron otros países, como Japón, Italia, Portugal, Rumania, Estados Unidos y Grecia. Rusia abandonó la guerra tras la Revolución de Octubre de 1917.

Las Potencias Centrales eran el Imperio alemán, el Imperio austrohúngaro, el Imperio otomano y el Reino de Bulgaria, junto con sus aliados estratégicos en África y Asia.

La magnitud del conflicto fue tal que costó la vida de alrededor de 16 millones de personas de diferentes nacionalidades y cambió el equilibrio de poder en el mundo, incluida la caída de cuatro imperios.

Puntos clave

  • La Primera Guerra Mundial (1914-1918) enfrentó a las Potencias Centrales (Alemania, Austria-Hungría, Imperio otomano) con la Entente (Reino Unido, Francia, Rusia, Italia, Estados Unidos).
  • Sus principales causas fueron la competencia industrial y colonial de las potencias europeas, el auge del nacionalismo, el sistema de alianzas y el asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austrohúngaro.
  • Sus principales consecuencias fueron la desaparición de cuatro imperios, la firma del Tratado de Versalles que impuso duras condiciones a Alemania, la creación de la Sociedad de Naciones y la muerte de 16 millones de personas.

Ver también: Guerras mundiales

Causas de la Primera Guerra Mundial

Alemania era una potencia industrial con tendencias militaristas a inicios del siglo XX.

Las principales causas de la Primera Guerra Mundial fueron las siguientes:

1. La competencia entre las potencias imperiales europeas

A lo largo del siglo XIX, Europa consolidó su dominio económico, tecnológico y militar sobre gran parte del mundo y varios de sus países se constituyeron en potencias coloniales con posesiones en África, Asia y Oceanía.

Sin embargo, el reparto territorial no fue equitativo: países como el Reino Unido y Francia, que habían desarrollado su industria y alcanzado un predominio colonial más tempranamente, aventajaban a países como Alemania, que había iniciado su industrialización a finales del siglo XIX y tenía ambiciones imperiales.

Esto condujo a un escenario de conflicto entre las potencias coloniales y a la formación de alianzas entre naciones que competían por razones políticas o económicas. Algunos de estos conflictos se relacionaban con rivalidades pasadas, como las tensiones entre Francia y Alemania que se remontaban a la época de las conquistas napoleónicas en Europa y, más recientemente, a la guerra franco-prusiana (1870-1871).

2. El auge del nacionalismo en Europa

La idea de un país como un Estado-nación con una cultura, una identidad y un proyecto político propios surgió en el siglo XVIII y se consolidó en el siglo XIX. Ello dio origen a nuevas tensiones de tipo étnico o nacional, especialmente en Europa del Este.

Por ejemplo, en Bosnia y Herzegovina, antiguos territorios otomanos reclamados por el Imperio austrohúngaro, existían proyectos de Estados eslavos autónomos o de anexión al Reino de Serbia (aliado del Imperio ruso).

Entre 1912 y 1913 la región balcánica (a la que pertenecían Bosnia y Herzegovina) vivió dos guerras locales y se la conoció como “el polvorín de Europa”, pues se consideraba que en cualquier momento podía encenderse y volver a estallar.

3. El surgimiento de nuevos poderes industriales

La Revolución Industrial comenzó en Inglaterra en el siglo XVIII. Poco después, países como Bélgica y Francia iniciaron sus propios procesos de industrialización. Entre 1870 y 1914, la llamada Segunda Revolución Industrial introdujo novedades técnicas y tecnológicas y vio el ascenso de nuevas potencias industriales, principalmente Alemania, Estados Unidos y Japón.

La aparición de nuevas potencias industriales intensificó la competencia económica, política y colonial, pues la industria promovía el crecimiento económico, impulsaba el desarrollo y la modernización del armamento militar y, al mismo tiempo, demandaba materias primas que en muchos casos eran obtenidas en las colonias de Asia, África o el Pacífico.

4. La creación y renovación del sistema europeo de alianzas

La guerra adquirió una dimensión mundial porque muchas naciones se vieron arrastradas al conflicto. Esto sucedió debido a la existencia de tratados de alianza y asistencia mutua entre los integrantes de ambos bandos desde fines del siglo XIX y comienzos del XX.

La Entente fue el resultado de una sucesión de acuerdos que habían comenzado con la alianza franco-rusa (1893), la Entente cordiale franco-británica (1904) y la Triple Entente (1907). Las Potencias Centrales se basaban en una alianza entre los imperios alemán y austrohúngaro (1879), a la que se había unido Italia en la llamada Triple Alianza (1882), hasta que el gobierno italiano se pasó al bando de la Entente en 1915.

En previsión de un conflicto europeo en el futuro inmediato, la mayoría de las potencias de fines del siglo XIX y comienzos del XX dedicaron su poderío industrial a fabricar y desarrollar armamento de guerra, durante un período que fue conocido como la “paz armada”.

5. El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria

El detonante de la guerra fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero al trono autrohúngaro, en la ciudad de Sarajevo, en Bosnia y Herzegovina. El hecho ocurrió el 28 de junio de 1914. El autor del atentado fue el serbobosnio Gavrilo Princip, perteneciente a la organización nacionalista serbia Mano Negra.

El gobierno austrohúngaro hizo responsable al gobierno de Serbia y le envió un ultimátum. Finalmente, un mes después del asesinato, el emperador austrohúngaro declaró la guerra al Reino de Serbia. Como Serbia tenía un acuerdo de apoyo mutuo con Rusia, el ejército ruso se movilizó con la intención de apoyar a los serbios contra Austria-Hungría, y eso promovió a su vez la entrada en guerra de Francia, pues era aliada de Rusia.

Por su parte, Alemania apoyó al Imperio austrohúngaro, declaró la guerra a Rusia e invadió Bélgica para llegar hasta Francia. Dado que Bélgica era un país neutral, su invasión significó una transgresión de los tratados internacionales y eso motivó al Reino Unido a declarar la guerra a Alemania.

Para el 4 de agosto de 1914, las principales potencias europeas estaban implicadas en la guerra.

Consecuencias de la Primera Guerra Mundial

causas y consecuencias de la primera guerra mundial gripe espanola
El movimiento de tropas facilitó la propagación de la “gripe española”.

Las principales consecuencias de la Primera Guerra Mundial fueron las siguientes:

1. Una pérdida considerable de vidas humanas

Se estima que casi nueve millones de soldados y siete millones de civiles murieron durante los cuatro años que duró la Primera Guerra Mundial. Esto representaba casi el 1 % de la población mundial de la época.

Las muertes fueron consecuencia tanto de la violencia bélica propiamente dicha como de las hambrunas y enfermedades que trajo consigo la guerra, incluido el efecto del gas mostaza y otros agentes tóxicos usados durante la guerra. La cantidad de heridos y mutilados se calcula en veinte millones.

2. El colapso de cuatro grandes imperios

Como resultado del conflicto cayeron imperios y sus respectivas dinastías gobernantes:

  • El Imperio alemán, gobernado por los Hohenzollern, se derrumbó poco antes de la firma del armisticio de noviembre de 1918 y dio paso a la República de Weimar.
  • El Imperio austrohúngaro, de la Casa de Habsburgo-Lorena, se disolvió y su territorio se dividió en diversas naciones (entre ellas, Austria y Hungría).
  • El Imperio otomano, encabezado por la dinastía de Osman, quedó disgregado y en 1922 fue disuelto por los nacionalistas turcos que fundaron la República de Turquía. Sus territorios en Medio Oriente fueron repartidos entre el Reino Unido y Francia en la forma de mandatos de la Sociedad de Naciones.
  • El Imperio ruso, gobernado por la dinastía Romanov, cayó en 1917 cuando la Revolución de Febrero derrocó al zar Nicolás II y la Revolución de Octubre instauró un gobierno bolchevique, que unos años después dio nacimiento a la Unión Soviética (URSS).

3. La propagación de la llamada “gripe española”

Debido al intenso movimiento de tropas y al hacinamiento y las condiciones insalubres en las trincheras, la Primera Guerra Mundial contribuyó a la propagación de un nuevo tipo de infección respiratoria, conocida como la “gripe española”, que se convirtió en una pandemia a inicios de 1918.

Este virus de la gripe tipo A no se originó en España pero recibió su nombre debido a que fue informado por la prensa española mientras los países beligerantes censuraban la información para no dañar la moral de las tropas. Provocó la muerte de aproximadamente veinticinco millones de personas hasta abril de 1920.

4. La reorganización geopolítica de Europa

Con el colapso de los antiguos imperios en el tramo final de la guerra, los vencedores se dedicaron a reordenar el territorio de Europa y los movimientos nacionalistas impulsaron en muchos casos la independencia.

Así surgieron nuevas naciones, como Checoslovaquia, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia y Yugoslavia (inicialmente llamada Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos). También se establecieron como naciones independientes Austria y Hungría. Además de ceder parte de sus territorios en Europa, el Imperio alemán perdió sus colonias en África, Asia y Oceanía.

5. La firma del Tratado de Versalles

Una vez terminada la guerra, los países vencedores firmaron junto a Alemania el Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919. Mediante este tratado se responsabilizó a Alemania por la guerra y se le impusieron unas condiciones muy severas que incluían el pago de costosas reparaciones de guerra, la pérdida de territorios y diversas prohibiciones, como la que impedía superar una determinada cantidad de efectivos militares.

El Tratado de Versalles provocó en Alemania deudas y dificultades económicas que generaron descontento entre la población. Esta circunstancia fue aprovechada por el nazismo, un movimiento nacionalista que basó parte de su discurso político en la crítica al Tratado de Versalles y que llegó al poder en 1933.

Otra consecuencia del Tratado de Versalles fue la fundación de la Sociedad de Naciones, que entró en vigor en 1920 y fue el organismo precursor de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Si bien su función era contribuir a la solución pacífica de las tensiones internacionales y evitar el estallido de una nueva “gran guerra”, no pudo evitar que veinte años más tarde comenzara la Segunda Guerra Mundial.

6. La instauración de un régimen comunista en Rusia

La pobreza y la escasez en Rusia se agravaron con el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Las muertes de soldados y las sucesivas derrotas militares incrementaron el descontento con el gobierno zarista, lo que llevó a la Revolución de Febrero que derrocó al zar Nicolás II en 1917.

Poco después, triunfó la Revolución de Octubre que instauró un régimen comunista liderado por los bolcheviques. Este hecho significó la irrupción del comunismo como una fuerza política de importancia en el panorama europeo y mundial, que inspiró a numerosos partidos de izquierda revolucionaria y se convirtió en el principal rival ideológico del fascismo y el nazismo en las décadas de 1920 y 1930.

Sigue con:

Referencias

  • Hart, P. (2014). La Gran Guerra 1914-1918. Historia militar de la Primera Guerra Mundial. Crítica.
  • Showalter, D. E. & Royde-Smith, J. G. (2023). World War I. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Stevenson, D. (2013). 1914-1918. Historia de la Primera Guerra Mundial. Debate.
  • Stone, N. (2013). Breve historia de la Primera Guerra Mundial. Ariel.

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Causas y consecuencias de la Primera Guerra Mundial". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/causas-y-consecuencias-de-la-primera-guerra-mundial/. Última edición: 28 de febrero de 2024. Consultado: 23 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 28 febrero, 2024
Revisado por Augusto Gayubas
Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)