Comunismo

Te explicamos qué es el comunismo, su origen, características y países que lo practican. Además, diferencias con el socialismo y el capitalismo.

El martillo y la hoz representan a la clase obrera y el campesinado que el comunismo declara defender.

¿Qué es el comunismo?

El comunismo es una ideología política y un modo de organización socioeconómica que aspira a construir una sociedad sin clases sociales mediante la abolición de la propiedad privada de los medios de producción (como fábricas, tierras y minas). Si bien su objetivo teórico es el igualitarismo, promueve el control de la política y la economía por parte del Estado.

El comunismo es un modelo radicalmente distinto al capitalismo (que se basa en el principio de propiedad privada y libertad de mercado). Sus fundamentos provienen de la obra filosófica del pensador alemán Karl Marx (1818-1883), autor de textos como el Manifiesto del Partido Comunista (1848), escrito junto a Friedrich Engels (1820-1895), y El capital (1867), una obra importante sobre la sociedad industrial contemporánea.

En la obra de Marx, comunismo y socialismo eran empleados como sinónimos, aunque posteriormente ambos términos comenzaron a diferenciarse, especialmente cuando el comunismo quedó asociado a la Revolución bolchevique de 1917 y algunos socialistas adoptaron posiciones más reformistas y democráticas.

La doctrina comunista se basa en el reconocimiento de que a lo largo de la historia existió la explotación del hombre por el hombre, es decir, que unos seres humanos usaron el trabajo de otros para obtener beneficios y enriquecerse. El objetivo propuesto en la teoría marxista es terminar con este tipo de explotación.

De acuerdo a la perspectiva marxista, la historia debe comprenderse como el resultado de la lucha de clases, iniciada desde tiempos ancestrales con la aparición de la propiedad. Las diversas clases sociales compiten por el control de los medios de producción, y cuando las contradicciones sociales se agudizan esta lucha puede conducir a la disputa por el control del Estado.

La lucha de clases es presentada como el “motor” del cambio social, económico y político, pues se sugiere que empuja a las sociedades hacia la adopción de nuevos modos de producción. De la esclavitud de la Edad Antigua se habría pasado al orden feudal, y del feudalismo al capitalismo industrial con el nacimiento de dos clases sociales enfrentadas: la burguesía (propietaria de las fábricas y otros medios de producción) y el proletariado (la clase obrera obligada a vender su fuerza de trabajo).

Marx sostenía que la actual lucha de clases entre la burguesía y el proletariado llevaría a la llegada del comunismo, es decir, a una sociedad sin clases sociales que debería atravesar varias fases previas (la más célebre de ellas sería la “dictadura del proletariado”).

Desde los años de publicación de la obra de Marx hasta la actualidad, surgieron muchos partidos comunistas de diversas tendencias y en diferentes partes del mundo.Algunos de ellos llegaron al poder, como los bolcheviques liderados por Vladimir Lenin en Rusia en 1917 o el Partido Comunista de China encabezado por Mao Zedong en 1949. En general, estas experiencias históricas no contribuyeron a crear sociedades más igualitarias afines al ideal original del comunismo, e incluso en algunos casos colapsaron (como la Unión Soviética) o se vieron obligadas a impulsar reformas económicas liberalizadoras (como China).

El pensamiento de Marx y las diversas variantes del comunismo impulsadas por otros pensadores y activistas (como Lenin, León Trotsky, Mao Zedong, entre otros) siguen inspirando a muchos dirigentes, militantes e intelectuales alrededor del mundo.

Puntos clave

  • El comunismo es una ideología que aspira a construir una sociedad sin clases sociales, en la que la propiedad de los medios de producción sea común o colectiva (y no privada como en el capitalismo).
  • El comunismo surgió en Europa en el siglo XIX y se consolidó como movimiento político a partir de la obra de Karl Marx y Friedrich Engels, autores del Manifiesto del Partido Comunista (1848).
  • El comunismo se presentó como una alternativa al capitalismo y postuló la doctrina de la lucha de clases, con el objetivo de que la clase obrera conquistara el poder y construyera una sociedad comunista.
  • Los principales ejemplos de países comunistas son la Unión Soviética, que nació tras la Revolución bolchevique de 1917 y se disolvió en 1991, y la República Popular China, que en la década de 1970 incorporó a su economía aspectos del capitalismo.

Ver también: Comunismo científico

Características del comunismo

Marx y Engels son los fundadores del comunismo como se entiende en la actualidad.

A grandes rasgos, el comunismo se caracteriza por lo siguiente:

  • Se trata de un modelo de sociedad que aspira a eliminar la división en clases sociales y a garantizar que sea innecesaria e imposible la acumulación de la riqueza en manos de unos pocos.
  • Se fundamenta en la filosofía marxista y en su visión de la historia, conocida como materialismo histórico. Sin embargo, hubo experiencias de gestión comunitaria de los recursos desde la Edad Antigua, e ideales similares a los comunistas desde la obra de Platón o las primeras comunidades cristianas hasta las reflexiones de François Babeuf (1760-1797) durante la Revolución francesa.
  • Tiene diferentes vertientes o versiones, de acuerdo a la interpretación que se hace de los textos de Marx, Engels y sus seguidores, y al modo concreto de aplicar sus teorías. Así, dentro del comunismo existen el marxismo-leninismo, el trotskismo, el maoísmo, entre otros.
  • Entre sus principios fundamentales se incluyen la abolición de la propiedad privada (y la instauración de la propiedad pública o comunitaria), la planificación estatal de la economía(contra la iniciativa privada y al margen de las leyes del mercado)y la generación de un “hombre nuevo” que anteponga el bien colectivo al interés individual.
  • En la práctica histórica, las experiencias comunistas no eliminaron la desigualdad social sino que mantuvieron un orden jerárquico basado en el control estatal de la economía y el autoritarismo político. En algunos casos, debieron recurrir a la liberalización de algunas áreas de la economía para hacer frente a las dificultades económicas.

Origen del comunismo

El comunismo como doctrina social y económica se originó en la sociedad industrial del siglo XIX, pero tiene antecedentes en prácticas e ideas anteriores. En la Edad Antigua, el filósofo griego Platón elaboró el modelo de una sociedad ideal basada en la eliminación de la propiedad privada y la centralidad del bien común, aunque no cuestionó el sometimiento de los estratos inferiores a la élite dirigente.

También fueron importantes algunas experiencias de propiedad comunitaria y gestión igualitaria de la Antigüedad, como la comunidad de bienes del cristianismo primitivo.

Más adelante, surgieron algunos modelos de sociedad ideal desarrollados por pensadores humanistas durante el Renacimiento y luego la Ilustración. El más notorio fue el libro Utopía (1516) de Tomás Moro, que imaginaba una sociedad sin dinero en que las personas compartían entre sí los bienes.

Las ideas que anticiparon el comunismo también jugaron un rol minoritario en las guerras civiles inglesas (1642-1651), en las que surgió el grupo de los cavadores (diggers) que cuestionaba la propiedad privada. También en la Revolución francesa iniciada en 1789, en la que participó un movimiento encabezado por François Babeuf (1760-1797), que intentó sin éxito derrocar al Directorio e instaurar un régimen de igualdad mediante un movimiento conocido como la Conspiración de los Iguales (1796).

Tras la Revolución francesa, surgieron diversas corrientes de pensamiento que suelen ser agrupadas bajo el término “socialismo utópico”. Una de ellas correspondió al filósofo francés Étienne Cabet (1788-1856), a quien se atribuye la acuñación del término “comunismo” alrededor de 1840.

Por lo tanto, el término “comunista” es anterior a la obra de Karl Marx y se usaba en la década de 1840 para denominar a los seguidores de dos tendencias políticas igualitaristas: la de Cabet, llamada cabetismo o movimiento icariano, y la que reivindicaba el pensamiento de Babeuf, llamada neobabuvismo.

Aunque el término “comunismo” ya existía, las interpretaciones de Marx y Engels le dieron una sólida base teórica. Estos dos pensadores alemanes fundaron en Bruselas el Comité Comunista de Correspondencia y en 1847 promovieron que la organización revolucionaria llamada Liga de los Justos pasara a llamarse Liga de los Comunistas. Luego publicaron el Manifiesto del Partido Comunista (1848) y gestaron una obra que cambió para siempre la forma de entender el comunismo, que influyó en las distintas experiencias socialistas del siglo XX.

Países comunistas

Actualmente, China es una potencia mundial con un régimen político comunista.

En el siglo XX, y especialmente en el marco de la Guerra Fría, se crearon numerosos Estados socialistas o comunistas. La mayor parte estaban asociados a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), pero también surgieron algunos en otras zonas de Asia, África y América Latina. En su gran mayoría, estos Estados dejaron de existir.

Los países con esta orientación ideológica en general adoptaron el término “socialista” o “popular” en sus nombres oficiales.

Entre los proyectos comunistas que dejaron de existir se encuentran:

  • La Unión Soviética (URSS). Fue creada en 1922, poco después del éxito de la Revolución bolchevique de 1917, y disuelta en 1991. Estuvo formada por quince naciones que, tras la caída del bloque comunista, se constituyeron en Estados democráticos y capitalistas independientes:
    • La República Socialista Federativa Soviética de Rusia. Fue la más grande, poblada y poderosa de todas las repúblicas que formaban la Unión Soviética. La ciudad de Moscú fue la capital del gobierno soviético.
    • La República Socialista Federativa Soviética de Transcaucasia. Estuvo formada por las actuales Georgia, Armenia y Azerbaiyán, y su capital era Tiflis. Solo existió entre 1922 y 1936. En 1936 se disolvió y sus tres naciones integrantes se convirtieron en repúblicas socialistas soviéticas independientes.
    • La República Socialista Soviética de Ucrania. Fue más o menos equivalente a la actual Ucrania, aunque en la época de la Segunda Guerra Mundial su territorio abarcó parte de la actual Polonia.
    • La República Socialista Soviética de Bielorrusia. Atravesó distintas etapas: nació en 1919 y ese año se unió a Lituania y se transformó en la República Socialista Soviética Lituano-Bielorrusa. Volvió a constituirse como República Socialista Soviética de Bielorrusia en 1920 hasta su disolución junto a la URSS.
    • La República Socialista Soviética de Estonia. Fue incorporada militarmente a la URSS en 1940, pero no fue reconocida formalmente por las naciones occidentales, que mantenían relaciones con los representantes del gobierno estonio en el exilio.
    • La República Socialista Soviética de Letonia. Fue ocupada por las fuerzas militares soviéticas en 1940 y anexionada desde entonces a la URSS. Este hecho fue considerado ilegal por las potencias occidentales, que siguieron reconociendo a la derrocada república independiente de Letonia.
    • La República Socialista Soviética de Lituania. Fue anexionada militarmente a la URSS en 1940 en condiciones similares a las otras dos repúblicas bálticas (Estonia y Letonia).
    • La República Socialista Soviética de Kazajistán. Fue la segunda república soviética más grande después de Rusia, ubicada en Asia Central.
    • La República Socialista Soviética de Kirguistán. Formaba parte del territorio del Imperio zarista y pasó a la Rusia soviética tras la Revolución rusa de 1917, hasta que se separó administrativamente de Rusia y se constituyó en una república socialista de la URSS en 1936.
    • La República Socialista Soviética de Moldavia. Inicialmente formó parte de Ucrania, pero en 1940 se constituyó como una de las repúblicas constituyentes de la Unión Soviética.
    • La República Socialista Soviética de Tayikistán. Estaba ubicada en el extremo meridional de la Unión Soviética. Se creó en 1929 al separarse de la República Socialista Soviética de Uzbekistán.
    • La República Socialista Soviética de Turkmenistán. Formó parte de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia hasta 1925, cuando se convirtió en una de las repúblicas de la URSS en Asia Central.
    • La República Socialista Soviética de Uzbekistán. Fue creada por mandato de Iósif Stalin en 1924 y sufrió diversas transformaciones territoriales a lo largo de los años.
  • La República Socialista de Checoslovaquia. Nació en 1948 tras un golpe de Estado comunista y se disolvió en 1990. Esto ocurrió luego de la Revolución de Terciopelo de 1989 que provocó la caída del comunismo y llevó en 1993 a la separación entre los Estados de Eslovaquia y República Checa. Formó parte de los países de Europa central y oriental que quedaron bajo la hegemonía de la Unión Soviética durante la Guerra Fría, como Polonia, Hungría, Rumania, Bulgaria y Alemania Oriental.
  • La República Democrática Alemana. También conocida como Alemania Oriental o Alemania del Este, surgió en 1949, poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial y de la división del territorio alemán entre los Aliados occidentales en el oeste y la Unión Soviética en el este. Se disolvió al producirse la reunificación de Alemania en 1990.
  • La Kampuchea Democrática. Fue instaurada por la fuerza por el ejército campesino de los Jemeres Rojos liderados por Pol Pot, un dirigente del Partido Comunista de Camboya. Fue el escenario de uno de los mayores genocidios del siglo XX. Existió desde 1975 hasta 1979, cuando fue derrocada por una invasión vietnamita.
  • La República Federativa Socialista de Yugoslavia. Fue fundada luego de la Segunda Guerra Mundial bajo la influencia de la URSS con el nombre de República Federativa Popular de Yugoslavia. En 1948 se separó del bloque soviético por diferencias entre Iósif Stalin y el dictador yugoslavo Josip Broz Tito. Adoptó su nuevo nombre en 1963 y, tras la muerte de Tito en 1980, las tensiones étnicas comenzaron a desestabilizar el país, que finalmente dejó de existir en 1992.

Actualmente, existen cinco países organizados bajo regímenes comunistas:

  • La República Popular China. Fue fundada tras la victoria comunista en la guerra civil china en 1949 y estuvo bajo el mandato de Mao Zedong hasta su muerte en 1976. En 1978 comenzó a experimentar una serie de reformas económicas impulsadas por el gobierno de Deng Xiaoping, que establecieron una economía capitalista con control estatal de algunas áreas clave y convirtieron a China en una potencia económica e industrial.
  • La República Popular Democrática de Corea. Es conocida comúnmente como Corea del Norte y surgió en 1948 a raíz de la división de la península de Corea tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Se consolidó como un Estado soberano cuando concluyó la guerra de Corea (1950-1953), en la que Corea del Sur logró resistir el intento de anexión de Corea del Norte gracias al apoyo estadounidense. El gobierno norcoreano se rige por su propia versión de la ideología marxista-leninista, llamada Juche, que hace hincapié en la autosuficiencia, el militarismo y el nacionalismo.
  • La República de Cuba. Fue organizada como un régimen comunista liderado por Fidel Castro a partir de 1961, tras el triunfo de la Revolución cubana que derrocó a Fulgencio Batista en 1959. Se mantuvo en pie gracias a la ayuda económica de la Unión Soviética. Tras la caída de la Unión Soviética en 1991, Cuba entró en un “período especial” de pobreza y hambruna, en el que miles de cubanos emigraron en balsas hacia Estados Unidos. A raíz de esto, el gobierno se vio obligado a implementar reformas hacia una relativa liberalización de la economía, como el fomento de las inversiones extranjeras y del turismo, que se aceleraron tras la transferencia del poder de Fidel a su hermano Raúl Castro en 2008.
  • La República Democrática Popular Lao. Fue fundada tras una larga guerra civil que terminó en 1975 con el triunfo del Pathet Lao (el Ejército Popular de Liberación de Laos), apoyado por los comunistas de Vietnam. Desde la década de 1980 comenzó a flexibilizar sus preceptos ideológicos para permitir el surgimiento de la libre empresa, la inversión extranjera y el turismo.
  • La República Socialista de Vietnam. Fue vencedora en 1975 de la guerra de Vietnam contra Vietnam del Sur y Estados Unidos, luego de haber conseguido la independencia frente a Francia en 1954, encabezada por el líder nacionalista y comunista Ho Chi Minh. Desde finales del siglo XX debió liberalizar su economía, bajo la forma de una “economía de mercado orientada al socialismo”.

Comunismo y socialismo

En un principio, los términos socialismo y comunismo eran empleados como sinónimos, incluso por Karl Marx, y algunas tendencias no marxistas se reconocían como comunistas (como el anarcocomunismo del anarquista ruso Piotr Kropotkin). Sin embargo, posteriormente surgieron distinciones entre ambas palabras, especialmente tras la Revolución bolchevique de 1917, cuando el término “comunista” quedó asociado al leninismo y otras tendencias revolucionarias, y el término “socialismo” comenzó a identificarse con el socialismo reformista y la socialdemocracia.

Aún hoy la diferencia entre socialismo y comunismo es motivo de debate, ya que muchos consideran el comunismo como una forma de socialismo revolucionario. Por otro lado, las doctrinas marxistas más ortodoxas entienden el socialismo como una etapa de transición entre el capitalismo y el comunismo.

En general, se asocia el socialismo con formas reformistas y más democráticas de gobierno o participación política (también llamadas “socialdemocracia”), mientras que el comunismo representa un modelo revolucionario de transformación social o un régimen político de partido único basado en la administración estatal de la economía.

Sigue en: Diferencias entre socialismo y comunismo

Comunismo y capitalismo

El comunismo rechaza la propiedad privada y el capitalismo se sostiene en ella.

El comunismo suele ser considerado como el modelo opuesto al capitalismo, ya que mientras el comunismo propone abolir la propiedad privada, el capitalismo se sostiene en ella.

El antagonismo entre comunismo y capitalismo se intensificó a lo largo del siglo XX, especialmente durante la Guerra Fría, cuando Estados Unidos y las democracias liberales de Occidente se enfrentaron al bloque comunista liderado por la Unión Soviética. Estos dos bloques se enfrentaron en diversos conflictos ideológicos, políticos, económicos, culturales e incluso militares, hasta que se produjo la caída del comunismo soviético a finales del siglo XX.

Más en:

Referencias

  • Bobbio, N. et al. (Dirs.). (2015). Diccionario de política. Nueva edición enteramente revisada y ampliada. Siglo XXI.
  • Dagger, R. y Ball, T. (2024). Communism. Encyclopedia Britannica. https://www.britannica.com/
  • Marx K. y Engels, F. (2017). Manifiesto comunista (traducción del original publicado en 1848, con introducción de E. Hobsbawm y notas de H. Tarcus). Siglo XXI.
  • Paniagua, J. (2010). Breve historia del socialismo y del comunismo. Segunda edición. Nowtilus.

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Comunismo". Autor: Augusto Gayubas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/comunismo/. Última edición: 5 de junio de 2024. Consultado: 19 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 5 junio, 2024
Revisado por Augusto Gayubas
Doctor en Historia (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)