Concepto de
Modo de Producción Socialista

Te explicamos qué es el modo de producción socialista, su origen, características, ventajas y desventajas. Además, los países socialistas.

modo de produccion socialista socialismo granja colectiva urss union sovietica
En el modo de producción socialista las propiedades, como las plantaciones, son colectivas.
  1. ¿Qué es el modo de producción socialista?

De acuerdo a la interpretación del marxismo de la historia económica de la humanidad, el modo de producción socialista o simplemente el socialismo es una forma de organización social, política y económica. Es intermedia entre el capitalismo y el comunismo, siendo esta última la etapa final de una sociedad utópica sin clases sociales y liberada de relaciones de explotación del hombre.

Según lo postulaban Karl Marx y Friedrich Engels, el socialismo sería la etapa posterior al modelo capitalista, que sobrevendría cuando la humanidad ingresara en una etapa post-mercantil. Su producción se orienta por completo al valor de uso y no al valor de cambio.

Sin embargo, ninguno de estos dos principales teóricos del materialismo histórico (o el Socialismo científico, como lo llamaron ellos) dejó mucho por escrito respecto a cómo podía organizarse el socialismo. Por eso, los modelos que se han intentado en la vida real responden estrictamente a interpretaciones posteriores de economistas neoclásicos y marxistas.

El modo de producción socialista se ha intentado en numerosas ocasiones a lo largo del siglo XX y XXI. Al no tenerse completamente en claro su funcionalidad plena, en muchos casos se convirtió en un capitalismo estatista o popular.

En otros casos, fueron feroces dictaduras genocidas como las vividas en la Unión Soviética bajo el mando de Stalin, en Camboya bajo el gobierno de los Jemeres Rojos o en la China revolucionaria de Mao Tse Tung.

  1. Características del socialismo

La principal característica de este modelo es que privilegia el uso por encima del consumo y la rentabilidad. Así, la producción de una sociedad socialista está encauzada por las necesidades de consumo de su población, y no por la avidez de generar riquezas.

Para que ello sea posible, generalmente se impone la necesidad de una economía planificada, es decir, controlada por el Estado, que determina en qué sectores conviene producir más y en cuáles menos. Dicha planificación puede interpretarse como central, rígida y autocrática, o descentralizada y democrática.

La acumulación típica del capitalismo aquí se torna ineficaz, y da pie a una organización racional de la producción en base a las necesidades y a la disponibilidad de materiales. Así se satisfacen las necesidades de cada quien, sin tener que preocuparse por las fluctuaciones cíclicas del mercado que tanto aquejan al capitalismo.

Para ello, además, la propiedad privada se convierte en un estorbo, y la toma de los medios de producción por la clase trabajadora en una obligación. Según las predicciones de Marx, el socialismo daría paso al “comunismo puro”, mediante la implantación de una dictadura del proletariado.

La dictadura del proletariado es una sociedad sin clases sociales, compuesta íntegramente de trabajadores, sin dinámicas de explotación ni extracción de la plusvalía. Las unidades de mercado son nacionalizadas y socializadas. El individuo no está alienado de su propio trabajo, es decir, no lo considera algo ajeno a su persona y, por ende, del que no merece recibir sino un salario.

Más en: Comunismo

  1. Origen del modo de producción socialista

modo de produccion socialista socialismo marx engels marxismo
El modo de producción socialista fue ideado por Marx y Engels.

El socialismo como estadio histórico de la producción humana fue ideado por Marx y Engels. Lo bautizaron como Socialismo científico, para distinguirlo de otras teorías respecto al socialismo (como el Comunismo utópico) que no aplicaban en sus teorías el método científico, como lo intentaban ellos.

Es decir que ellos no fueron los primeros en hablar de socialismo, pero sí fueron los primeros en proponerlo como fruto de un análisis crítico de la historia económica de la humanidad.

  1. Propiedad socialista

La cooperación es un rasgo fundamental del socialismo, en oposición al individualismo central en el modo capitalista de producción. Es decir que las necesidades colectivas se privilegian a los deseos individuales, en búsqueda de una igualdad social, económica y política, para la cual es fundamental la abolición de la propiedad privada.

Así nace la propiedad social, comunal o socialista, que le pertenece a toda la colectividad que en ella haga vida o cuyo trabajo se de en sus inmediaciones. Esto sería garantizado por el Estado, mediante un régimen de nacionalizaciones y expropiaciones.

Tanto la propiedad privada como la propiedad empresarial son abolidas, ya que al ser una economía planificada, el Estado debe conducir los medios de producción (campesina, industrial, científica, etc.) hacia el bienestar común y no hacia la rentabilidad, apostando por la cooperación en vez de por la competencia.

  1. Ventajas del socialismo

El modelo socialista presenta determinadas ventajas por encima de su competidor, el capitalista. Para mencionar algunas:

  • Mayor justicia social. El principal objetivo del socialismo es combatir las desigualdades económicas y sociales entre la población, por lo que aspira a un mayor índice de justicia social mediante la repartición más equitativa de las riquezas, dado que el monopolio de todo lo tendría el Estado, y no algún actor privado de intereses individuales.
  • Economía planificada y estable. Dado que las leyes del mercado no juegan un mayor papel en la dinámica económica socialista, no se debe temer a las fluctuaciones propias de los mercados inestables, ya que toda forma de actividad productiva está planificada desde lo público.
  • Empoderamiento del Estado. Si se compara el Estado socialista, principal (cuando no único) actor productivo del país, con el Estado mermado e indefenso de ciertas formas de capitalismo, se puede concluir que una virtud del socialismo es su Estado vigoroso, capaz de intervenir en las áreas de la vida que se consideren prioritarias y tomar decisiones rápidas.
  • No hay lucha de clases. Al no haber ni ricos ni pobres, ni estar los medios de producción en manos privadas, la lucha de clases no tendría lugar en el seno de una sociedad socialista, por lo que no habría base para discriminaciones económicas. Las condiciones mínimas requeridas por la ciudadanía tendrían que estar garantizadas para todos por igual.
  1. Desventajas del socialismo

Las desventajas del socialismo, en tanto sistema abstracto, son difíciles de precisar en la imaginación. No así, en cambio, en los intentos históricos por ponerlo en práctica, que han terminado generalmente de manera catastrófica. A partir de dichas experiencias, podemos señalar como desventajas del socialismo las siguientes:

  • Burocratización y concentración del poder. Dado que el Estado está encargado de la conducción de la sociedad, su presencia se hace omnipresente, pudiendo resultar también en una forma de autoritarismo aplastante, sin contrapeso alguno. Así, sus organismos deberán crecer y multiplicarse, a medida que sus intenciones de control generen más y más papeleo y más estructuras burocráticas que enlentecen los procesos, ya que la efectividad pasa a ser un criterio secundario.
  • Pérdida de libertades. No sólo de tipo económico, como es obvio, sino además de tipo civil, religioso, moral, incluso individual, ya que el Estado todopoderoso tiene el control ideológico de la sociedad. Ello, a la larga, conduce a la injusticia y al beneficio de una cúpula estatal por encima del resto de la sociedad.
  • Falta de incentivos para la producción. ¿Por qué esforzarse en el trabajo si las recompensas serán iguales para todos? Al impedir la competencia económica, también se entorpece el deseo de superación e innovación, enlenteciendo la economía y a menudo destruyendo la cultura de trabajo, reemplazándola por ideología política.
  • Explotación estatal del individuo. La gran paradoja de los regímenes socialistas es que, en vez de ser el trabajador explotado por iniciativas privadas, generalmente lo es por el Estado, carente de competidores y contrapesos, dueño del poder económico, así como de los poderes públicos.
  1. Países socialistas

modo de produccion socialista socialismo cuba ejemplos
Cuba es uno de los países que continúan siendo socialistas.

En la actualidad existen pocos países que se autodenominan socialistas:

  • República Popular China
  • República Popular Democrática de Corea del Norte
  • República Socialista de Cuba
  • República Popular de Laos
  • República Socialista de Vietnam.

El socialismo como proyecto político imperante también existe en la República Bolivariana de Venezuela, aunque bajo una el nombre de “Socialismo del Siglo XXI”.

En el pasado, sin embargo, hubo importantes naciones de orientación socialista que ya no existen más, como la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, la República Democrática Alemana, la República Socialista Federal de Yugoslavia o la República Democrática de Camboya, entre otras.

  1. Otros modos de producción

Así como se habla del modo de producción socialista, existen:

  • Modo de producción asiático. Llamado también despotismo hidráulico, ya que consiste en el control de la organización de la sociedad mediante un único recurso necesitado por todos: el agua. Era el caso de Egipto y Babilonia en la Antigüedad, o de los canales de riego en la URSS y China. Así, los leales reciben agua para sembrar sus campos, mientras los campos de los desleales se secan.
  • Modo de producción capitalista. El modelo propio de la burguesía, impuesto tras la caída del feudalismo y la aristocracia, en el que los dueños del capital controlan los medios de producción. La clase trabajadora les ofrece su fuerza de trabajo, pero son explotados a cambio de un salario con el que consumir los bienes y servicios que necesitan.
  • Modo de producción esclavista. Típico de las sociedades clásicas de la antigüedad, como la griega o romana, sostenía su producción de bienes agrícolas en base a una clase esclava, sometida a un estatus jurídico y social particular, en ocasiones inhumano, que los reducía a ser propiedad de un amo particular o del Estado. Estos esclavos no tenían participación política, ni propiedades, ni recibían recompensa alguna por sus labores.

Sigue con: Modos de producción

Referencias:

Última edición: 29 de agosto de 2019. Cómo citar: "Modo de Producción Socialista". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/modo-de-produccion-socialista/. Consultado: 11 de noviembre de 2019.