Liberalismo

Te explicamos qué es el liberalismo, sus corrientes, origen y representantes. Además, el liberalismo social y económico.

el contrato social john locke
John Locke es considerado el padre del Liberalismo clásico.

¿Qué es el liberalismo?

El liberalismo es una corriente económica y política que hace hincapié en la protección y el fomento de las libertades individuales como el problema central que debe atender el ejercicio político.

El liberalismo propone, en lo político, lo social y lo económico, que la razón de ser del Estado radica en garantizar la igualdad ante la ley y el justo ejercicio de las libertades individuales. Al mismo tiempo, según esta corriente, el Estado debe contar con límites claros a su poder para que no constituya un impedimento al ejercicio de la vida libre y autónoma.

El liberalismo abarca un conjunto de formas de pensar que comparten la defensa de los derechos individuales (como la libertad de expresión), la libertad económica, el secularismo, la propiedad privada, la democracia, la autonomía individual, la igualdad de oportunidades y el Estado de derecho.

Puede servirte: Política económica

Historia del liberalismo

El origen del liberalismo se remonta a Gran Bretaña en el siglo XVII, donde surgió a partir de la filosofía empirista y la filosofía utilitarista. Ambas filosofías influyeron de una manera u otra en el nacimiento del mercantilismo, una escuela del pensamiento que demandaba la intervención estatal en la economía. Proponía garantizar a la nación las condiciones necesarias para generar riqueza y competir en el mercado. Sin embargo, la intromisión estatal solía beneficiar a las clases altas y limitaba a la libre empresa, lo cual iba en contra del ascenso de las clases medias burguesas y comerciantes.

En los siglos XVII y XVIII se produjo la primera revolución de la burguesía en contra de los intereses de la aristocracia y del Antiguo Régimen, especialmente en Francia e Inglaterra. Esto dio lugar a las Guerras Civiles inglesas, la Revolución Gloriosa de 1688 y la Revolución Francesa de 1789.

Todos estos conflictos sentaron las bases para una nueva forma de pensamiento igualitarista, individualista y liberal que se esparció por Europa. Este nuevo pensamiento dio como resultado, en algunos casos, la caída de las monarquías y, en otros casos, un nuevo pacto entre estas monarquías y las clases altas obligó a quienes ejercían el poder a pactar con el resto de los actores socioeconómicos. Esta transformación política dio origen al liberalismo clásico y fue vital en el surgimiento de la sociedad capitalista.

Como corriente filosófica, el liberalismo tiene sus orígenes intelectuales en los trabajos del filósofo inglés John Locke (1632-1704) y el economista escocés Adam Smith (1723-1790). Ambos pensadores se opusieron al absolutismo monárquico, cuyo poder radica en la concentración autoritaria de una monarquía autócrata.

Considerado el padre del liberalismo clásico, John Locke fue un empirista británico cuyo trabajo influyó en pensadores notables como Voltaire y Rousseu, intelectuales de la Ilustración francesa. Contribuyó notablemente a la teoría del contrato social, así como al republicanismo clásico y la teoría liberal, reflejados en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y en la Declaración de Derechos inglesa de 1689. Desarrolló una teoría de la autoridad política fundamentada en el consenso del pueblo gobernado y en la naturaleza de los derechos individuales.

Adam Smith, por su parte, sostuvo que las sociedades prosperan cuando los sujetos son libres de perseguir su propio interés en un sistema de propiedad privada de los medios de producción, así como también en un mercado competitivo, autónomo y libre del Estado o los monopolios privados.

En su desarrollo histórico, el liberalismo político, económico y social también recibió contribuciones de las ideas de Thomas Hobbes (1588-1679), James Madison (1751-1836) y Montesquieu (1689-1755). Otros pensadores también han influenciado la teoría liberal, aportando formas y desarrollos conceptuales más o menos tradicionales. Por su extenso desarrollo a nivel global, el liberalismo como corriente filosófica y práctica cuenta con distintas escuelas y manifestaciones.

Características del liberalismo

En términos generales, algunas características del liberalismo son:

  • Considera la libertad en todos sus aspectos como un elemento inviolable de la vida ciudadana: la libertad de culto, libertad de prensa, libertad de asociación y libertad de pensamiento deben estar garantizadas. No obstante, el ejercicio de estas libertades no debe contradecir las libertades de los demás. La libertad individual debe ser sagrada y el Estado no puede violentarla.
  • Defiende el principio de igualdad ante la ley para todos los ciudadanos, garantizado por el Estado de derecho, tanto en los ámbitos políticos como sociales. Solo así el individuo es libremente responsable de sus actos.
  • Defiende el principio de la propiedad privada como un derecho inalienable del individuo, protegido por la ley frente a iniciativas colectivistas.
  • Defiende la existencia de una educación laica y un Estado laico, compuesto por poderes autónomos e independientes de acuerdo al modelo republicano (ejecutivo, legislativo, judicial), pues la solución de los dilemas siempre puede hallarse mediante el ejercicio del diálogo político.
  • Propone la mínima intromisión del gobierno en la vida ciudadana y la mínima intromisión del Estado en la conducción de la economía.

Principales corrientes liberales

Existen varias corrientes históricas liberales o derivadas del liberalismo. Sin embargo, no todas han tenido el mismo impacto y aceptación política, económica y social. Las más destacadas son:

  • Liberalismo clásico. Nacido de la burguesía europea de los siglos XVII y XVIII y su lucha contra el absolutismo monárquico y los privilegios aristocráticos, defiende la no intromisión del poder del rey en los asuntos civiles, la libertad de culto, el ejercicio político y el económico. Fue un movimiento propio del capitalismo temprano, fundamental en la caída del Antiguo Régimen y en el surgimiento de la Ilustración, corriente que se opuso a la intromisión del Estado en los asuntos económicos, defendiendo las libertades individuales a toda costa.
  • Socioliberalismo. También conocido como liberalprogresismo, capitalismo social o economía social de mercado persigue un balance entre la defensa de las libertades individuales y del ejercicio económico, y la protección del Estado contra formas injustas y excesivas del mercado —como los monopolios y otras formas de competencia desleal—. El socioliberalismo pretende la intervención de un estado que garantice las condiciones propias de producción y por eso también se lo llama estado de bienestar.
  • Minarquismo. Partidario del Estado mínimo, sostiene que el Estado solo debe garantizar la defensa territorial de la nación y el sostén de la justicia y del orden público. Este modelo propone que el resto de los asuntos económicos y sociales debe quedar en manos privadas. Este término fue acuñado en 1971 por el estadounidense Sam Konkin (1947-2003).
  • Anarcocapitalismo. Conocido también como anarquismo de libre mercado o anarcoliberalismo, propone una sociedad organizada y carente de Estado, en la que absolutamente todos los bienes y servicios provienen de la libre competencia del mercado.

Liberalismo social y económico

Aunque el aspecto social y el aspecto económico conviven en el seno de la filosofía liberal, el liberalismo social y el económico pueden comprenderse por separado de la siguiente manera:

  • Liberalismo social. Tiene que ver con la no intromisión del Estado en la vida privada de los ciudadanos o en sus relaciones sociales. Esto permite la libertad de culto, de pensamiento, de asociación y de prensa, siempre y cuando no se infrinjan las leyes ni se violenten las libertades de terceros. El liberalismo es partidario del Estado de derecho —o sea, de la igualdad ante la ley— y considera, por el contrario, que lo que ocurre en el fuero íntimo de la vida ciudadana le incumbe única y exclusivamente a los involucrados, mientras no se esté cometiendo ningún delito.
  • Liberalismo económico. Sostiene la necesaria independencia de las relaciones mercantiles y comerciales de los ciudadanos de la intromisión del Estado, siempre y cuando este ejercicio no constituya ninguna violencia contra las libertades de los demás. Los impuestos, las regulaciones y las restricciones gubernamentales deben ser eliminadas o, al menos, restringidas a su mínima expresión, para permitir que la libre competencia guíe el mercado y la labor productiva por sus propios caminos.

Representantes del liberalismo

Adam Smith
Adam Smith fue uno de los fundadores del liberalismo económico.

Los principales exponentes del pensamiento liberal a lo largo de la historia fueron:

  • John Locke (1632-1704). Filósofo y médico inglés perteneciente a la corriente del empirismo inglés, es considerado el padre del liberalismo clásico. Fue el primero en formular una filosofía propiamente liberal, basada en el derecho a la propiedad privada y el consentimiento de los gobernados.
  • Adam Smith (1723-1790). Economista y filósofo británico, fue uno de los fundadores del liberalismo económico. Su pensamiento fue clave para el surgimiento del capitalismo y está plasmado en su célebre La riqueza de las naciones (1776), donde afirmaba que la libre competencia entre los actores privados distribuye mejor la riqueza que los mercados controlados por el Estado.
  • David Ricardo (1772-1823). Fue un economista británico en cuyos tratados se defendía el establecimiento de una unidad monetaria fuerte, cuyo valor dependiera directamente de algún metal precioso, como el oro. Fue autor de diversas teorías económicas liberales, en las que subrayó la importancia de la libre competencia y la comercialización internacional.

Neoliberalismo político-económico

El concepto de neoliberalismo está relacionado con el resurgimiento de la doctrina político-económica liberal a finales del siglo XX.

Este movimiento fue ampliamente criticado por los sectores progresistas de la sociedad, aun cuando muchas de sus ideas se pusieron en práctica durante las décadas del 80 y 90 por gobiernos de distintas inclinaciones políticas y económicas. Ejemplo de ello fue la política económica del gobierno de Ronald Reagan en Estados Unidos y el de Margaret Thatcher en el Reino Unido.

Más en: Neoliberalismo

Referencias

  • Sabine, G. H. (2000). Historia de la teoría política. FCE.
  • Strauss, L., & Livchits, L. (2007). Liberalismo antiguo y moderno. Katz.
  • Rawls, J. (1995). Liberalismo político. UNAM.

¿Cómo citar?

"Liberalismo". Autor: Juan Pablo Segundo Espínola. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/liberalismo/. Última edición: 14 de julio de 2022. Consultado: 27 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 14 julio, 2022
Licenciado en Filosofía (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)