Concepto de
Corrosión

Te explicamos qué es la corrosión y qué tipos de corrosión existen. Ejemplos y cómo evitarla. Además, relación entre corrosión y oxidación.

corrosion reaccion quimica
La industria metalúrgica intenta vencer la corrosión pero no siempre lo consigue.
  1. ¿Qué es la corrosión?

La corrosión es el proceso de degradación de ciertos materiales, como consecuencia de una reacción electroquímica, o sea, de óxido-reducción, a partir de su entorno.

Se trata de un fenómeno natural, espontáneo, que afecta sobre todo (aunque no exclusivamente) a los metales. La velocidad de la reacción depende de la temperatura a la que ocurre, así como de las propiedades de los elementos involucrados, especialmente de su salinidad.

La corrosión es un proceso químico en el que suelen intervenir tres factores: el elemento corroído, el ambiente y generalmente el agua. Sin embargo, también existen sustancias corrosivas, o sea, capaces de producir la corrosión de los materiales con los que entren en contacto directo.

Por su parte, la industria metalúrgica estudia la corrosión como un enemigo importante a vencer por parte de sus productos, especialmente de los expuestos al ambiente, en piezas arquitectónicas o de construcción. De hecho, se estima que cada pocos segundos se pierdan, aproximadamente, cinco toneladas de acero en el mundo entero debido a la corrosión.

Ver también: Fenómenos químicos

  1. Tipos de corrosión

A grandes rasgos existen dos tipos de corrosión: la química y la electroquímica, dependiendo del tipo de materiales y reacciones que implique:

Corrosión química. Se produce cuando un material reacciona en un líquido o gas corrosivo, hasta disolverse por completo o hasta saturarlo. Esto puede ocurrir de distintos modos, como son:

  • Ataque por metal líquido, o sea, cuando un metal y otro metal líquido se ponen en contacto, y el primero es corroído en sus puntos débiles por el segundo.
  • Lixiviación selectiva, que no es otra cosa que una corrosión selectiva en aleaciones metálicas.
  • Ataque químico, es decir, reacciones químicas agresivas por solventes poderosos, como los que son capaces de disolver polímeros, generalmente considerados resistentes a la corrosión.

Corrosión electroquímica. Ocurre generalmente en los metales, cuando sus átomos pierden electrones y se convierten en iones, pudiendo darse de distintas maneras, como son:

  • Corrosión microbiológica, cuando la ocasionan organismos vivos microscópicos capaces de alterar la química de los materiales, como bacterias, algas y hongos.
  • Corrosión galvánica, la más intensa de todas, ocurre cuando interactúan metales distintos entre sí, actuando uno como ánodo y otro como cátodo, formando lo que se conoce como una pila galvánica.
  • Corrosión por aireación superficial, conocida como Efecto Evans, se produce en superficies planas ubicadas en sitios húmedos y sucios, que propician entornos electronegativamente cargados.
  1. Ejemplos de corrosión en la vida cotidiana

corrosion ejemplo estatua de la libertad cobre
El color verde de la Estatua de la Libertad se debe al óxido de cobre, efecto de la corrosión.

Algunos ejemplos de corrosión extraídos de la vida cotidiana son:

  • La corrosión de las tuberías de agua, especialmente de aquellas metálicas, que tienden a quebrarse en el tiempo, cuando no a contaminar el agua con pequeñas dosis de óxido, que le confieren un color negruzco o marrón.
  • La herrumbre en los metales expuestos al agua, como la chapa de la lavadora automática, o las puertas de los automóviles dejados en la playa, donde el ambiente salino acelera la reacción oxidativa y pronto se presentan fisuras y las típicas manchas marrones de la herrumbre.
  • El color de la Estatua de la Libertad, pues su tono original no tendría que ser verduzco, sino color cobre, material del cual está elaborada. Pero al estar rodeada de agua, la humedad del aire la oxida y la recubre de un polvillo verdoso (óxido de cobre), fruto de la corrosión.
  • La corrosión de latas de conserva, como las que llevan demasiado tiempo en la despensa, y comienzan a mostrar manchas pardas en algunas regiones, señal inequívoca de que la corrosión del aire ha empezado a afectarlas.
  1. ¿Cómo evitar la corrosión?

La lucha contra la corrosión forma parte de las industrias metálicas, que poseen diversos mecanismos para evitar, o al menos enlentecer, estos procesos desintegradores de los metales, tales como:

  • Recubrimientos. Muchos metales se recubren de polímeros o plásticos, por ejemplo, para evitar o reducir al mínimo la corrosión ambiental, aislándolos de su entorno en una sustancia más resistente a este tipo de reacciones.
  • Aleaciones. Muchas combinaciones de metales le aportan al resultado una mayor resistencia a la corrosión, como ocurre con los aceros aleados con zinc.
  • Inhibidores de corrosión. Se trata de sustancias químicas que poseen la propiedad de enlentecer o impedir el proceso natural de corrosión de ciertos materiales, por lo que basta sumergirlos en una película de ellas para hacerlos más resistentes.
  • Escogencia de materiales. La solución más simple es la de elegir bien qué materiales dejar expuestos al ambiente y cuáles no, y cuáles emplear para obras expuestas a la intemperie o a la acción del agua, por ejemplo.
  1. Corrosión y oxidación

Aunque a menudo no se le nombre de esa manera, la oxidación es una reacción de corrosión, ya que en todo acto de oxidación ocurre un intercambio electrónico, catalogable como corrosión electroquímica.

Por esta razón, los metales dejados a la intemperie o sumergidos al agua se corroen, pues reaccionan con el oxígeno del aire o del agua y forman capas de óxido en su superficie, que impiden la reacción química seguir avanzando.

Sin embargo, esta capa de óxido es mecánicamente removida y las capas más profundas del metal se exponen de nuevo al oxígeno, resultando en la destrucción del material por completo. Este proceso es particularmente veloz en entornos salinos, ya que el cloruro de sodio actúa como catalizador de la reacción, apresurándola.

Más en: Oxidación

Referencias:

Última edición: 8 de noviembre de 2019. Cómo citar: "Corrosión". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/corrosion/. Consultado: 18 de noviembre de 2019.