Concepto de
Aleación

Te explicamos qué es una aleación y los tipos de aleaciones que pueden fabricarse. Además, algunos ejemplos de esta mezcla metálica.

Aleación
Toda aleación se compone de dos ingredientes como mínimo, generalmente metálicos.

¿Qué es una aleación?

Se conoce como aleación a la combinación de dos o más elementos, de los cuales al menos uno es un metal, para constituir un nuevo material que tenga las propiedades de sus componentes.

Las aleaciones suelen considerarse, por lo general, como mezclas, dado que no se producen reacciones químicas entre los elementos constituyentes, es decir, no se forman enlaces entre sus átomos, ni cambia la constitución de sus moléculas.

Por lo general, se combinan en las aleaciones distintos materiales metálicos, aunque también pueden combinarse uno metálico con otro no metálico, para alterar así sus propiedades.

Generalmente, el material resultante tendrá características metálicas: brillo, buena conducción térmica y eléctrica, determinada dureza, maleabilidad, ductilidad, etc. El procedimiento de aleación es muy usual en la industria siderúrgica y de los materiales, y es la única forma de obtener materiales como el bronce o el latón.

Toda aleación está formada por dos componentes como mínimo: un material de base al cual se le añaden los materiales aleantes, que pueden ser uno solo o varios. Las propiedades puntuales del material resultante dependen directamente de las propiedades de los elementos iniciales involucrados, así como de la proporción entre ellos.

Por ende, al añadir más cantidad de material aleante, se modifican más las características del material de base. Dependiendo del caso, la proporción entre unos y otros componentes puede consistir en porcentajes mínimos (0,2 a 2 %) o mucho más elevados.

Ver además: Mezcla homogénea

Ejemplos de aleación

Aleación
El bronce es utilizado para elaborar herramientas, armas y objetos ceremoniales, entre otros.
  • Acero. Es una aleación fundamental para las industrias construidas por el ser humano. Constituye un material resistente pero a su vez maleable. Esta aleación está constituida por una mezcla de hierro y diversos elementos como el carbono (está en mayor cantidad), el silicio, el azufre y el oxígeno. El carbono transforma al hierro en un material más resistente a la corrosión, aunque también lo hace más quebradizo, así que se le añade en un porcentaje pequeño.
  • Latón. Es muy utilizado para fabricar recipientes, en especial para alimentos no perecederos (latas), así como en la tubería y grifería domésticas. El latón se obtiene mediante la aleación de cobre y zinc. Es un metal muy dúctil y maleable que brilla con facilidad al ser pulido.
  • Bronce. Este material jugó un papel sumamente importante en la historia de la civilización para elaborar herramientas, armas y objetos ceremoniales. Las campanas se fabrican con este material, también muchas monedas, medallas, estatuas, entre otros muchos objetos. La amplia cantidad de aplicaciones de este material se debe a su buena maleabilidad y a su económica obtención a partir de la aleación de cobre y estaño.
  • Amalgama. Es una aleación de plata, estaño, cobre, oro, zinc y mercurio. Es una sustancia pastosa que se endurece al ponerla en contacto con el aire, y que fue muy empleada en la odontología. Su contenido de mercurio la vuelve levemente tóxica para el cuerpo humano, por lo que ha dejado de usarse con este fin. Sin embargo, existen otros tipos de amalgamas que son empleadas en otros sectores, como la industria del vidrio.
  • Duraluminio. Es una aleación ligera aunque resistente, producto de combinar las propiedades del cobre y del aluminio. Es muy útil para la industria aeronáutica al ser un material liviano y maleable, aunque poco resistente a la corrosión.
  • Peltre. Se trata de una aleación compuesta por cobre, plomo, estaño y antimonio, para lograr una sustancia de enorme ligereza y gran conducción del calor. Es ideal para elaborar objetos de cocina (sobre todo tazas y ollas). Su gran maleabilidad proviene de las propiedades particulares del plomo.
  • Oro blanco. Este material se obtiene mediante la aleación del oro, cobre, níquel y zinc. Es ideal para la confección de joyas menos pesadas que aquellas con alto contenido de oro puro. También se emplea con la finalidad de producir objetos menos costosos que los compuestos por oro puro, que es muy caro. Su principal uso actualmente consiste en la fabricación de anillos, collares, medallas, y otros objetos ornamentales.
  • Magnalio. Es una aleación compuesta por aluminio y magnesio, con apenas un 10 % de magnesio. Tiene baja densidad y alta dureza, tenacidad y resistencia a la tracción. Se emplea principalmente en la industria automotriz y para fabricar productos enlatados.

Última edición: 15 de diciembre de 2020. Cómo citar: "Aleación". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/aleacion/. Consultado: 24 de febrero de 2021.

Artículos recomendados