Concepto de Virtud


La palabra virtud proviene del latín virtus y se trata de una característica positiva que posee una persona. También se trata de una excelencia moral, que funciona como acercamiento a hacia la verdad.

Virtuoso

Se le llama así a la persona que tiene una forma de actuar hábil, poniendo en práctica sus cualidades porque las reconoce y sabe cómo manejarlas a su favor, llegando a sus objetivos de forma eficaz. Pero éstas siempre están relacionadas al bien. De la misma manera se le denomina virtuoso a quien está cerca de ser sabio.

La virtud en una persona

Sócrates sostenía que la virtud es una cualidad que se puede desarrollar, pero basándose tanto en la moralidad como en la enseñanza obtenida de la experiencia de lo cotidiano. Esto permitirá finalmente saber distinguir entre el bien y el mar, así como lo justo de lo injusto. Para saber actuar de la forma correcta.

Platón fue uno de los filósofos que habla de la idea de la virtuosidad en el ser humano, señalando que existen tres grandes herramientas en las personas, éstas son:

  • Intelecto
  • Voluntad
  • Emoción

Cada una de ellas ha de ser desarrollada y potenciada para alcanzar su virtud por los siguientes valores:

  • Sabiduría: consiste en saber qué hacer, cómo, cuándo y dónde. No se trata sólo del conocimiento, sino de saber identificar las acciones adecuadas.
  • Valor: se trata de llevar a cabo las acciones anteriores, defendiendo siempre los propios ideales a pesar de las dificultades o adversidades.
  • Autocontrol: al momento de defender los propios ideales, se debe tener muy presente que se puede mantener una relación adecuada con las demás personas, manteniendo las emociones bajo control.

Existe otra virtud importante y es:

  • Justicia: actuar de forma correcta en base a los propios derechos y a la de los demás.

Los filósofos de la escuela del estoicismo manifestaban que la virtud es actuar de forma natural. Pero en el caso de los humanos, esta naturalidad se apega a la razón, ya que somos seres pensantes. Por lo tanto, consiste en apartarse de la pasión, de la impulsividad, de la irracionalidad.

Tipos de virtudes

Cardinales: son las principales, es decir, donde se articulan las demás características.

1. Prudencia: Capacidad de discernir el bien y saber identificar las herramientas para actuar en coherencia con él. Alguien prudente actúa con cautela y sensatez.

2. Justicia: Acción voluntariosa de hacer respetar los derechos de todos, dar al prójimo lo que le pertenece.

3. Fortaleza: Consiste en mantener en los momentos difíciles la constancia y la perseverancia de seguir por el camino del bien.

4. Templanza: Es el justo equilibrio, donde la voluntad tiene el control de los instintos.



Virtudes cristianas: se oponen a los pecados capitales.

1. Fe: Creer en Dios y todo lo que implica, aunque no se pueda ver. Lo opuesto es el orgullo, es decir, sólo creer en las propias capacidades.

2. Caridad: Brindar al prójimo la ayuda que necesita, busca siempre el bien. Lo contrario es la ira, hacer daño y buscar el sufrimiento de los demás.

3. Esperanza: Tener la certeza de que el bien dará sus frutos y el mal perderá la batalla.

(La paciencia es una virtud)

(La cautela es una virtud)

4. Justicia: Actuar de forma equitativa con las demás personas. Su opuesto es la lujuria, que atrae a la desproporción.

5. Prudencia: Actuar con cautela y moderación. Lo contrario es la gula, que se preocupa de satisfacer sus deseos sin mirar nada más.

6. Fortaleza: Es la lucha constante hasta alcanzar los objetivos del bien. Su opuesto es la pereza.

7. Templanza: Saber lo que realmente vale la pena en la vida, lo fundamental, lo trascendental. La avaricia es su opuesto, consiste en obtener lo superficial, lo material, más de lo que se necesita.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.