Sensibilidad

Te explicamos qué es la sensibilidad de una persona y qué sentidos específicos puede tener. Además, te contamos qué es la sensibilidad artística.

Una mujer sensible camina por una calle llena de gente.
La sensibilidad es la capacidad experimentar situaciones que pueden ser muy diferentes entre sí.

¿Qué es la sensibilidad?

La sensibilidad se define, a grandes rasgos, como la capacidad que tiene algo o alguien para sentir, o sea, para percibir su entorno o para ser alterado por este de alguna manera. Se trata de un término de muchos significados en diferentes contextos, proveniente del latín sensibilitas, voz derivada de sensus (“sentido”), con la que los antiguos romanos se referían al “sentido común” y que da origen a muchas otras palabras hispanas, como asentir, consentir o sentencia.

En todo caso, cuando hablamos de sensibilidad nos referimos normalmente a la disposición, la capacidad o la facultad de sentir, que puede referirse a cosas distintas, por ejemplo:

  • Sentir el mundo alrededor, esto es, percibir el entorno con los sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto, el tacto.
  • Sentir la propia existencia, ya se trate de los sentimientos y emociones, o del bienestar físico y la percepción del propio cuerpo.
  • Ser conmovido en el fuero interno, es decir, que una situación, un hecho o un objeto percibido movilice los sentimientos de una manera particular.
  • Lamentar algo ocurrido, giro figurado a partir de la acepción anterior, que se emplea mediante fórmulas como “lo siento”.

De este modo, la sensibilidad implica la capacidad de percibir o experimentar situaciones que pueden ser muy diferentes entre sí, y en general tiene que ver con la relación entre un estímulo determinado (interno o externo) y la conciencia. Incluso aquello que se conoce como “sentido común” alude a la capacidad de percibir los patrones de acción o decisión que normalmente siguen nuestros semejantes.

Así, una persona sensible o dotada de sensibilidad es aquella capaz de percibir más información de las cosas, o bien de sintonizar con elementos más profundos, menos obvios, de la existencia humana. En ciertos contextos, esto puede apreciarse como una virtud o algo valioso (como en la frase: “me encanta Mario, es tan sensible…”); en otros puede asociarse a la debilidad o a una extrema vulnerabilidad (como en la frase: “Juan debe ser demasiado sensible para ofenderse con ese comentario”).

Ver además: Fortalezas y debilidades de una persona

La sensibilidad artística

Varias personas observan obras artísticas con las que se conectan a través de su sensibilidad artística.
Una persona con mucha sensibilidad artística puede conmoverse con las obras de arte.

En el mundo del arte y la poesía, se suele hablar de sensibilidad para referirse a la capacidad de un creador de sintonizar con los contenidos profundos y comunes de la humanidad, o bien para percibirlos allí donde no se suelen percibir a simple vista. Lo mismo puede decirse de quienes observan la obra de arte y son conmovidos por ella: sintonizan con un contenido profundo, conmovedor de la obra.

De allí que la expresión “sensibilidad artística”, o sus variantes “sensibilidad musical”, “sensibilidad poética”, entre otras, tengan que ver con la capacidad del individuo de percibir contenidos en la obra y de ser conmovido por ellos. Por lo tanto, una persona con mucha sensibilidad artística puede conmoverse con mayor facilidad o con cierto tipo de obras de arte que al resto podrían resultar indiferentes.

Otros usos de la palabra “sensibilidad”

El término “sensibilidad” también puede usarse en contextos más específicos, como pueden ser los siguientes:

  • Sensibilidad dental. Con este término se refieren los odontólogos a una condición dolorosa que aqueja la dentadura de ciertas personas, en la que partes muy sensibles o vulnerables de un diente quedan expuestas a los alimentos y bebidas, lo que produce sensaciones intensas y molestas ante el frío o el calor.
  • Sensibilidad epidemiológica. En la jerga médica, se entiende por este término a la posibilidad de que una persona enferma de un mal determinado arroje un resultado positivo en un test diagnóstico diseñado para percibirla. Es decir, se llama sensibilidad a la capacidad de la prueba de detectar la enfermedad.
  • Fotosensibilidad. Se llama así a la tendencia a reaccionar a la luz solar que tienen ciertas plantas o individuos, ya sea para bien o para mal. Una persona fotosensible puede rechazar la luz solar, especialmente cuando sea muy intensa, mientras que una planta con buena fotosensibilidad seguramente busque la luz solar de un modo activo, dirigiendo sus hojas hacia la fuente más constante de luz.
  • Sensibilidad “a flor de piel”. Con esta expresión suele hacerse alusión a una persona que resulta muy sensible, y que por lo tanto exhibe una vulnerabilidad o una susceptibilidad excesiva.

Sigue con: Inteligencia emocional

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Sensibilidad". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sensibilidad/. Última edición: 18 de enero de 2023. Consultado: 19 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 18 enero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)