Simpatía

Te explicamos qué es la simpatía, cómo se expresa y diferencias con la empatía. Además, las características de una persona simpática.

Tres jóvenes simpáticas se ríen mientras toman helado.
Alguien simpático es quien puede sintonizar con las emociones ajenas.

¿Qué es la simpatía?

La simpatía es la afinidad o la inclinación a la amabilidad y la solidaridad que se puede percibir en una persona o en una situación determinada, es decir, el grado de inclinación afectiva espontánea que surge entre las personas. Así, a quienes suelen despertar este tipo de inclinaciones, se las conoce como personas simpáticas, mientras que aquellas, por el contrario, que fomentan la distancia y la desafección, se las conoce como antipáticas.

La palabra “simpatía” proviene del griego antiguo sympatheia, compuesto por las voces syn (“conjuntamente”) y pathos (“sufrimiento” o “experiencia”), es decir, alguien simpático es quien puede sintonizar con las emociones ajenas. En este sentido, es un término similar al de la compasión, proveniente del latín compassio (compuesto por “con” y “pasión”).

Sin embargo, en la Antigüedad, simpatía era un término de un sentido mucho más extenso y complejo, que se refería a la posibilidad de que una cosa afecte a otra distinta, por ejemplo, que una afección de la mente afecte al cuerpo (así la definía el filósofo griego Epicuro). Con este mismo sentido se utiliza el término cuando se habla, por ejemplo, de “magia simpática”, es decir, la creencia de que combinando sustancias similares se pueden producir efectos determinados en la materia.

Las personas simpáticas, en general, son recibidas con afecto por la gente, incluso por los desconocidos. La simpatía, en ese sentido, se considera a menudo un valor, un rasgo positivo de las personas, ya que hacen sentir acompañados a los demás.

La simpatía no es, como suele pensarse, sinónimo de alegría y liviandad, sino de la capacidad de suscitar una comunidad de sentimientos. Es por eso que alguien puede parecerle simpático a una persona, mientras que a otra no, ya que la simpatía es un sentimiento de conexión, de inclinación superficial por el otro.

Ver además: Cualidades de una persona

Diferencia entre simpatía y empatía

Los términos “simpatía” y “empatía” suelen utilizarse como sinónimos, ya que se trata de nociones muy cercanas y relacionadas. La empatía es la capacidad para percibir y vivir como propias las situaciones y en especial los sufrimientos del otro, incluso cuando esa persona sea ajena y desconocida. Así, una persona empática puede sufrir por los padecimientos reales de un individuo o los ficcionales de un personaje, pues se trata de alguien muy propenso a la identificación emocional con el otro.

En cambio, una persona simpática es aquella que sabe hacer sentir acompañados a los demás, o sea, que sabe sintonizar con el estado emocional del resto. Así, se puede ser simpático con alguien sin necesidad de empatizar con lo que vive, y se puede ser empático y padecer las dolencias de alguien, sin ser simpático, es decir, sin despertar en esa persona ningún sentimiento amable.

Más en: Empatía

Características de las personas simpáticas

Una azafata simpática charla con los pasajeros.
Una persona simpática puede transmitir optimismo y tranquilidad.

Desde un punto de vista general, las personas simpáticas se caracterizan por:

  • Establecer contacto visual con los demás y atender a lo que tienen para decir.
  • Sintonizar con el estado anímico del otro y, de ser posible, proveer de cierto optimismo o tranquilidad.
  • Ser propensas a la solidaridad, la empatía y el compañerismo.
  • Provocar calma y confianza en los demás, incluso en situaciones estresantes.
  • Involucrarse con el otro, a hacer preguntas y ofrecer ayuda.
  • Ser más permisivas y tolerantes.

¿Cómo se expresa la simpatía?

La simpatía tiende a expresarse de maneras similares al cariño y el amor. Esto se debe a que su existencia propicia una inclinación mutua, es decir, un entendimiento que conduce a cierto grado de identificación con el otro. De allí que la simpatía esté comúnmente asociada a las sonrisas, los abrazos, los apretones de manos y otras formas de demostrar el afecto: una persona simpática cuenta ya con un primer grado de aprobación y de aceptación por parte del otro.

Así, por ejemplo, una persona que siente simpatía por otra será más propensa a acompañarla, a tener con ella gestos de cortesía, a ofrecerle ayuda y a escucharla, sonreírle, hacerle bromas, entre otras maneras de demostrar el agrado. Es decir, la demostración exacta de simpatía puede variar inmensamente de una persona a la otra.

Sigue con: Espontaneidad

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Simpatía". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/simpatia/. Última edición: 6 de febrero de 2023. Consultado: 19 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 6 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)