Alegría

Te explicamos qué es la alegría, su función social y cuál es el origen del término. Además, en qué formas puede manifestarse.

alegria
La alegría nos permite trasmitir a los demás nuestro entusiasmo.

¿Qué es la alegría?

La alegría es una de las emociones primarias del ser humano (y de ciertos animales superiores), descrita como una sensación fugaz y agradable, equiparable a menudo con la felicidad, el bienestar o el placer. “Estar alegre” o “estar contento” se entienden como sinónimos, y en general se interpretan como una emoción positiva y deseable, representada a través de figuras danzantes, íconos de abundancia y, sobre todo, la sonrisa.

De igual manera que otras emociones básicas, como el miedo o la rabia, la alegría constituye una respuesta adaptativa del ser humano a su entorno. Cuando estamos alegres, no sólo nuestro cuerpo reacciona a ese bienestar desencadenando reacciones bioquímicas y hormonales, sino que también sirve de refuerzo para conductas beneficiosas, o para transmitirle a los demás nuestro entusiasmo, reforzando así el vínculo social y emocional.

La palabra alegría proviene del latín alacer, alacris, que se puede traducir como “rápido”, “vivaz” o “animado”, y de donde proviene la palabra italiana allegro, empleada en la música para las melodías que exhiben dichas características. En parte ello responde a que tradicionalmente se asocia la alegría con ciertas conductas físicas energéticas, como correr, bailar, saltar, reír, etcétera.

En general, la alegría se manifiesta en el cuerpo y las facciones faciales por:

  • Risas, sonrisas o inclinación a celebrar y a lo festivo. Elevado tono de voz.
  • Elevación de los párpados y estrechamiento de su apertura (la “sonrisa” de los ojos).
  • Presencia de energía en el cuerpo, que nos impide la quietud, y que por ende se expresa en bailes, saltos, aplausos, etcétera.

Sin embargo, la alegría puede tomar muchas formas, desde una explosión ruidosa de júbilo, hasta una felicidad sosegada y silenciosa.

Así, dependiendo del estímulo al cual responda, podremos experimentar alegrías más intensas o más controlables que, dependiendo de ello (y también de nuestra personalidad), podremos manifestar de un modo socialmente convencional, o no. Por eso a los estados de euforia incontrolable y persistente no se los considera alegres, sino síntoma de una manía o hipermanía.

Al mismo tiempo, la alegría no debe confundirse con la felicidad, la cual supone un estado de satisfacción más duradero y más vinculado con la evaluación racional de la propia vida y el propio desempeño; ni con el placer, que usualmente se describe como una sensación física de bienestar transitorio, como por ejemplo el placer sexual.

Sigue con: Gozo

Referencias

¿Cómo citar?

"Alegría". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/alegria/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 23 de septiembre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)