Sentido del oído

Te explicamos qué es el sentido del oído, cómo funciona la audición y la anatomía del oído. Además, cómo puede cuidarse el oído.

sentido del oido
Oír es percibir las vibraciones en el aire a nuestro alrededor.

¿Qué es el sentido del oído?

El sentido del oído o audición es uno de los cinco sentidos a través de los cuales el ser humano y los animales perciben la realidad circundante. La audición depende del órgano del oído, capaz de captar vibraciones sonoras en el aire a su alrededor que oscilen entre los 20 y 20.000 hercios (Hz), es decir, una inmensa gama de sonidos diferenciados, que se clasifican en base a una escala logarítmica de presiones (decibelios).

Dicho en términos simples, oír es percibir las vibraciones que un cuerpo o una reacción desencadena en el aire a nuestro alrededor. Este proceso puede darse también en otros medios de transmisión, como el agua, aunque las propiedades del medio alteran la transmisión y percepción de las ondas sonoras.

La audición, además, es un sentido pasivo, difícilmente controlable o suprimible sin ayuda de implementos externos. Su función en el ser humano y en los animales es alertar sobre la presencia de lo que ocurre alrededor, a una saludable distancia que permite al individuo prepararse ante una posible amenaza.

También le permite a los animales llamarse unos a otros, atender a invitaciones de apareamiento o incluso intimidar a sus competidores, razón por la cual los animales suelen gruñir o hacer ruidos amenazadores. Es decir, es muy útil para la comunicación.

En el ser humano, además, la audición es necesaria para el principal y más eficaz mecanismo de comunicación de la especie, que es el habla, y sin ella se reducen significativamente las posibilidades de intercambio social y libre interacción de los individuos en la sociedad.

Puede servirte: Comunicación oral

¿Cómo funciona la audición?

La audición es un proceso complejo, que involucra tanto elementos externos, como procesos fisiológicos del cuerpo, a lo largo de dos sistemas auditivos:

  • Periférico: Es el oído que capta los sonidos.
  • Central: Es el sistema nervioso que los interpreta.

El punto de inicio, lógicamente, es la producción de ondas sonoras por algún fenómeno de la realidad, y su transmisión por el aire hasta los pabellones externos de las orejas, que operan como antenas de recepción del sonido, conduciendo las ondas sonoras hacia su interior, a través del conducto auditivo.

Las ondas sonoras llegan así al tímpano, que es una membrana flexible capaz de vibrar de acuerdo al sonido percibido. Así se transmite a una cadena de huesecillos que lo amplifican y los transmiten al oído interno, a través de la ventana oval.

Finalmente, el sonido moviliza los líquidos contenidos en la cóclea (llamados perilinfa y endolinfa) y también a las células ciliadas que hay en su interior, encargadas de transformar la vibración percibida en información nerviosa que se envía al cerebro a través del nervio auditivo.

Finalmente, la información nerviosa es recogida por la corteza auditiva primaria del lóbulo temporal del cerebro, en donde es procesada y compartida con el resto del cerebro para producir una reacción adecuada.

Anatomía del oído

sentido del oido anatomia
El oído no sólo se encarga de percibir el sonido sino también del sentido del equilibrio.

El oído es un órgano complejo que se encarga no sólo de percibir el sonido, sino también del sentido del equilibrio. Para estudiarlo se puede dividir en tres secciones distintas, que son:

Oído externo. La porción del oído que se halla en la superficie del cuerpo, y que abarca dos partes:

  • El pabellón de la oreja, formado por cartílagos y cubierto de piel, ubicado en ambos lados de la cabeza.
  • El canal auditivo, de unos 2,5 cm de longitud, que conecta el pabellón auricular con el tímpano, atravesando el hueso temporal del cráneo. Allí se encuentran, además, vellosidades y glándulas productoras de cerumen, cuya misión es detener el avance de cuerpos extraños.

Oído medio. Se trata de una cavidad interna llena de aire, separada del conducto auditivo externo por el tímpano, y a la vez comunicado con el oído interno por dos pequeñas aberturas: la ventana oval y la ventana redonda.

  • El tímpano es una membrana transparente de forma oval y de alrededor de 1 cm. de diámetro, formada por fibras elásticas de colágeno. En el interior de la cavidad timpánica se encuentran los huesos más pequeños del cuerpo: una cadena de huesecillos articulados conocidos como el martillo, el estribo y el yunque, cuyo rol es transformar las vibraciones del aire en vibraciones de los fluidos del oído interno.
  • La trompa de Eustaquio es una estructura de forma de tubo, ubicada en la región inferior de la misma cavidad, que conecta el oído medio con la rinofaringe, permitiendo equilibrar las presiones a ambos lados del tímpano.

Oído interno. También conocido como “laberinto”, se halla en el seno del hueso temporal del cráneo, y está formado por una parte ósea y otra membranosa. La primera recubre a la segunda y esta última se compone de un sistema de ductos huecos. Aquí el oído interno se divide en dos porciones muy diferentes: los conductos semicirculares y el vestíbulo, destinados a preservar el equilibrio del individuo, y la cóclea o caracol, que posee forma de espiral y se dedica a transmitir el sonido hacia el sistema nervioso. Esta última además se divide en tres partes:

  • La rampa vestibular, que termina en la ventana oval y está llena de un fluido llamado perilinfa.
  • La rampa timpánica, que termina en la ventana redonda y también está llena de perilinfa.
  • La rampa media, también conocida como conducto coclear, está llena de otro fluido llamado endolinfa, y en su interior se encuentra el órgano de Corti, una estructura compuesta por células sensoriales auditivas (células ciliadas), que perciben la energía mecánica de las vibraciones de la endolinfa y las transforman en impulsos nerviosos, que fluyen a través de las ramificaciones del nervio auditivo con que tienen contacto.

Cuidados del oído

Los cuidados de la audición y del oído son relativamente simples, y pueden resumirse en lo siguiente:

  • Evitar la exposición a ruidos demasiado intensos o a muy alto volumen, tanto en el entorno habitual como durante el uso de auriculares.
  • No introducir objetos en el canal auditivo, ni siquiera para limpiarlo. El cerumen cumple roles naturales de defensa y debe ser retirado únicamente el exceso que se encuentre en las porciones más externas del oído.
  • Mantener una higiene regular del pabellón de las orejas, y evitar introducir en el canal auditivo sustancias tóxicas, irritantes o de cualquier otra naturaleza.
  • Utilizar protección auditiva cuando sea inevitable exponerse a ruidos intensos, sobre todo durante períodos prolongados.
  • Visitar al médico en caso de alteraciones auditivas o dolencias de cualquier tipo. Las infecciones auditivas pueden ser fuente de pérdida de audición.

Sigue con: Sentido del olfato

Referencias

¿Cómo citar?

"Sentido del oído". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sentido-del-oido/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 14 de octubre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)