Sentido del tacto

Te explicamos qué es el sentido del tacto, cómo funciona y la anatomía que lo hace posible. Además, sus receptores nerviosos.

sentido del tacto
El tacto alerta sobre posibles peligros pero también trae sensaciones placenteras.

¿Qué es el sentido del tacto?

Se conoce como tacto o sentido del tacto a uno de los cinco sentidos mediante los cuales el ser humano (y muchos otros animales) puede percibir la realidad circundante, específicamente en términos de presión, temperatura, dureza y textura.

De todos los sentidos, es quizá uno de los más complicados de estudiar, dado que no posee un órgano específico que maneje la información recogida del entorno, sino que las terminales nerviosas encargados de ello se encuentran distribuidos a lo largo y ancho de nuestra piel, que se extiende por todo el cuerpo, y también en el interior de nuestro cuerpo.

El tacto es un sentido pasivo y constante, cuya influencia es difícil de aislar del resto de los sentidos y casi imposible de eliminar en un momento determinado. Estamos constantemente percibiendo nuestro entorno a través del tacto, incluso si no lo notamos, y de esa manera nos encontramos en constante alerta ante cualquier agresión física, química o térmica que podamos sufrir: un sistema de alarma que indica cuando corremos peligro.

Pero al mismo tiempo, el tacto puede ser fuente de estímulos placenteros, y por eso juega un rol importante en la socialización. Tanto en un beso y un abrazo, como en un apretón de manos o en las relaciones sexuales, el tacto está siendo intermediario entre nuestro cuerpo y el de otra persona con la que hemos desarrollado un vínculo social y afectivo, lo cual forma parte vital del imponente aparato de la sociedad y la cultura.

En resumen, el tacto es un sentido clave para la existencia biológica, que nos revela nuestra propia tridimensionalidad, o sea, nos mantiene continuamente al tanto del espacio que ocupamos y de los objetos con los que interactuamos.

Puede servirte: Sistemas del cuerpo humano

¿Cómo funciona el sentido del tacto?

El tacto es el producto de un complejo entramado de terminaciones nerviosas que recorren nuestra piel y nuestro cuerpo, recopilando información sensorial respecto a nuestro entorno exterior, pero también al interior de nuestro cuerpo.

Gracias a ello podemos sentir el impacto de las fuerzas externas en nuestro cuerpo, pero también las sensaciones de dolor, movimiento o incomodidad a lo interno, a través de las cuales el cuerpo se percibe a sí mismo.

Dicha red de nervios está presente entre la epidermis y la dermis, y se compone de un inmenso ejército de receptores diferentes, cada uno especializado en un cierto tipo de estímulos y percepciones. De ese modo, la sensibilidad táctil abarca tres tipos de percepciones diferentes, que llegan al cerebro a través de vías nerviosas diferentes:

  • Sensibilidad protopática. Se trata de la forma más primitiva y difusa del tacto, que establece poca o ninguna diferencia entre sus estímulos, pero al mismo tiempo es la más rápida en ser percibida. Normalmente se ocupa de estímulos burdos o poco delicados, como el calor o frío extremo, el dolor y el tacto brusco, que el sujeto no puede ubicar con exactitud en su cuerpo, pero a los que reacciona de inmediato.
  • Sensibilidad epicrítica. Se trata de una forma mucho más refinada del tacto, localizada, exacta y con alto nivel de diferenciación entre estímulos, como la capacidad de reconocer formas y tamaños. Normalmente para manifestarse debe inhibir la sensibilidad protopática hasta cierto punto.
  • Sensibilidad termoalgésica. Se trata del sentido táctil vinculado con la temperatura (sensibilidad térmica) y el dolor (sensibilidad algésica).

En los tres casos, los estímulos nerviosos son recogidos por sus respectivas terminaciones nerviosas y transmitidas por distintas vías (conductos nerviosos) al encéfalo, en donde son procesadas y se genera una reacción. En ello, la médula espinal cumple un rol vital centralizando los distintos estímulos sensoriales.

Anatomía del tacto

sentido del tacto anatomia
Cada capa de la piel cumple un rol específico en la percepción táctil.

La piel está compuesta por varias capas de tejido de distinta naturaleza, y que cumplen roles distintos en la percepción táctil. Dichas capas son:

  • La epidemis. Se trata de la capa más externa de la piel, esa que solemos percibir a simple vista, y que funciona como una envoltura protectora, resistente al agua, del resto de las capas del cuerpo humano. En ella es donde se acumula la melanina, pigmento que nos protege de la radiación UV y que da color a nuestra piel, y también es donde se encuentran los primeros receptores táctiles.
  • La dermis. Se trata de la capa más profunda de la piel, que subyace a la epidermis, y en ella abundan los vasos sanguíneos, las glándulas sebáceas y sudoríparas, y el grueso de los receptores táctiles y sus respectivas terminaciones nerviosas. Además, es la capa encargada de reemplazar las células muertas de la epidermis.
  • El tejido subcutáneo. Todavía más profundo en nuestro cuerpo se hallan los tejidos que van por debajo de la piel, compuestos por grasas (que actúan como aislantes y como cojinetes para proteger los tejidos internos) y también tejidos conectivos que mantienen todos los demás tejidos y órganos unidos entre sí. A este nivel se encuentran los receptores táctiles más profundos, muchos de los cuales se encargan de la percepción interna del cuerpo.

Receptores nerviosos

sentido del tacto receptores nerviosos
Los receptores nerviosos se clasifican según la información táctil a la que son sensibles.

Los receptores nerviosos de la piel pueden ser de tres tipos, dependiendo de la información táctil a la que son sensibles y que transmiten al sistema nervioso central. Así, podemos hablar de:

Termorreceptores, encargados de percibir las variaciones de la temperatura externa, así como el contacto con superficies frías o cálidas.

Nociceptores, encargados de producir el dolor, es decir, de captar los estímulos desagradables o potencialmente dañinos, y transmitir una alarma al sistema nervioso.

Mecanorreceptores, encargados de percibir el movimiento, la presión y otras formas y fuerzas en contacto con la piel. Pueden ser, a su vez, de cinco tipos diferentes:

  • Corpúsculos de Pacini, responsables de percibir las vibraciones rápidas y la presión mecánica profunda, poseen varios milímetros de longitud y se activan sólo al inicio y al final del estímulo mecánico. Son especialmente numerosos en las manos, los pies y los órganos sexuales, pero también en el tejido conectivo y muchas membranas.
  • Corpúsculos de Ruffini, responsables de percibir e identificar las sensaciones de calor y la deformación continua o profunda de la piel, siendo especialmente sensibles a las variaciones en dichos estímulos. Son pequeños y abundantes, y se encuentran en la dermis profunda y los tejidos conectivos, excepto en la superficie de la piel de la cara dorsal de las manos.
  • Corpúsculos de Krause, más pequeños y simples que los corpúsculos de Pacini, se encuentran en la dermis profunda de la piel, pero también en los tejidos submucosos de la nariz, ojos, boca, genitales, y otras regiones parecidas. Antiguamente se pensaba que se ocupaban de percibir el frío, pero hoy en día se desconoce con exactitud qué tipo de estímulos registran.
  • Corpúsculos de Meissner, responsables de la percepción del tacto suave, es decir, de las vibraciones menores a 50 Hz, son receptores de actividad muy rápida y enorme sensibilidad, ubicados en la región superficial de la dermis. Una vez activados, muestran un margen de tolerancia o disminución de actividad ante la estimulación continua, razón por la cual al rato dejamos de percibir la ropa que llevamos puesta, por ejemplo.
  • Discos de Merkel, también llamados domos táctiles, son un conjunto de mecanorreceptores que se encuentran entre la mucosa y la piel, dedicados a la percepción de la presión y las texturas. Se trata de algunos de los receptores más agudos y sensibles de la piel, capaces de obtener información muy detallada de sus estímulos respectivos.

Cuidados del sentido del tacto

Para cuidar el sentido del tacto hace falta, precisamente, cuidar la salud de la piel y de las mucosas del cuerpo. Ello se lleva a cabo mediante consideraciones como las siguientes:

  • Mantener una higiene regular de la piel y de los tejidos sensibles, a través del baño y secado, pero evitando el uso de productos químicos invasivos, irritantes o excesivos.
  • Proteger la piel de la deshidratación mediante la aplicación de cremas hidratantes o mediante el consumo abundante de agua, y protegerla de la radiación ultravioleta mediante bloqueadores solares o simplemente controlando la exposición al sol.
  • No exponer la piel a productos químicos, irritantes, combustibles u otras reacciones que puedan destruir o debilitar la epidermis.
  • Consumir alimentos ricos en vitaminas A y D.

Sigue con: Sentido del gusto

Referencias

¿Cómo citar?

"Sentido del tacto". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sentido-del-tacto/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 26 de octubre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)