Concepto de
Personalidad

Te explicamos qué es la personalidad, sus componentes, factores, tipos y otras características. Además, los tests de personalidad.

personalidad reaccion
Individuos con personalidades diferentes reaccionan distinto ante una misma situación.
  1. ¿Qué es la personalidad?

Por personalidad se entiende el conjunto de dinámicas psíquicas que son características de una misma persona, es decir, a su organización mental interior, que determina el modo en que dicha persona responderá ante una situación determinada.

Dicho de otro modo, la personalidad es un patrón de actitudes, pensamientos y sentimientos recurrentes, que son más o menos estables a lo largo de la vida de un individuo y que permiten cierto grado de predictibilidad respecto a su modo de ser.

Este término, tomado de la psicología, es de uso corriente en el lenguaje cotidiano, pero su origen se encuentra en el término latino «persona», que era la máscara empleada por los actores del teatro de la antigüedad, a la hora de representar personajes reconocibles.

Así, inicialmente dicha palabra tenía que ver con los roles encarnados por los actores, y de algún modo luego se trasladó a otras áreas de la vida, pasando a ser «personas» únicamente los ciudadanos de pleno derecho (y no, por ejemplo, los esclavos). Eventualmente el término engendró el adjetivo «personal» y de allí provino personalidad.

Hoy en día entendemos que la personalidad es una serie de rasgos mentales que permiten distinguirlo de los demás, y que además son más o menos fieles a sí mismos a lo largo del tiempo. Sin embargo, la personalidad puede cambiar, modificarse paulatinamente a partir del tiempo y de las experiencias vividas.

Puede servirte: Ego

  1. Características de la personalidad

personalidad caracteristicas
La personalidad opera de diferentes formas sin perder la coherencia.

La personalidad es un patrón funcional coherente consigo mismo (aunque no exento de contradicciones), generalmente consolidado y resistente al cambio. Sin embargo, es capaz de operar de forma diferente en situaciones distintas, dado que se trata de formas psíquicas interiorizadas, que no dependen tanto del afuera.

Por otro lado, los elementos de la personalidad tienen que ver no sólo a las respuestas ante estímulos y situaciones determinadas, sino también al estilo de vida, las creencias y motivaciones, e incluso las concepciones del mundo.

  1. Componentes de la personalidad

Conforme a la escuela y el modelo de pensamiento del psicoanálisis, especialmente de los estudios de Sigmund Freud (1856-1939), la personalidad de los individuos está conformada por tres factores importantes que operan en conjunto y por separado:

  • El Yo. También conocido como lo consciente o la consciencia, es el componente de nuestra mente del cual más percepción tenemos, ya que está constantemente diciéndonos dónde estamos y haciendo qué, o cómo estamos. Ello implica tanto la percepción del mundo externo, como los pensamientos y el mundo interior. Su función es brindarnos un Principio de realidad respecto a la existencia.
  • El SuperYo. Comprendido como el conjunto de interiorizaciones que definen el «deber ser» sobre a nosotros mismos, es decir, es la instancia en donde se encuentran grabadas las leyes existenciales, sociales, culturales, etc., que provienen del exterior, y que sirven para brindarnos un Principio de perfeccionamiento respecto de nosotros mismos.
  • El Ello. Identificado como el inconsciente de Freud (aunque no son sinónimos), se refiere al contenido bloqueado o reprimido de nuestra mente, que se vincula con nuestras necesidades primarias y biológicas, como la alimentación, la reproducción, etc. Está encargado de brindarnos el Principio del placer.
  1. Factores de la personalidad

Conforme al modelo de los Grandes Cinco (Big Five, en inglés), todas las personalidades están determinadas por una serie de factores que se dan en distinta proporción en cada individuo. Estos cinco factores son:

  • Factor O (de Openness o apertura). Se refiere al grado de apertura que un individuo presenta respecto a las nuevas experiencias, al cambio y la variedad, e incluso la curiosidad. Los individuos dotados de gran apertura son inquietos, imaginativos, originales y deseosos de valores no convencionales. Su polo opuesto lo constituyen sujetos más conservadores en lo social y en la vida, que prefieren el ámbito familiar y las experiencias más controladas.
  • Factor E (de Extraversion o extroversión). La extroversión se refiere a un alto grado de sociabilidad y de interés por situaciones sociales, por la compañía de otros y la tendencia a evitar la soledad. Los individuos extrovertidos requieren de estimulación social constante y están muy volcados al mundo externo, a diferencia de sus opuestos, los introvertidos, que le rehúyen a las situaciones sociales, se sienten a gusto en su mundo interior y suelen valorar la soledad.
  • Factor C (de Conscientiousness o responsabilidad). Alude al autocontrol, la planificación y el compromiso, tanto en la organización como la ejecución de las tareas. También se la conoce como “voluntad de logro” y los individuos que la poseen en altas dosis suelen ser los llamados workaholics o adictos al trabajo, que manifiestan altísimos grados de compromiso con las tareas emprendidas. Por el contrario, sus opuestos son personas poco confiables y poco comprometidas, informales o laxos con sus principios morales.
  • Factor A (de Agreeableness o amabilidad). Se refiere a las tendencias interpersonales, específicamente a la empatía y la capacidad de vínculo con el otro. Las personas con alto nivel de amabilidad tienden a ser consideradas, altruistas, confiadas y solidarias, mientras que las personas con baja amabilidad tienden a relacionarse de maneras más hostiles.
  • Factor N (de Neuroticism o neuroticidad). Este último rasgo tiene que ver con la inestabilidad emocional fruto de ansiedad, preocupación y percepciones catastróficas de las cosas, que son consecuencia de la imposibilidad de la mente de prever y controlarlo todo. Las personas con alto nivel de neuroticidad suelen ser ansiosas, estresadas, poco sociables, y pueden incurrir a menudo en la depresión, la irritabilidad o la vulnerabilidad. Por el contrario, los bajos niveles de este rasgo tienden a personalidades más estables, menos preocupadas por el control y más relajadas.
  1. Tipos de personalidad

personalidad introvertido extrovertido jung
Jung descubrió que existen diferentes formas de ser introvertido y extrovertido.

Existen muchas y muy diversas formas de clasificación de la personalidad, dependiendo del enfoque psicológico o psicoanalítico y del método específico que se emplee para comprenderla. Por citar un ejemplo, el psicoanalista Carl Gustav Jung (1875-1961) propuso una clasificación de 8 tipos de personalidad, que son:

  • Pensamiento-introvertido. Aquellas personalidades que están más interesadas por las ideas que por los hechos, es decir, por su realidad interior que por los demás. Son propensas a las reflexiones, los pensamientos abstractos o los desafíos teóricos.
  • Sentimental-introvertido. Personalidades contenidas en su propio mundo emocional, poco propensas a lidiar con el mundo exterior, pero capaces de hacerlo a partir de lo emotivo, en lugar de lo reflexivo del caso anterior. Son propensas al apego, pero en un círculo íntimo y cerrado.
  • Sensación-introvertido. Típica de artistas y creadores, esta es la personalidad más preocupada por la experiencia subjetiva del ser, lo cual puede conducirlos a vivir en un mundo irreal, construido a su propia medida.
  • Intuición-introvertido. La típica personalidad de los soñadores, es decir, de quienes están más pendientes de lo que pasará, lo que podría pasar o lo que les gustaría que pasara, que con el presente real. Están, a su manera, en contacto con su contenido inconsciente y pueden ser talentosos creadores.
  • Pensamiento-extrovertido. Aquellas personalidades más interesadas en los hechos y en el afuera, que su mundo interno, sobre todo como fuente de teorías y reflexiones, ya que se vincula racionalmente con el mundo. Sus emociones y sensaciones son, por ende, reprimidas, y suele descuidar sus vínculos socio-afectivos.
  • Sentimiento-extrovertido. Es el perfil de las personas más empáticas, sociales y ajustadas al entorno comunitario, típicas de aquellos a quienes gusta cuidar de los demás o que se sienten bien protegiendo a terceros. Su actividad intelectual se enmarca necesariamente en lo que sienten.
  • Sensación-extrovertido. Se vincula con lo real a partir de las sensaciones que le evoca, es decir, prestando mucho interés a lo que el entorno real y los demás le hacen sentir. Es la personalidad típica de quienes viven en busca del placer, y por lo tanto suelen buscar nuevos estímulos constantemente.
  • Intuición-extrovertido. La personalidad del aventurero, de quien cambia de perspectivas una vez que consigue el objetivo deseado, pero nunca para de moverse. Suelen ser carismáticos y entusiasman a terceros con sus ideas, siéndole fiel a su intuición más que a sus sentimientos y sus razonamientos.
  1. Trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad son rasgos de la personalidad que se muestran inflexibles, desadaptativos, en lugar de contribuir a la adaptación y al desempeño vital. Sabotean el desempeño social o emocional de los individuos, y a menudo conducen a complicaciones más serias.

No suelen tener cura o tratamiento fácil, ya que forman parte de la personalidad del sujeto, o sea, son parte de él.

Los trastornos de personalidad pueden ser muy distintos entre sí y siempre obedecen a condiciones sumamente particulares del paciente, pero a grandes rasgos pueden resumirse en tres grupos:

  • Personalidades excéntricas y raras, como el Trastorno de Personalidad Paranoide, Trastorno de Personalidad Esquizoide o Trastorno de Personalidad Esquizotípico.
  • Personalidades erráticas, emocionales y teatrales, como el Trastorno de Personalidad Histriónico, Trastorno de la Personalidad Antisocial, Trastorno de la Personalidad Naricisista o Trastorno Límite de Personalidad.
  • Personalidades con marcada ansiedad, como el Trastorno de Personalidad Dependiente, Trastorno de Personalidad Obsesivo-Compulsivo, Trastorno de la Personalidad Evitativo.
  1. Tests de personalidad

tests de personalidad
Existen diferentes tests de validez científica que permiten estudiar la personalidad.

Existen numerosos tests de personalidad, que prometen orientarnos en torno a cuál de las posibles clasificaciones es la más idónea a nuestra forma de ser. Existen versiones profesionales, aplicadas por psicólogos y estudiosos de la mente humana, cuyos resultados son científicos.

También existen algunos de tipo divulgativo, cuyos resultados no son demasiado fiables pero pueden servir, tal vez, de orientación en la materia. Algunos de estos últimos pueden ser consultados aquí y aquí.

Sigue con: Identidad

Referencias:

Última edición: 27 de septiembre de 2019. Cómo citar: "Personalidad". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/personalidad/. Consultado: 14 de octubre de 2019.