Concepto de
Bondad

Te explicamos qué es la bondad, cómo fue cambiando a lo largo de la historia y por qué es un valor. Además, la bondad en la Biblia.

bondad
La bondad es un concepto complejo que incluye otras nociones morales.

¿Qué es la bondad?

La bondad es, tal y como la definen la mayoría de los diccionarios, la calidad de lo bueno que alguien sea, es decir, la tendencia natural a hacer el bien espontáneamente o, al menos, la resistencia a hacer el mal. Obviamente, esta palabra proviene de “bueno”, que en latín era bonus, y a su vez provenía de duonos, “eficiente” o “correcto”.

La bondad hoy es un concepto moral complejo, en el que tienen cabida otras nociones como generosidad, amabilidad, respeto, consideración, empatía, apacibilidad, lealtad, honestidad y responsabilidad. Ello se debe a que la noción misma de “lo bueno” ha variado inmensamente a lo largo de la historia, a medida que también lo hacían las culturas y religiones, es decir, los códigos éticos y de conducta socialmente valorados.

Por ejemplo, en la Antigua Grecia se sostenía que lo bueno debía ser siempre bello y verdadero a la vez, distinguiéndolo así del placer y asociándolo a la virtud, o sea, a lo armónico y equilibrado. Por eso, según los filósofos clásicos, la conducta humana debía regirse por lo proporcionado, o sea, por lo mesurado.

Así, los griegos no hablaban de bondad, sino de eudaimonía, término traducible como “felicidad” o “prosperidad”, el estado de mayor satisfacción del ser humano. Además, lo vinculaban de diferentes maneras a la areté o virtud, y a la frónesis o sabiduría práctica.

Sin embargo, la visión de la bondad que imperó en Occidente estuvo fuertemente determinada por el cristianismo, cuyos preceptos fueron ley durante todo el Medioevo europeo. Para el cristianismo, ello estaba determinado por Dios, cuya voluntad regía el universo, pero que al mismo tiempo brindaba al ser humano un libre albedrío que podía emplear para hacer el bien o para hacer el mal.

Dicha noción del bien fue revolucionaria, especialmente, porque democratizó la virtud. En el mundo precristiano, donde los nobles y aristócratas nacían virtuosos y los esclavos en cambio nacían deshonrados, las posibilidades de hacer el bien no eran las mismas.

En cambio, según el credo cristiano, todos los seres humanos somos hechos a la imagen y semejanza de Dios, y somos fruto del mismo pecado original, de modo que nos definimos moralmente más por nuestras acciones, que por nuestros orígenes.

Esto último fue clave para la idea moderna de la bondad, como sostuvo posteriormente el filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804), según la cual lo bueno no puede juzgarse sin tomar en cuenta la voluntad del individuo, puesto que, si estuviéramos obligados a obrar de alguna manera determinada, se perderían las nociones mismas de bondad y maldad, pues no existiría ninguna alternativa.

Hacer el bien es, pues, elegir hacer el bien, y especialmente cuando no hay ningún tipo de recompensa inmediata a recibir, es decir, cuando no ganamos nada con semejante decisión.

Además: Integridad

Bondad como valor

Como todos los valores morales, en la práctica la bondad no es un concepto absoluto y universal, sino que depende mucho del punto de vista.

Una acción bondadosa puede acarrear consecuencias nefastas a futuro y traer mayores sufrimientos a la larga, y una acción egoísta o malintencionada puede desencadenar eventos que, a la larga, supongan un mayor beneficio para todo el mundo. Sin embargo, ¿significa que dichas acciones son más o menos bondadosas o malvadas?

En general, tendemos a pensar que no: que la bondad y la maldad se juzgan a corto plazo y sin relación a sus resultados finales, sino únicamente a la intención misma de quien las realiza, tal y como vimos anteriormente respecto a Kant y el Cristianismo. Es a eso a lo que se refieren frases como “la intención es lo que cuenta” y, paradójicamente, como “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.

Sin embargo, la bondad se considera un valor supremo que puede traducirse en muchas formas de actuar en beneficio de los demás y no en el propio, llegando incluso al sacrificio del propio bienestar con tal de hacer del mundo un sitio mejor. A quienes abrazan este tipo de conductas, los llamamos “bondadosos” o simplemente “buenos”.

Bondad en la Biblia

La noción de bondad en la Biblia se encuentra fuertemente vinculada a Dios como ejemplo e inspiración para sus fieles. En ese sentido, puede variar entre el Antiguo Testamento, cuyo Dios se muestra en los relatos más vengativo y terrible, y el Nuevo Testamento, cuyo Dios en cambio se muestra misericordioso, dispuesto al perdón y al sacrificio amoroso.

Así, mientras que el Dios del Antiguo Testamento era capaz de actos terribles, como la destrucción de ciudades enteras, el Dios de Cristo se muestra dispuesto a sacrificar a su propio hijo y profeta, Jesús de Nazaret, para purgar los pecados de la humanidad y permitirle un nuevo chance de retomar el camino de la salvación.

O como lo dice el Evangelio de San Lucas (Lucas 6:35): “Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque Él es bondadoso para con los ingratos y perversos.”

Sigue con: Valores universales

Referencias:

Última edición: 11 de noviembre de 2020. Cómo citar: "Bondad". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/bondad/. Consultado: 02 de diciembre de 2020.