Esperanza

Te explicamos qué es la esperanza y cómo la entienden la religión cristiana y la psicología. Además, te ofrecemos diversos ejemplos.

Una mujer reza con esperanza.
La esperanza ha tenido una consideración importante en las distintas religiones.

¿Qué es la esperanza?

La esperanza es, en su sentido más amplio, un estado anímico de optimismo y confianza que se presenta cuando luce factible aquello que se desea con anticipación. Se dice que una persona que experimenta esta sensación se encuentra esperanzada, mientras que si se encuentra en la situación contraria, se dice que está desesperanzada, o sea, entregada al pesimismo y la frustración.

La palabra “esperanza” proviene del latín sperare (“tener esperanza”), y está muy relacionada con la palabra “esperar” y sus derivados, como “desesperar”. De hecho, es posible decir que cuando se espera por algo, se tiene la esperanza de que eso ocurra, pues no tiene sentido aguardar por algo que se sabe no ocurrirá.

La esperanza, sin embargo, ha tenido una consideración importante en las distintas religiones y códigos morales desde la Antigüedad. En mitologías como la grecorromana, se asocia la esperanza con deidades menores como Elpis, representada como una mujer cargada de flores y con un cuerno de la abundancia (cornucopia).

En uno de los mitos más conocidos de esta tradición, la esperanza fue lo único que quedó dentro de la célebre caja de Pandora, luego de que la abriera y se escaparan de ella todos los males del mundo. De allí provendría la expresión: “la esperanza es lo último que se pierde”.

Ver además: Fortalezas de una persona

La esperanza como una virtud cristiana

La esperanza figura entre las virtudes religiosas que el cristianismo fomenta entre sus fieles, y constituye una herencia de la tradición religiosa judía del Antiguo Testamento. En estos libros antiguos abundan los episodios en los que la acción salvadora de Dios se da a conocer en el tiempo, por lo que debe ser esperada con plena confianza, y es en dicha espera que se pone a prueba la fidelidad y la fe del pueblo de Israel.

En este contexto, la esperanza se puede definir como la fe en la voluntad divina, es decir, la creencia profunda en la sabiduría de la voluntad de Dios, incluso cuando no puede comprenderse. De hecho, el fraile y teólogo católico Santo Tomás de Aquino (1224-1274) define la esperanza como “la virtud infusa que capacita al hombre para tener confianza y plena certeza de conseguir la vida eterna y los medios, tanto sobrenaturales como naturales, necesarios para alcanzarla, apoyado en el auxilio omnipotente de Dios”.

Junto con la fe y la caridad, la esperanza constituye en el cristianismo una de las virtudes teologales o virtudes sobrenaturales, que inspiran y dan forma a todas las virtudes morales y que son inspiradas en los fieles por la obra y gracia de Dios.

La esperanza en psicología

La esperanza, comprendida como el optimismo y la disposición positiva a la espera, es considerada a menudo como un rasgo positivo de la personalidad. De hecho, diferentes corrientes de autoayuda y de desarrollo personal promueven una actitud esperanzada ante la vida, incluso entre personas ajenas a los sentimientos religiosos.

Esto se debe a que la esperanza y el optimismo son un punto de partida conveniente para hacer frente a los dilemas de la vida, pues si el destino depara desgracias, se pueden aceptar y enfrentar mejor con una actitud resiliente y esperanzada, que con una actitud derrotada. Esta visión psicológica, de hecho, valora las enseñanzas respecto a la aceptación y la esperanza de distintas tradiciones místicas y filosóficas, como el budismo zen.

Ejemplos de esperanza

Los siguientes son ejemplos de actitudes esperanzadas:

  • Un paciente que se somete a un tratamiento médico difícil, convencido de que al final recuperará su salud sin importar el tiempo que tarde.
  • Un corredor que da lo mejor de sí en una competencia, a pesar de que sabe que correrán junto a él los mejores del mundo, pues tiene la esperanza de hacer un buen papel frente a ellos.
  • Una persona que busca un trabajo en su área de experticia y no cesa de creer que podrá lograrlo, a pesar de que la competencia sea mucha.
  • Un familiar de una persona gravemente enferma que hasta el último minuto no renuncia a la posibilidad de que los médicos le salven la vida.

Sigue con: Paciencia

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Esperanza". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/esperanza/. Última edición: 29 de diciembre de 2022. Consultado: 13 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 29 diciembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)