Tolerancia

Te explicamos qué es la tolerancia, sus tipos y su importancia en nuestra sociedad. Además, ejemplos y qué es la intolerancia.

Tolerancia - Diversidad
La tolerancia es la capacidad para vivir en paz entre personas de otros contextos culturales.

¿Qué es la tolerancia?

La palabra tolerancia puede tener múltiples significados, que poseen en común un mismo aspecto: el de admitir y soportar las diferencias, esto es, lo contrario a las reacciones extremas, violentas, intolerantes.

Por ejemplo, se llama tolerancia a la capacidad del cuerpo humano de lidiar con ciertas sustancias sin desencadenar una respuesta inmunitaria, o también al margen de error que, a la hora de fabricar un producto, se considera aceptable o natural del mismo proceso.

Sin embargo, el sentido más común e importante de este término es el de la tolerancia social, que es la capacidad de una sociedad o un gobierno para respetar las ideas, preferencias y comportamientos de los demás, especialmente de quienes tienen un trasfondo cultural, étnico o político diferente.

Este último uso de la palabra tuvo su origen en la Francia de finales del siglo XVI, en el marco de las Guerras de religión en las que se enfrentaron los católicos y los protestantes. Inicialmente, tuvo un significado negativo o peyorativo, ya que expresaba la obligación de los bandos de admitir la existencia del otro, al ser incapaces de erradicarlo por la fuerza.

Sin embargo, en el siglo XVIII el movimiento ilustrado le dio un sentido mucho más positivo a la aceptación de las creencias ajenas, y la tolerancia pasó a ser uno de los valores fundamentales del movimiento.

Hoy en día, la tolerancia se comprende como la capacidad para vivir armónicamente entre personas que provienen de contextos culturales o étnicos distintos, o que profesan religiones e ideologías políticas diferentes. Es uno de los valores más promovidos mundialmente, en especial en las naciones multiculturales que reciben importantes oleadas migratorias o de refugiados.

Tipos de tolerancia

Podemos hablar de varios tipos de tolerancia, de acuerdo al ámbito específico al que aplique cada uno:

  • Tolerancia religiosa. Aquella que se refiere a la permisividad del Estado respecto a la práctica de religiones diferentes a la oficial, o bien a la aceptación de una sociedad de los valores propios de una tradición mística o religiosa minoritaria. Es un rasgo propio de las naciones que separaron exitosamente iglesia y Estado, no así de las teocracias ni de los regímenes fundamentalistas.
  • Tolerancia civil. Se refiere en este caso a la aceptación de prácticas y conductas consideradas contrarias a la ética o la moral de la comunidad mayoritaria, o sea, de la que detenta y administra el control social. Fundamentalmente, se trata de una conducta que es vista con malos ojos, pero que se acepta porque no existe una alternativa viable.
  • Tolerancia política. La tolerancia política tiene que ver con la convivencia de distintas fuerzas ideológicas en el seno de un mismo Estado, algunas ejerciendo el gobierno y otras la oposición, sin que ello conduzca a enfrentamientos violentos, a la persecución o la ilegalización, especialmente, de mano de quienes detentan el poder político.

Importancia de la tolerancia

Un filósofo de la Ilustración como John Locke (1632-1704), defendía en su Carta sobre la tolerancia la importancia de la diversidad de ideas y del espíritu crítico, alejado de todo fanatismo, como un elemento necesario para el progreso. La Ilustración buscó la tolerancia como opuesto al fanatismo religioso y el oscurantismo extendidos por la Europa medieval.

Otro filósofo de importancia en occidente, Claude Levi-Strauss (1908-2009), advertía que el progreso no es exclusivo de ninguna cultura, sino que es fruto justamente del intercambio y el florecimiento de las diferentes culturas. De este modo, la tolerancia es un valor que nos permite lograr una apertura hacia el otro, comprender y valorar sus posiciones, sin pensarlas como una amenaza a las propias.

Levi-Strauss, sin embargo, se mostró pesimista en la materia, ya que el roce y la fricción intercultural también genera enormes conflictos y enfrentamientos, que hasta cierto punto parecen ser inevitables en el ser humano. Sin embargo, apelar a la razón es el único método que puede encauzar dichos conflictos y tornarlos, de algún modo, a nuestro favor.

En el mundo intercultural y global de inicios del siglo XXI, por un lado la tolerancia se encuentra tanto exaltada insistentemente. Por otro lado, está bajo ataque de los sectores más radicales del nacionalismo, especialmente en las naciones que han acogido grandes cantidades de refugiados de otras latitudes, como los provenientes de Oriente Medio a raíz de la seguidilla de cruentas guerras que desde finales del siglo XX experimenta la región.

Ejemplos de tolerancia

tolerancia ejemplos
Integrantes de diferentes religiones pueden tolerarse y aceptar sus diferencias.

Como se verá a continuación, no todos los casos de tolerancia son moralmente admirables, al menos según los estándares de hoy. Algunos ejemplos históricos de tolerancia son:

  • La tolerancia de la esclavitud. La esclavitud tiene una larga y triste presencia en la historia, pero al mismo tiempo han existido desde siempre sus críticos: voces que se oponían a ella y la consideraban inmoral, que eventualmente acabaron triunfando. Pero la esclavitud pudo sobrevivir durante tantos siglos por la tolerancia de parte de quienes estaban al tanto de que era una práctica cuestionable, pero soportaban que fuera una actividad económica como cualquier otra.
  • El diálogo interreligioso. Se sabe que las religiones predican la verdad divina, y que en su mayoría se muestran intolerantes respecto a los demás credos. Esto motivó guerras y enfrentamientos a lo largo de la historia. Sin embargo, ha habido épocas en que la tolerancia ha reinado y se ha producido un enriquecedor diálogo entre tradiciones religiosas: entre el islam y el cristianismo, entre protestantismo y catolicismo, etc. Esto es posible sólo si se respeta el derecho del otro a pensar que maneja la verdad.
  • El funcionamiento democrático pleno. Cuando una democracia es saludable, en su ejercicio político reina siempre la tolerancia política: no hay persecución de la disidencia, ni criminalización de la protesta, ni prohibición de militancias, en general. Ello, no obstante, implica una cierta reciprocidad: no se puede ser tolerante con quienes promueven la radicalización y la intolerancia, ni con quienes aspiran a llegar al poder para vulnerar, justamente, la tolerancia democrática.

Tolerancia e intolerancia

Lo contrario a la tolerancia es, lógicamente, la intolerancia. Es decir, la oposición feroz y violenta a todo aquello que se considera ajeno, equivocado o antinatural, a niveles variables que pueden ir desde la oposición activa, hasta la persecución y el exterminio, dependiendo del caso.

Un claro ejemplo de intolerancia fue el puesto en práctica por los totalitarismos del siglo XX: fascismos y algunas formas de comunismo. Eran regímenes en los que se perseguía a la disidencia, se la encarcelaba en campos de concentración, y la sola acusación ideológica era suficiente para meter a alguien en problemas.

Otro ejemplo de intolerancia lo constituyen los colectivos religiosos y fundamentalistas que se oponen a medidas civiles como el matrimonio entre personas del mismo sexo o la legalización del aborto.

Más en: Intolerancia

Tolerancia y respeto

Aunque estos dos términos suelen emplearse de manera indistinta, no significan lo mismo. Por un lado, la tolerancia implica la aceptación del otro, o sea, adoptar una actitud ajena respecto a la conducta de terceros, a pesar de que en el fondo no la consideremos correcta o apropiada.

Por otro lado, el respeto implica una actitud más interesada y comprensiva, más dispuesta a entender por qué el otro hace lo que hace o dice lo que dice, y en lugar de tolerar que lo haga, empatizar con él, considerar sus motivaciones tan válidas como las de cualquiera.

Es decir: el respeto surge cuando pasamos de la simple tolerancia, al reconocimiento del otro, dando y a la vez exigiendo una postura más empática, más humana, y por ende, más igualitaria.

Sigue en: Respeto

Referencias

¿Cómo citar?

"Tolerancia". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/tolerancia/. Última edición: 2 de febrero de 2022. Consultado: 12 de abril de 2024

Sobre el autor

Última edición: 2 febrero, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)