Factores bióticos y abióticos

Te explicamos qué son los factores bióticos y abióticos, cómo se relacionan y diversos ejemplos. Además, qué son las cadenas tróficas.

factores bioticos y abioticos
Los factores bióticos y abióticos y sus relaciones constituyen el medio ambiente.

¿Qué son los factores bióticos y abióticos?

Los factores bióticos y abióticos son dos de los elementos centrales que estudia la ecología, es decir, la disciplina científica que se dedica a los ecosistemas para entender el modo en que se construyen las relaciones entre la vida y los elementos inertes que la rodean.

Así, los factores bióticos son aquellos seres vivos que habitan un ecosistema, nutriéndose de él, reproduciéndose y sirviendo a su vez de sustento para otras especies. Por el contrario, los factores abióticos son aquellos que tienen su origen en la materia inerte, es decir, son el conjunto de materiales químicos y fuerzas físicas que constituyen el ecosistema y que ejercen ciertos efectos determinados sobre los seres vivientes.

Todos los ecosistemas están compuestos por estos dos tipos de factores, entre los cuales se tejen relaciones más o menos complejas, que constituyen el medio ambiente. El ser humano no está exento de este tipo de relaciones, aunque se distingue del resto de los animales en que tiene las herramientas psíquicas y tecnológicas para modificar el medio ambiente, en lugar de adaptarse irremediablemente a él, como hacen las demás especies en sus hábitats respectivos.

Ver además: Componentes del medio ambiente

Factores bióticos y ejemplos

factores bioticos y abioticos seres vivos
Los factores bióticos se caracterizan por su afán de supervivencia.

El término “factores bióticos” se refiere, en esencia, a la flora, fauna y funga de un ecosistema, es decir, al total de las especies de plantas, hongos y animales. También se pueden incluir los microorganismos (microflora y microfauna), dependiendo del nivel de detalle con que se estudie el ecosistema.

Estos factores bióticos se caracterizan por su afán de supervivencia, es decir, son organismos que luchan por conservar el orden interno y seguir existiendo, y por su capacidad reproductiva, esto es, su tendencia innata a producir más individuos nuevos de la especie. De este modo, las distintas especies de seres vivos que comparten un hábitat se hallan en una continua competencia por los recursos disponibles para la alimentación y por la búsqueda de protección frente a los elementos naturales (como la lluvia, el frío o el calor).

Por esa razón, muchas especies hacen un esfuerzo continuo por controlar los recursos necesarios, ya se trate de alimento, territorio, agua o hembras fértiles para la reproducción, que se los disputan tanto con otras especies (competencia interespecífica) como con los demás individuos de su propia especie (competencia intraespecífica).

Al mismo tiempo, muchas especies construyen lazos de cooperación y ayuda mutua, conocidos como relaciones cooperativas (inter- e intraespecíficas): el mutualismo, en el que ambos individuos o especies se benefician; el comensalismo, en el que comparten recursos sin dañarse ni beneficiarse particularmente; y la simbiosis, en la que cooperan tan estrechamente, que dependen el uno del otro para sobrevivir.

Son ejemplos de factores bióticos:

Más en: Factores bióticos

Cadenas alimentarias

factores bioticos y abioticos cadena alimentaria trofica
Los organismos heterótrofos pueden ser herbívoros y alimentarse de vegetales.

Las relaciones de competencia entre los seres vivos son complejas y conducen al intercambio de materia y energía entre las distintas especies. Es decir, la materia que conforma el cuerpo de un ser vivo es asimilada por otro cuando se alimenta de ella, como hacen los depredadores al ingerir y digerir a su presa. Además, cuando estos últimos fallecen la materia de sus cuerpos es asimilada por las especies descomponedoras, retornando así al circuito.

Dependiendo del lugar que una especie ocupe dentro de este ciclo de transmisión de la materia, también llamado cadena alimentaria o cadena trófica, podemos distinguir entre tres conjuntos de seres vivos:

  • Organismos productores o autótrofos. Aquellos que son capaces de generar su propio alimento a partir de elementos inorgánicos, como el agua, la luz solar o los elementos del suelo. En este grupo se hallan las especies vegetales y otros pocos organismos autótrofos, que dan origen a la materia orgánica transformando en su beneficio la inorgánica.
  • Organismos consumidores o heterótrofos. Aquellos que no pueden generar su alimento a partir de los elementos inorgánicos, sino que deben consumir la materia orgánica de otros seres vivos. Aquellos que consumen la materia orgánica de los organismos productores se conocen como herbívoros o consumidores primarios; mientras que aquellos que consumen la materia orgánica de los consumidores primarios (y de otros tipos de consumidores) se conocen como carnívoros o consumidores secundarios. Por ejemplo: Un venado es un consumidor primario, ya que se alimenta de hojas y tallos; mientras que una pantera se alimenta de venados y por lo tanto es un consumidor secundario. Entre uno y otro puede haber también otros consumidores intermedios.
  • Organismos descomponedores o detritófagos. Aquellos que se alimentan de la materia orgánica de los productores y consumidores, pero una vez que estos han fallecido y su cuerpo comienza el proceso de descomposición. Los detritófagos son los encargados de reciclar la materia orgánica de vuelta al circuito de la vida, ya que no solo se alimentan del cuerpo de los seres fallecidos, sino que también lo descomponen en sustancias más simples que los productores o autótrofos utilizan en su beneficio (es decir, abono orgánico).

Más en: Cadena alimenticia

Factores abióticos y ejemplos

factores bioticos y abioticos clima agua temperatura
Los factores abióticos no tienen vida propia pero son aprovechados por los seres vivos.

El término “factores abióticos” abarca un conjunto muy diverso de componentes no vivos de un ecosistema, como pueden ser el agua, el aire, la luz solar, los gases de la atmósfera o los componentes minerales del suelo. Estos elementos no tienen vida propia, pero son indispensables para la existencia de los seres vivos, ya que son aprovechados por los productores para generar la materia orgánica: las plantas, por ejemplo, emplean dióxido de carbono, luz solar y agua para producir moléculas orgánicas (azúcares).

Además, los factores abióticos inciden de diversas maneras en los seres vivos, obligándolos a adaptarse a su entorno. El cambio de temperatura en las estaciones frías, por ejemplo, obliga a los árboles a perder las hojas para ahorrar el agua en tiempos de baja luz solar, y a muchos animales a acumular recursos para hibernar durante la etapa de peor clima.

Los factores abióticos se pueden clasificar de acuerdo a su naturaleza en dos conjuntos:

  • Factores químicos. Aquellos que tienen que ver con la constitución de la materia, como son el agua, los gases del aire (oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, entre otros) y los elementos minerales del suelo (calcio, hierro, fosfatos, entre otros).
  • Factores físicos. Aquellos que tienen que ver con las fuerzas naturales, el movimiento y la energía, como son la luz solar, la temperatura ambiental, los fenómenos meteorológicos (lluvia, granizo, nieve, entre otros) o las formas del relieve terrestre.

Por último, son ejemplos de factores abióticos:

  • La radiación solar, que brinda luz y calor a la superficie terrestre.
  • Los distintos estadios del agua en su ciclo hidrológico: el hielo, el agua líquida, el vapor de agua en la atmósfera o las gotas de agua en la precipitación.
  • La temperatura ambiental y la presión atmosférica, que determinan el clima que cambia cíclicamente a lo largo del año.
  • Los minerales del suelo, las rocas de distinto tipo y los accidentes del relieve.
  • Las mareas ocasionadas por la atracción de la Luna.

Más en: Factores abióticos

Relación entre los factores bióticos y los abióticos

factores bioticos y abioticos relacion
Los factores abióticos condicionan las formas de adaptación de los factores bióticos.

Los factores bióticos y abióticos están continua y estrechamente relacionados. Por un lado, los elementos abióticos sirven de punto de partida para que los bióticos puedan alimentarse, como en el caso de la nutrición autótrofa, o bien para la respiración, proceso en el cual los seres vivos ingieren gases útiles para su metabolismo, como el oxígeno.

Por el otro lado, los elementos naturales moldean las formas de supervivencia de los seres vivos, propiciando una respuesta adaptativa de su parte, es decir, obligándolos a proteger su supervivencia de distintas maneras o a aprovechar los momentos de bonanza. La lluvia, por ejemplo, es indispensable para la vida de las plantas y para refrescar el ambiente, manteniendo el clima estable.

De modo que, en una temporada muy seca, los seres vivos deben competir por el agua disponible, lo cual puede implicar la migración hacia geografías más húmedas y, por ende, la lucha por el territorio con otras especies. Algo distinto ocurre en los desiertos, cuyo ambiente continuamente seco propicia la adaptación de las criaturas, que desarrollan a lo largo de las generaciones cuerpos y metabolismos capaces de minimizar el gasto de agua o de retener reservas de esta sustancia en su interior.

Sigue con: Paisaje

Referencias

  • “Factores bióticos” en Wikipedia.
  • “Factores abióticos” en Wikipedia.
  • “¿Qué son los factores bióticos y abióticos?” en el Portal Académico CCH de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿Cómo citar?

"Factores bióticos y abióticos". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/factores-bioticos-y-abioticos/. Última edición: 13 de julio de 2022. Consultado: 03 de diciembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 13 julio, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)