Estaciones del año

Te explicamos todo sobre las estaciones del año, cómo se generan y cuáles son sus características. Además, qué son los solsticios y equinoccios.

cuatro estaciones del año
Cada estación presenta características propias, que suelen ser similares en distintas regiones.

¿Qué son las estaciones del año?

Las estaciones del año, primavera, verano, otoño e invierno, son los cuatro períodos regulares en que cada año se divide, de acuerdo a las condiciones climáticas concretas y recurrentes que se manifiestan en la atmósfera. Cada una tiene una duración aproximada de tres meses, y en total conforman un sistema cíclico de condiciones meteorológicas y climáticas, que se da de manera continua.

Las estaciones son un fenómeno planetario, consecuencia de los movimientos de traslación e inclinación del planeta en su órbita alrededor del Sol, y aunque se dan en los dos hemisferios terrestres, lo hacen siempre de manera invertida, es decir, cuando en el norte es verano, en el sur es invierno y viceversa. Para distinguirlas, normalmente se habla de estaciones boreales (del hemisferio norte) y estaciones australes (del hemisferio sur).

Además, las estaciones se manifiestan de modos muy diferentes dependiendo de la franja climática. Por ejemplo, las regiones más próximas al ecuador no presentan estaciones definidas, sino épocas de lluvia y de sequía con leves variaciones de temperatura, mientras que en la zona templada las estaciones son marcadas y con diferencias sustanciales en materia climática y meteorológica. Incluso así, el modo exacto en que cada estación se manifiesta depende de la geografía del lugar.

Desde un punto de vista general, las cuatro estaciones se pueden entender de la siguiente manera:

  • Invierno (del latín hibernus). Es la época más fría del año, en la que el Sol impacta de manera menos directa y menos intensa, de modo que el crecimiento de las plantas se enlentece o detiene y en algunos lugares se producen heladas, nevadas y otros fenómenos meteorológicos más extremos.
  • Primavera (del latín primum veris). Es la época del renacimiento, en que el Sol vuelve a calentar más y los hielos comienzan a derretirse, momento que las plantas aprovechan para reverdecer y florecer. Las especies animales que hibernan salen de sus madrigueras y los días comienzan a alargarse.
  • Verano (del latín veranum). Es la época de mayor calor del año, en la que el Sol impacta de manera directa e intensa, elevando las temperaturas. Es la época de la cosecha, en que las plantas producen frutos y la mayoría de los animales aprovechan para reproducirse.
  • Otoño (del latín autumnus). Es la época en que se marchitan las hojas de los árboles, en que el clima comienza a enfriarse y la vida se prepara para la llegada del invierno. Es una época culturalmente asociada a la melancolía y la tristeza, dado que las noches comienzan a hacerse más largas que los días.

Las distintas culturas comprendieron desde tiempos antiguos las estaciones como un ciclo eterno, al cual asociaron sus relatos funcionales y sus ciclos cosmológicos. El alargamiento de las noches y la debilidad del Sol durante los meses de invierno, por ejemplo, se asociaba a la muerte y el fin de los tiempos, lo cual convertía la primavera en una época de renacimiento y celebración, de victoria de la vida por encima de la muerte.

Este tipo de asociaciones y metáforas se hallan presentes en numerosas tradiciones mitológicas e incluso en la simbología de la mayoría de las doctrinas religiosas.

Puede servirte: Meteorología

Características de las estaciones

Las estaciones del año se caracterizan por lo siguiente:

  • Conforman un ciclo o circuito que se repite cada año, con ligeras variaciones en cuanto a las fechas de inicio o de fin de cada período. Su correspondencia con los meses del año depende del hemisferio terrestre en el que uno se encuentre: enero es un mes invernal en el hemisferio norte; pero un mes veraniego en el hemisferio sur.
  • Se manifiestan a través de cambios más o menos sustanciales en el clima, como la temperatura y la humedad atmosféricas, y también en las condiciones meteorológicas, como sequías, lluvias, nevadas, granizadas, vientos, entre otras. Cada estación presenta características propias, que suelen ser más o menos similares entre una región geográfica y las demás.
  • Son siempre cuatro estaciones y con una duración promedio de tres meses cada una, cubriendo así los doce meses del año. En las regiones ecuatoriales, sin embargo, el año tiene dos temporadas: la temporada lluviosa y la temporada de sequías, cada una con seis meses aproximados de duración.
  • Los límites entre una estación y otra suelen ser difusos y paulatinos, es decir, que no se produce un cambio tajante y repentino entre una y otra. Los puntos de tránsito entre una estación y la otra se conocen como solsticios y equinoccios.
  • Cada estación presenta ciertos rasgos típicos, pero su manifestación puede depender de la ubicación geográfica: el relieve, la franja climática, la proximidad de la costa, entre otros.

¿Por qué existen las estaciones?

eje terrestre
La inclinación del eje terrestre permite el cambio de estaciones.

Las estaciones se deben a la combinación de:

  • El movimiento de traslación de nuestro planeta, que consiste en el recorrido orbital del planeta alrededor del Sol, que demora en cumplirse unos 365 días aproximadamente, es decir, un año.
  • La inclinación constante de su eje, que es aproximadamente de 23,5° respecto al plano de la eclíptica, esto es, que nuestro planeta se encuentra permanentemente inclinado, por lo cual recibe los rayos solares de manera desigual, dependiendo de su posición en la órbita.

Esto quiere decir que en los extremos de su órbita, la incidencia de los rayos solares varía, llegando de manera directa y frontal a un hemisferio (donde se experimentará el verano) y de manera indirecta y oblicua al otro (donde se experimentará el invierno). De este modo, el ángulo en que la luz solar impacta sobre el planeta varía a lo largo del año, lo que crea días más largos o más breves, dependiendo del hemisferio.

Solsticios y equinoccios

estaciones del año equinoccio solsticio
Los solsticios y equinoccios son puntos clave del recorrido orbital de la Tierra alrededor del Sol.

Se llama solsticio (del latín sol statum) y equinoccio (del latín aequal nox) a los cuatro puntos clave del recorrido orbital de la Tierra alrededor del Sol, los cuales se dan siempre en la misma fecha y que marcan el tránsito entre una estación y la otra. Existen dos solsticios y dos equinoccios, que son:

  • Solsticio del 21 de junio. En este punto de la órbita, ubicado entre el otoño boreal/primavera austral y el verano boreal/invierno austral, la Tierra expone su hemisferio norte hacia el Sol, de modo tal que los rayos solares impactan de manera perpendicular en el trópico de Cáncer. El norte se calienta y el sur se enfría; y las noches del sur se hacen más largas (hay noche polar o de 6 meses en las inmediaciones de la Antártida), al igual que los días del norte (hay día polar o de 6 meses en las inmediaciones del Ártico).
  • Equinoccio del 23 de septiembre. En este punto de la órbita, ubicado entre el verano boreal/invierno austral y el otoño boreal/primavera austral, ambos polos quedan expuestos a la radiación solar, por lo que sus rayos caen perpendiculares en el ecuador terrestre.
  • Solsticio del 21 de diciembre. En este punto de la órbita, ubicado entre el otoño boreal/primavera austral y el invierno boreal/verano austral, la Tierra expone al hemisferio sur hacia el Sol, de modo tal que los rayos solares inciden de manera perpendicular sobre el trópico de Capricornio. El sur se calienta y el norte se enfría; y las noches del norte se hacen más largas (hay noche polar o de 6 meses en las inmediaciones del Ártico), al igual que los días del sur (hay día polar o de 6 meses en las inmediaciones de la Antártida).
  • Equinoccio del 21 de marzo. En este punto de la órbita, ubicado entre el invierno boreal/verano austral y la primavera boreal/otoño austral, la Tierra expone ambos hemisferios al Sol, y sus rayos impactan de manera perpendicular sobre el ecuador.

Tanto solsticios como equinoccios han sido, en diversas culturas, considerados momentos de cambio cósmico, es decir, de cierre o inicio de ciclos, lo cual tenía alguna incidencia sobre la vida humana: auge o caída de gobiernos y reinados, inicio de guerras o revoluciones, etcétera.

Más en: Solsticio, Equinoccio

Estaciones del año en el hemisferio norte

Las estaciones boreales, es decir, las estaciones del hemisferio norte, se dan de acuerdo al siguiente calendario:

  • Verano. A partir del solsticio de junio, se extiende durante los meses de julio, agosto y septiembre, coincidiendo con el afelio terrestre, es decir, el punto más alejado del Sol de la órbita planetaria.
  • Otoño. A partir del equinoccio de septiembre, se extiende durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.
  • Invierno. A partir del solsticio de diciembre, se extiende durante los meses de enero, febrero y marzo, coincidiendo con el perihelio terrestre, es decir, el punto más próximo al Sol de la órbita planetaria.
  • Primavera. A partir del equinoccio de marzo, se extiende durante los meses de abril, mayo y junio.

Estaciones del año en el hemisferio sur

Las estaciones australes, es decir, las estaciones del hemisferio sur, se dan de acuerdo al siguiente calendario:

  • Verano. A partir del solsticio de diciembre, se extiende durante los meses de enero, febrero y marzo, coincidiendo con el perihelio terrestre, es decir, el punto más próximo al Sol de la órbita planetaria.
  • Otoño. A partir del equinoccio de marzo, se extiende durante los meses de abril, mayo y junio.
  • Invierno. A partir del solsticio de junio, se extiende durante los meses de julio, agosto y septiembre, coincidiendo con el afelio terrestre, es decir, el punto más alejado del Sol de la órbita planetaria
  • Primavera. A partir del equinoccio de septiembre, se extiende durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.

Estaciones del año en México

estaciones del año mexico
En la Ciudad de México la diferencia entre las temperaturas de invierno y de verano es escasa.

Al hallarse en el hemisferio norte, el calendario climático de México establece el verano entre julio y septiembre, el otoño entre octubre y diciembre, el invierno entre enero y marzo, y la primavera entre abril y junio. Sin embargo, debido a su proximidad con las costas del Pacífico y del Atlántico, México es un país con climas secos o húmedos de mucha estabilidad, en los que no son particularmente dramáticos los cambios estacionales.

El territorio mexicano se puede clasificar en dos grandes conjuntos climáticos, divididos por el trópico de Cáncer. La región superior es más seca, mientras que la mitad inferior tiende a los climas tropicales húmedos, lo cual supone que los inviernos son secos y fríos, los veranos cálidos y lluviosos, y las estaciones intermedias tienen clima fresco y agradable. Sin embargo, la diversidad del relieve hace que esta tendencia no sea del todo uniforme.

Por ejemplo, en las regiones desérticas del norte es posible presenciar veranos de hasta 50 °C de temperatura, al igual que inviernos gélidos de hasta -30 °C en el estado de Chihuahua. En cambio, en la región sureña del golfo de México, la península de Yucatán y el istmo de Tehuantepec, la variación anual de temperatura no suele superar los pocos grados, con veranos muy lluviosos o lluvias continuas durante el año.

En la capital, el promedio de temperatura ronda los 19 °C, aunque en invierno se registran descensos de hasta 12 °C, mientras que en otras ciudades la amplitud térmica entre verano e invierno es mucho más extrema, como es el caso de Ciudad Juárez, Culiacán, Torreón, Monterrey o Hermosillo.

Sigue con: Puntos cardinales

Referencias

¿Cómo citar?

"Estaciones del año". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/estaciones-del-ano/. Última edición: 11 de junio de 2022. Consultado: 30 de junio de 2022

Sobre el autor

Última edición: 11 junio, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)