Texto

Te explicamos qué es un texto, su concepto y sus propiedades o características. Además, los tipos que hay y ejemplos.

texto
Un texto es una cantidad de enunciados hilados entre sí en función de un argumento.

¿Qué es un texto?

Un texto es una composición ordenada de signos inscritos en un soporte mediante un sistema de escritura, cuya lectura permite recuperar el sentido referido por el emisor.

Se trata de una cantidad de enunciados hilados entre sí y ordenados de acuerdo con una intención comunicativa (como explicar, narrar, describir o argumentar). Para ello, se emplea un sistema concreto de signos, que se conoce como lenguaje, y, dentro de dicho sistema, un código concreto que se conoce como lengua o idioma.

Por lo tanto, todos los textos contienen una serie de mensajes cifrados que el lector debe poder recuperar y que pueden ser de muy diversa índole. Desde las instrucciones de uso de una lavadora hasta un poema de amor, las noticias del diario o un grafiti de protesta en una pared, los textos siempre contienen algún mensaje dirigido al lector apropiado.

Así, un texto puede servir para informar, advertir o enseñar algo al lector, para expresarle una idea o un sentimiento, para contarle una historia o incluso para influir en su conducta, esto es, pedirle que haga algo específico.

Origen del término texto: La palabra texto proviene del latín textus, que significa “tejido” o “entrelazado”, así que en su origen mismo se encuentra la idea de que el texto contiene ideas entrelazadas y un “hilo” conductor, reconocible entre la secuencia de palabras.

Puede servirte: Tipos de texto

Características o propiedades de un texto

Todo texto necesariamente posee las siguientes propiedades:

  • Cohesión. Un texto cohesionado es aquel cuyas partes (palabras, oraciones y párrafos) se encuentran unidas lógicamente entre sí, es decir, que de la lectura de una parte se puede ir a la siguiente de manera ordenada, racional y secuencial. La falta de cohesión hace que los textos salten de una cosa a otra, sin ton ni son.
  • Coherencia. Los textos deben ser coherentes, lo cual significa que deben centrarse en un tema o tópico, sea el que sea. Un texto debería avanzar de a poco hacia la composición de una idea global o general, a través de la exposición de ideas más puntuales o sencillas. Al final de la lectura de un texto coherente, uno debería poder explicar de qué trata.
  • Significado. Todo texto posee un significado que debe recuperar el lector. La escritura nunca carece de significado, pues de ser así no tendría nada que comunicar y la lectura sería imposible.
  • Progresividad. Un texto ofrece su contenido de manera progresiva, es decir, poco a poco, una oración a la vez. Por eso, para saber todo lo que dice, debemos leerlo completo, pues a medida que avanzamos en la lectura vamos descifrando más y más el contenido de su mensaje.
  • Intencionalidad. Todo texto es escrito con alguna intención comunicativa, es decir, con algún propósito en mente, ya sea servir de recordatorio, decirle a otra persona que haga algo o simplemente entretener. Sea como sea, dicha intención configurará el texto y hará que el emisor emplee unos u otros recursos en su composición.
  • Adecuación. Todo texto debe adaptarse a una serie de códigos y preceptos que sean comunes con su receptor, de manera que este pueda entenderlo y descifrar su contenido. Esto pasa por el modo de uso del lenguaje, así como por las convenciones del género, entre otras cosas.
  • Contexto. Todo texto forma parte de una situación comunicativa, es decir, un contexto o circunstancia que a menudo determina muchos de sus significados. Se trata del lugar y el momento específicos en que el texto es producido.

Tipos de textos

Los textos se clasifican tradicionalmente en función de la intención comunicativa del emisor. Así, se puede distinguir entre:

Textos expositivos

Un texto expositivo, también llamado texto informativo o texto explicativo, es aquel que le ofrece al lector una serie de contenidos o informaciones específicas, junto con las herramientas conceptuales o contextuales necesarias para poder comprenderlos. Es decir, se trata de textos que le explican o le enseñan algo concreto al lector.

Por ejemplo: un informe técnico, un resumen escolar o una entrada de enciclopedia.

Ver también: Texto expositivo

Textos narrativos

Un texto narrativo es aquel que ofrece al lector una narración, con sus personajes, escenarios y acontecimientos. Estos relatos pueden ser reales o imaginarios y pueden formar parte de la historia, la literatura o la narración popular.

Por ejemplo: los cuentos, las leyendas, las novelas o las crónicas de viaje.

Ver también: Texto narrativo

Textos descriptivos

Un texto descriptivo es aquel que ofrece al lector una descripción, es decir, una lista de los detalles que caracterizan a una persona, un objeto o un evento específicos. Las descripciones pueden, sin embargo, formar parte de otros textos, como ocurre a menudo en los relatos y en las explicaciones.

Por ejemplo: la ficha de una obra de arte en un museo o la descripción de un electrodoméstico en un catálogo.

Ver también: Texto descriptivo

Textos argumentativos

Un texto argumentativo, a veces llamado texto persuasivo, es aquel que busca convencer al lector de adoptar una opinión, un punto de vista o una consideración respecto a un tema determinado, a través de argumentos y razones. Los argumentos pueden ser lógicos y racionales o pueden, en cambio, apelar a los sentimientos.

Por ejemplo: un artículo de opinión, un folleto para incentivar el ahorro energético, una publicidad de un producto o una propaganda política.

Más en: Texto argumentativo

Textos instructivos

Un texto instructivo es aquel que le imparte un conjunto de instrucciones, órdenes o sugerencias al lector. Este tipo de textos suelen estar escritos dirigiéndose expresamente al receptor, por eso habitualmente emplean verbos en modo imperativo o en infinitivo, así como vocativos, entre otros recursos.

Por ejemplo: una receta de cocina, un manual de uso de un electrodoméstico o las instrucciones de un juego de mesa.

Ver también: Texto instructivo

Textos literarios o poéticos

Un texto literario, a veces llamado texto poético, es aquel cuyo sentido está en la contemplación de la belleza o el ingenio con que fue compuesto, es decir, que apela a lo artístico y al sentido estético del lector. Estos textos son, en su mayoría, obras de la literatura, por lo que pueden ser a su vez textos narrativos, textos líricos o textos dramáticos.

Por ejemplo: un poema, una novela o una obra de teatro.

Ver también: Texto literario

Textos periodísticos

Un texto periodístico es aquel que resulta del ejercicio del periodismo, es decir, que se publica en los distintos formatos de la prensa, tanto impresa como digital.

Se trata de textos que abordan la actualidad y temas de interés para la opinión pública, ya sea con una orientación más expositiva (y, por lo tanto, más objetiva) o argumentativa (con más o menos cabida para la subjetividad). Asimismo, pueden ser textos con tendencia a la narración, la descripción o la exposición, o en ocasiones todo al mismo tiempo.

Por ejemplo: una crónica periodística, un editorial, un reportaje o una noticia.

Más en: Texto periodístico

Textos científicos

Un texto científico es aquel que le ofrece al lector un conjunto de conocimientos académicos y especializados, normalmente respecto a temas vinculados con el saber verificable, obtenido mediante la aplicación del método científico.

Estos textos aspiran a la objetividad y la rigurosidad, por lo que suelen ser de tipo expositivo o explicativo, aunque también le dan cabida a la argumentación, a la hora de sustentar o interpretar racionalmente los resultados obtenidos durante una investigación.

Por ejemplo: un informe técnico, una conferencia o un artículo de divulgación científica.

Más en: Texto científico

Textos populares

Los textos populares son textos recreativos, es decir, que se leen o recitan sin ningún propósito utilitario y que pertenecen a la tradición cultural o folclórica de un pueblo determinado. Se distinguen de los textos literarios en que no aspiran a producir arte, sino a entretener y divertir, y en que son en su mayoría textos orales, transmitidos de generación en generación y de autoría anónima.

Por ejemplo: un chiste, una adivinanza o un refrán.

Ver también: Textos populares

Textos funcionales o instrumentales

Un texto funcional o instrumental es todo aquel que persigue un uso práctico y concreto explícito, es decir, que cumple un cometido en la organización de algún aspecto de la vida cotidiana.

Estos textos son muy comunes y pueden utilizarse en el ámbito personal, escolar o laboral, entre los más frecuentes. Muchos son textos discontinuos, es decir, que no necesariamente forman parte de un párrafo estructurado.

Por ejemplo: una lista de víveres para comprar, un recordatorio o un mapa conceptual.

Ver también: Texto funcional

Ejemplos de textos

Los siguientes son algunos ejemplos de textos de distinta naturaleza:

Una entrada de enciclopedia (texto expositivo):

La Primera Guerra Mundial, también conocida como la Gran Guerra, fue un conflicto armado de gran escala que sucedió entre 1914 y 1918, y en el que se enfrentaron las principales potencias de la época. Fue el primer conflicto bélico que se desarrolló como una guerra de posiciones, con una tecnología que incluyó armas de repetición, bombardeos y ataques aéreos sobre redes de trincheras.

(Tomado de: https://humanidades.com/).

Fragmento de un poema de Pablo Neruda (texto literario):

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Una lista de víveres para comprar (texto funcional):

  • arroz
  • harina
  • maíz
  • jugo de naranja
  • pollo (entero)
  • pescado
  • papas
  • zanahoria
  • leche

Sigue con:

Referencias

  • Chartier, R. (Ed.). (2006). ¿Qué es un texto?. Círculo de Bellas Artes.
  • Díaz Rodríguez, Á. (1999). Aproximación al texto escrito. Editorial Universidad de Antioquia.
  • Van Dijk, T. A. (1980). Texto y contexto. Semántica y pragmática del discurso. Cátedra.

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Texto". Autor: Gilberto Farías. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/texto/. Última edición: 22 de junio de 2024. Consultado: 11 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 22 junio, 2024
Revisado por Gilberto Farías
Licenciado en Letras (Universidad Central de Venezuela)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)