Concepto de
Modo Imperativo

Te explicamos qué es el modo imperativo, como se conjuga el convencional y el negativo. Además, ejemplos de su uso en oraciones.

modo imperativo
El modo imperativo se utiliza para exhortar a alguien a hacer algo.

¿Qué es el modo imperativo?

En gramática, el modo imperativo es uno de los modelos de conjugación verbal (junto con el indicativo y el subjuntivo) de los que disponen el español y muchas otras lenguas. Permite al emisor dirigirse al receptor directamente, para darle instrucciones, exhortarlo de alguna manera hacia algo, o expresarle un ruego, un deseo. El modo imperativo es muy común en la lengua cotidiana.

Su nombre proviene de la palabra latina imperare, traducible como “tener un poder” o “mandar”, raíz también de otras palabras hispanas como imperio o emperador.

Se considera un modo defectivo, ya que no contempla todas las personas verbales, sino que únicamente se conjuga en la segunda persona, plural o singular, formal o informal. Cuando el hablante se encuentra incluido en el grupo al cual se dirige, se usa la primera del plural, ya que nadie se da órdenes a sí mismo (a menos que lo haga de manera figurada, metafórica), pero sí puede hacerlo a un grupo del cual forma parte.

Asimismo, los imperativos presentan diferencias significativas cuando se trata de ordenar una conducta (por ejemplo: “¡Calla!”) y cuando se trata de negarla (“¡No calles!”), ya que en este segundo caso se echa mano al subjuntivo. Aunque varían dependiendo de si se trata de verbos regulares o irregulares, suelen ubicarse al inicio de la oración.

Como se verá a continuación, los imperativos pueden ser amables o no, pueden o no ir acompañados de signos de admiración para hacerlos enfáticos en la escritura, y pueden eventualmente ser sustituidos por el uso del verbo en infinitivo, cuando se trata de una prohibición o una orden impersonal (“no fumar”).

Ver además: Verbos

Imperativo convencional

En la mayoría de los casos, el imperativo se construye de la siguiente manera:

Segunda persona singular:

  • (informal):
    • Verbos regulares: toma (tomar), bebe (beber), vive (vivir).
    • Verbos irregulares: cuenta (contar), haz (hacer), duerme (dormir).
  • Usted (formal).
    • Verbos regulares: tome (tomar), beba (beber), viva (vivir).
    • Verbos irregulares: cuente (contar), haga (hacer), duerma (dormir).

Segunda persona plural:

  • Vosotros (informal, únicamente en España):
    • Verbos regulares: tomad (tomar), bebed (beber), vivid (vivir).
    • Verbos irregulares: cuenta (contar), haz (hacer), duerme (dormir).
  • Ustedes (formal).
    • Verbos regulares: tomen (tomar), beban (beber), vivan (vivir).
    • Verbos irregulares: cuenten (contar), hagan (hacer), duerman (dormir).

Primera persona plural:

  • Nosotros:
    • Verbos regulares: tomemos (tomar), bebamos (beber), vivamos (vivir).
    • Verbos irregulares: contemos (contar), hagamos (hacer), durmamos (dormir).

Todos los casos descritos pueden tener pronombres clíticos añadidos al final, para formar verbos imperativos como “dígame”, “dáselo” o “pruébala”, según sea el caso.

También es común que estas conjugaciones se adapten a las variantes dialectales, más allá del uso o la omisión del vosotros (típico del dialecto peninsular). Por ejemplo, en las variantes del español en que se vosea (o sea, se usa el “vos” en lugar de “tú”), aparecen formas particulares como “hablá”, “decí” o “comé”.

Imperativo negativo

El imperativo negativo aparece para negar una conducta, en lugar de proponerla o imponerla, y es reconocible fácilmente porque inicia las oraciones con un adverbio negativo como “no”, “ni” o “nunca”, seguido del verbo en modo subjuntivo. Así, por ejemplo, con los verbos anteriormente usados:

Segunda persona singular:

  • (informal):
    • Verbos regulares: no tomes (tomar), no bebas (beber), no vivas (vivir).
    • Verbos irregulares: no cuentes (contar), no hagas (hacer), no duermas (dormir).
  • Usted (formal).
    • Verbos regulares: no tome (tomar), no beba (beber), no viva (vivir).
    • Verbos irregulares: no cuente (contar), no haga (hacer), no duerma (dormir).

Segunda persona plural:

  • Vosotros (informal, únicamente en España):
    • Verbos regulares: no toméis (tomar), no bebáis (beber), no viváis (vivir).
    • Verbos irregulares: no contéis (contar), no hagáis (hacer), no durmáis (dormir).
  • Ustedes (formal).
    • Verbos regulares: no tomen (tomar), no beban (beber), no vivan (vivir).
    • Verbos irregulares: no cuenten (contar), no hagan (hacer), no duerman (dormir).

Primera persona plural:

  • Nosotros:
    • Verbos regulares: no tomemos (tomar), no bebamos (beber), no vivamos (vivir).
    • Verbos irregulares: no contemos (contar), no hagamos (hacer), no durmamos (dormir).

Ejemplos de oraciones en imperativo

A continuación, algunas oraciones a modo de ejemplo del uso del imperativo:

  • Despiértame cuando pase el temblor.
  • ¡Párate del piso!
  • Cuénteme más de usted.
  • Por favor, hablemos en voz baja.
  • No alimentar a los animales.
  • Pásame la sal, Julio.
  • Pongámonos de acuerdo ya, señor.
  • ¡Díselo a tu madre de una vez!
  • Amigos, háganme caso.
  • Mejor cállate, Roberto, que está hablando María.
  • Arrójame la pelota.
  • No fumar.
  • Vámonos a casa.
  • ¡Ten un poco de vergüenza!
  • Mejor síguelo intentando.
  • Vengan mañana a visitarme.
  • Oíd mi canto, ruiseñores.

Sigue con: Modo indicativo

Referencias:

Última edición: 30 de noviembre de 2020. Cómo citar: "Modo Imperativo". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/modo-imperativo/. Consultado: 16 de enero de 2021.