Subjetividad

Te explicamos qué es la subjetividad y en qué se diferencia de la objetividad. Además, te ofrecemos ejemplos de expresión de la subjetividad.

Tres niños manifiestan sus sentimientos subjetivos a través de sus expresiones.
La subjetividad de una persona es su manera de ver el mundo, de pensar, de sentir.

¿Qué es la subjetividad?

La subjetividad es, a grandes rasgos, el conjunto de percepciones, valoraciones y conceptualizaciones que son propias de un individuo y su manera de ser, o lo que es lo mismo, que son subjetivas. Se diferencia de la objetividad, que se refiere a las perspectivas comunes a distintos individuos independientemente de su forma de ser y de pensar, o sea, que son objetivas.

Es fácil entender la subjetividad si se la asocia con todo aquello que hace de alguien un sujeto: su manera de ver el mundo, de pensar, de sentir. En cosecuencia, las cosas consideradas subjetivas pueden ser diferentes para cada quien: un criterio subjetivo varía de acuerdo a la manera de ser del individuo, mientras que uno objetivo depende de la realidad externa al sujeto, o sea, del objeto en cuestión y su naturaleza.

El término “subjetividad” deriva de “subjetivo” y este a su vez de “sujeto”. Los tres términos comparten su origen histórico en la voz latina subjectus (“sujeto”) empleada para referirse a algo que está atado, detenido o vinculado con algo, o sea, que es víctima de sujeción. Figuradamente, servía también para referirse a una persona cuyo nombre no se menciona en la oración, ya que su identidad está, precisamente, sujeta al predicado, o sea, a lo dicho. De allí que podamos definir la subjetividad como aquello relacionado con el sujeto, en oposición al mundo exterior.

En la tradición filosófica occidental, la oposición entre subjetividad y objetividad es fundamental y proviene de la Antigüedad clásica. Se le atribuye a Aristóteles (384-322 a. C.) la invención de lo subjetivo como categoría: la bautizó como hypokeimenon, “lo subyacente” o “el sustrato”, es decir, lo esencial, término que se tradujo al latín como subiectum (“sujeto”).

Sin embargo, los conceptos de “objetivo” y “subjetivo” han sido siempre problemáticos para los filósofos, por lo que han estado en continua revisión y discusión a lo largo de la historia. De hecho, a partir del pensamiento moderno y en especial de la obra de René Descartes (1596-1650), la conciencia sobre la propia subjetividad pasó a ser central en una visión del mundo que distingue entre la realidad externa y los propios pensamientos, pues de estos últimos es lo único que el ser humano puede tener completa certeza. De allí que Descartes formuló su célebre cogito ergo sum (“pienso, por lo tanto existo”).

Por otro lado, la diferencia entre lo subjetivo y lo objetivo resultó de particular importancia para el surgimiento y mejoramiento de la ciencia y del método científico, ya que estos últimos aspiran a conocer la realidad objetiva, haciendo a un lado los asuntos de la subjetividad. En consecuencia, un experimento científico puede ser replicado por científicos diferentes, de culturas diferentes y en épocas diferentes, y arrojará siempre el mismo resultado objetivo.

En cambio, la subjetividad se ha definido como el territorio por excelencia de la cultura: de las exploraciones artísticas, sociales y estéticas.

Puede servirte: Subjetivo

Subjetividad y objetividad

Los conceptos de subjetividad y objetividad no pueden comprenderse el uno sin el otro. Si la subjetividad es aquello que pertenece al sujeto, es decir, a la persona que mira, por ejemplo, a una piedra, lo objetivo es aquello propio del objeto, o sea, de la piedra en sí misma y su naturaleza.

Por lo tanto, las dimensiones exactas de la piedra, su peso y los elementos minerales que la constituyen forman parte de sus datos objetivos, que serán siempre los mismos independientemente de quién haga las mediciones; mientras que si la piedra es fea o hermosa son criterios subjetivos que dependen de la mirada de cada quien.

Las diferencias entre objetividad y subjetividad pueden enunciarse de la siguiente manera:

La realidad objetiva La realidad subjetiva
Es siempre igual a sí misma, independientemente de los sujetos y su mundo interno. Dependerá enteramente de los factores interiores de cada sujeto, o sea, de su punto de vista particular.
Tiene que ver con el objeto, es decir, con la realidad exterior y con las cosas en sí mismas. Tiene que ver con el sujeto, es decir, con el fuero interno de cada individuo, sus pensamientos, sus emociones y su perspectiva.
Es estable, confiable y concreta, ya que dos personas pueden conocer un objeto del mismo modo. Es cambiante, diversa y compleja, ya que las personas tienen un mundo interior con enormes semejanzas y diferencias.
Se compone de hechos observables y verificables. Se compone de argumentos e interpretaciones debatibles y justificables.

Más en: Objetivo y subjetivo

Ejemplos de subjetividad

Algunos ejemplos de expresión de la subjetividad son los siguientes:

  • La apreciación de una obra de arte, en cuyas formas el artista quiso plasmar ciertos contenidos y emociones, y que sin embargo pueden no ser exactamente los mismos que interpreta el espectador en el museo.
  • La gracia de un chiste, ya que puede o no invitar a la risa a diferentes personas, esto depende de la manera de pensar y de entender qué es gracioso y qué no de cada una.
  • Las preferencias eróticas o sexuales de cada quien, que obedecen a la historia personal de cada individuo.
  • Las emociones que despierta una película, que puede resultar muy conmovedora para algunos y aburrida para otros, ya que cada quien interpreta los eventos de la trama a la luz de su historia personal y sus valores.
  • La creencia en Dios y lo sobrenatural, ya que depende en buena medida de factores culturales, de la crianza y la tradición familiar, y de un conjunto complejo de valores y reflexiones que tienen lugar únicamente en el fuero interno.

Sigue con: Intuición

Referencias

¿Cómo citar?

"Subjetividad". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/subjetividad/. Última edición: 15 de febrero de 2023. Consultado: 26 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 15 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)